La violencia contra la mujer en el arte

25 de Noviembre, Día internacional contra la violencia hacia las mujeres.

Las Naciones Unidas en diciembre de 1993, ratificó la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer, esta violencia es un grave atentado a los derechos humanos de las mujeres y niñas.

La violencia contra la mujer es un hecho conocido desde la antigüedad,  atemporal y muy patente en las sociedades patriarcales.

La violencia hacia la mujer nos rodea por todas partes, muchas veces disimuladamente está en los museos, en las obras literarias, en las películas, representando una realidad que desfigurada por el arte, hace parecer que estas situaciones se vean como normalizadas en un pasado lejano en el tiempo o en la realidad.

Pero más allá de la obra de arte,  estas imágenes siguen transmitiendo el mensaje de  dominio del hombre sobre la mujer y su cuerpo.

Son imágenes dramáticas que al día de hoy se siguen produciendo. Las mujeres siguen siendo raptadas en contra de su voluntad, introducidas en coches, o en cualquier descampado abusadas, y  violadas; siguen siendo utilizadas como botín en las guerras.

La violencia hacia la mujer es abordada por Francisco de Goya.

En sus grabados de “Los desastres de la guerra”, el titulado “No quieren”, el artista  representa la escena del acoso de un soldado francés a una mujer joven que se resiste, y es ayudada por otra mujer.

El título “No quieren” y  este aguafuerte, bien podría formar parte de una campaña actual  de la violencia contra la mujer.

Otros de sus dibujos parecen tener empatía con la situación de la mujer como en el titulado ” Se la llevarón”.

Desconcierta la nota  manuscrita del autor  en este dibujo, que nos hace dudar de su posicionamiento.

“La mujer que no sabe guardar es del primero que la pilla y cuando no tiene remedio se admiran de que se la llevaron”.

Aunque parezca irreal esta  misma filosofía la tiene parte de la sociedad actual, se culpabiliza a la mujer por no saberse guardar, alejando el foco del verdadero responsable de esa situación: el agresor.

Que sacrificio! refleja los casamientos desiguales o matrimonios de conveniencia. En este grabado Goya, critica a los padres que sacrifican a su hija  en busca de la riqueza, casándola con un viejo repugnante. Esta situación se da al día de hoy en muchos paises, donde las niñas son abocadas al maltrato, viendo truncada su infancia en beneficio de su familia.

Otra pintura que podría representar claramente el acoso a la mujer es “Susana y los viejos”

Este es un relato  llevado al lienzo por casi una veintena de artistas, entre ellos Rembrandt, Rubens, Tintoretto…. a pesar de que la mirada es siempre masculina en todos ellos, se aprecia la lascivia de los viejos.

Esta historia es representada por múltiples pintores,  entre los siglos XVI y XVII como  excusa para representar el cuerpo femenino.

“Susana y los viejos” es  una historia de antiguo testamento, en la que se cuenta como una joven es asaltada por dos viejos, que la presionan para que complazca sus deseos sexuales. Al sentirse rechazados deciden acusarla de adultera y  es condenada a la lapidación.

Entonces interviene un joven profeta Daniel, que  reprende a la comitiva que la acompañaba y plantea interrogar a los dos testigos por separado. Los acusadores incurren en contradicciones evidenciando su falso testimonio. Se salva así Susana, siendo ejecutados sus agresores.

Este relato viene a ilustrar la idea de que Dios ayuda a los justos, que prefieren sufrir  antes que ofenderlo a él. Esta es una visisón patriarcal de la realidad, ya que la mujer debe sufrir antes que ofender a sus familiares o a Dios.  Nada se habla en este relato de la agresión en sí hacía la mujer sin ningún paliativo.

 El 25 de noviembre: día internacional contra la violencia de género.

Ya son 1.026 desde que empezaron a contabilizarse en 2003. Ya cincuenta mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de año.

Y siguen sin contabilizarse todas aquellas mujeres asesinadas, en las que no existe relación sentimental con el agresor. La cifra se duplicaría si se contabilizasen.

Queda mucho por hacer, eliminar esta lacra que va desde un micromachismo, que vulnera la dignidad de la mujer, hasta una sesinato que deja familias rotas y niños traumatizados de por vida. Cuando no se lleva por delante la vida de niños “para hacer daño a su madre”.

Carmen CB

 

A %d blogueros les gusta esto: