La Resiliencia y las sesiones de técnicas psicocorporales para la salud (I)

 

Uno de los pilares fundamentales en los que baso mi trabajo es el de la resiliencia. Paso a detallaros el significado de este término y su sentido en mis sesiones de grupo.
La resiliencia es la capacidad de una persona o grupo para seguir proyectándose en el futuro a pesar de acontecimientos desestabilizadores, de condiciones de vida difíciles y de traumas a veces graves.
Personalidad resiliente es la de aquellas personas que ante hechos vitales negativos parecen tener unas características de personalidad que les protegen. Así, se ha establecido que las personas resistentes tienen un gran sentido del compromiso, una fuerte sensación de control sobre los acontecimientos y están más abiertos a los cambios en la vida, a la vez que tienden a interpretar las experiencias estresantes y dolorosas como una parte más de la existencia, por lo tanto no todas las personas sometidas a situaciones de riesgo sufren enfermedades o padecimientos de algún tipo, sino que, por el contrario, hay quienes superan la situación y hasta surgen fortalecidos de ella.
En estudios realizados, todos los sujetos que resultaron resilientes tenían, por lo menos, una persona (familiar o no) que los aceptó en forma incondicional, independientemente de su temperamento, su aspecto físico o su inteligencia. Necesitaban contar con alguien y, al mismo tiempo, sentir que sus esfuerzos, su competencia y su autovaloración eran reconocidas y fomentadas, y lo tuvieron. Eso hace la diferencia.

Werner dice que todos los estudios realizados en el mundo acerca de los niños desgraciados, comprobaron que la influencia más positiva para ellos es una relación cariñosa y estrecha con un adulto significativo. O sea que la aparición o no de esta capacidad en los sujetos depende de la interacción de la persona y su entorno humano.

Otros autores desde lo social han desarrollado el concepto de Resiliencia comunitaria: se trata de una concepción latinoamericana desarrollada teóricamente por E. Néstor Suárez Ojeda (2001), a partir de observar que cada desastre o calamidad que sufre una comunidad, que produce dolor y pérdida de vidas y recursos, muchas veces genera un efecto movilizador de las capacidades solidarias que permiten reparar los daños y seguir adelante. Eso permitió establecer los pilares de la resiliencia comunitaria: autoestima colectiva, que involucra la satisfacción por la pertenencia a la propia comunidad; identidad cultural, constituida por el proceso interactivo que a lo largo del desarrollo implica la incorporación de costumbres, valores, giros idiomáticos, danzas, canciones, etcétera, proporcionando la sensación de pertenencia; humor social, consistente en la capacidad de encontrar la comedia en la propia tragedia para poder superarla; honestidad estatal, como contrapartida de la corrupción que desgasta los vínculos sociales; solidaridad, fruto de un lazo social sólido que resume los otros pilares.

Creo que el Centrosociocomunitario de Coia cumple esta función pues trabaja desde las actividades y la organización todos estos aspectos. Un espacio donde las personas tienen un valor y una escucha en sí mismas y se generan lazos estrechos a mayores en mis sesiones intento profundizar en esos lazos desde los aspectos de la salud y de la escucha.

Después de esta introducción al concepto, decir que trato en el grupo de buscar esos factores que pueden resultar protectores para los seres humanos, más allá de los efectos negativos de la adversidad, tratando de estimularlos una vez que fueran detectados. En las sesiones busco trabajar desde la introspección, la mirada hacia adentro, desde el cuerpo con ejercicios que estimulen esa forma de conocimiento profundo y también la verbalización de aspectos que estimulen y desarrollen los llamados Pilares de la Resiliencia.

En la próxima semana entraremos a detallar estos “pilares”.

Irene

Monitora del Taller de Técnicas Psicocorporales.

A %d blogueros les gusta esto: