Las buenas maneras.

leer-b-inv.jpgNo es ningún inconveniente ser educado y amable en la vida postmoderna aunque para ello tengas que ser excluido de la onda que impera con esas costumbres un tanto despectivas, donde andan sueltos algún que otro rebaño. Por lo contrario los buenos  modales suelen despertar simpatía y una atención que permite a las demás personas que te rodean apreciar nuestras cualidades. Eso lo hacen las personas que demuestran ser educadas. Sino se usa el buen talante ocurre todo lo contrario. 
Os cuento lo que le paso a un amigo: Me dice que andando por el camino sintió la necesidad de ir al servicio.                                                                                                                                                                           el-asno-fanfarron1.jpgEn ese momento entró en un bar próximo y preguntando  a la persona que estaba en la barra por los servicios, escucho con desaire esta contestación. Si, (hay servicios pero son para los consumidores). En ese momento hay que demostrar ser paciente y si es necesario contar asta diez, y esperar a tomar decisiones. De ese ambiente lo mejor es escapar cuanto antes. Justo fue lo que hizo mi amigo que esta acostumbrado a entrar y salir del escenario por dedicarse a hacer teatro. En seguida se dio cuenta que lo mejor era hacer mutis y dejar la escena.  El comportamiento de esa “persona” ante puso el negocio a la amabilidad y a las buenas maneras. Ese modo de proceder es como menos un inconveniente incluso para la buena educación.                                                                                               
fanfarron.jpgUn ejemplo no muy amable escuche de aquel  joven fanfarrón que en tono descortés entro preguntando a la Señora del guardarropas también por los servicios. La Señora al observar esa actitud ni se inmuto, y le dijo: “Los aseos están al fondo del pasillo, a la derecha encontrará un cartel que dice: caballeros; pero usted no haga caso, entre igualmente”. Que lo vamos hacer no a todo el mundo le han proporcionado una buena educación.                                                                                                                                                     Nunca la sociedad a vivido tan junta en este planeta, por ello hay más posibilidad de pisarnos los juanetes.

lingoteoro1.jpgEsto puede ser un suplicio para los demás. La buena educación  se fundamenta en no pisar a nadie respetar y tomar en consideración al otro que da la casualidad de que es igual que nosotros aunque sea un limpiador de servicios, pero tiene los mismos derechos decretados por la Declaración Universal y porque tiene una dignidad por ser único e irrepetible. 
Si en vez de demostrar ser antipático y poner caras largas, saludamos con una sonrisa y si además es por la mañana temprano la jornada se iluminara. Un saludo puede alegrar el día más oscuro. Se amable con los que tienen un puesto  menos importante que tu en la vida. Ayuda y respeta al que lo necesita. Esa es una gran inversión. 

Emiliano.

2 comentarios en “Las buenas maneras.

  • el 22/09/2008 a las 10:08 pm
    Permalink

    Emiliano que razón tienes, con lo poco que cuesta una sonrisa, estoy contigo.
    Pero esto tenía que leerlo algún jefe de fábrica, que trato hacia los jóvenes mas humillante, ¡en fin !sería para escribir largo y tendido.
    Un saludo

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: