“La serpiente de la fertilidad”

Las piedras que encuentro en mi camino, que dibujo y grabo, nos cuentan la historia del mundo, mitos y leyendas.

Espero que os guste.

Todas las religiones del mundo coinciden en una cosa: en que el hombre no nació ni de padre ni de madre. Al hombre lo creó una inteligencia superior al que llamamos Dios. Incluso la religión católica dice que Dios creó a Adán de barro y a Eva de una costilla de Adán.

Nuestra evolución es diferente a la del resto de los animales terrestres (DARWIN) porque hemos sido creados y ese fue el salto por el cual el homosapiens se separó de su familia de homínidos.

La pretensión de que la inteligencia humana haya llegado desde hace un millón de años atrás a su conocimiento actual a través de un lentísimo proceso de desarrollo en un ambiente comunitario “no pasa”.

En la Biblia se habla de ángeles que bajaban del cielo. Quizás estos ángeles (extraterrestres), sirviéndose de su conocimiento del código genético hayan desencadenado la formación del hombre mediante una mutación artificial.

Todos los mamíferos viven en grupos: rebaños y manadas; cazan y se defienden en común. ¿Se han hecho acaso por esto más inteligentes?. Hay animales parecidos al hombre que pueden incluso fabricar sus propios instrumentos primitivos y utilizarlos; los hubo en todos los tiempos (los chimpancés son un ejemplo). Pero seres parecidos al hombre, que adorasen dioses y les temieran, pintasen frescos en cuevas, canten melodías, sientan vergüenza, cultiven la amistad y entierren a sus congéneres, esta clase de seres no se ha dado hasta la fecha (y dudo mucho que puedan darse sin mediar una mutación artificial).

La Biblia nos habla del “paraíso terrenal”, dónde unos ángeles guardianes nos protegían y nos cuidaban (todo inventor haría lo mismo con su obra). Pero con el tiempo el hombre quiso ser libre y tomar sus propias decisiones. Entonces bajó del cielo un ángel que, tomando la forma de serpiente, se enroscó en el árbol de la vida. “La serpiente de la fertilidad y del conocimiento” les dijo a Adán y a Eva que si comían del fruto del árbol de la vida y procreaban sus descendientes se multiplicarían y algún día llegarían a ser dioses (hoy el hombre puede crear y dar vida, decidir el sexo del bebé, incluso el color de sus ojos). La serpiente no los engañó y mediante el poder de sus palabras de hecho estaba creando vida, “no destruyéndola”; tanto los ángeles que bajaban del cielo como los ángeles que vivían en la tierra en forma humana eran llamados “hijos de Dios”. También estaban considerados “hijos de Dios” Adán y sus hermanos, por haber sido creados por Él. Pero tanto los hijos de Adán como los hijos de sus hermanos y sobre todo la descendencia de Set fueron llamados “hijos de la serpiente” (por haber sido concebidos por unión sexual). En nuestros días la religión católica nos llama hijos del “pecado original”.

Cuando los hombres empezaron a multiplicarse sobre la tierra y les nacieron hijas, los ángeles llamados “Hijos de Dios” se unieron a las hijas de los hombres y ellas engendraron hijos … Génesis 6, versículos 1 a 4.

 

Autora: Guadalupe Aguilera

Fotos: Paco

 

Vigo, 8 de junio de 2012

 

3 comentarios en ““La serpiente de la fertilidad”

  • el 18/06/2012 a las 6:05 pm
    Permalink

    Muy interesante la verdad, da mucho que pensar…está claro que hay algo más que se nos escapa y desconocemos. Está claro que cada cual tiene su propia teoría, de quienes somos, de donde venimos y a donde vamos… la serpiente con ese color verde intenso me gusta mucho, enhorabuena! un saludo.

  • el 20/06/2012 a las 11:29 am
    Permalink

    La verdad es que nos queda mucho por aprender y hay muchas cosas que ignoramos.Esta historia tiene su logica sobre todo en estos tiempos en que la investigación genética está logrando unos resultados asombrosos.

  • el 26/06/2012 a las 4:58 pm
    Permalink

    Hola, Guadalupe:

    He ido a la casa de mi hijo y por fin he podido ver las fotos de tus trabajos en las piedras. Nos han gustado mucho, tanto a mi hijo como a mí, y hemos leído algunas historias que te han servido de inspiración.
    Nos veremos por la Florida….

    Lidia Sánchez.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: