La pintura en tiempo de virus

La pintura en tiempo de virus sigue fabricando colores de vida.

Colores de vida son aquellos que nuestro pincel deposita sobre una tela blanca, tensada en un bastidor de madera.

El taller de pintura se quedó parado desde que no podemos salir de casa.

El retrato de mi nieta allí se quedó, sin terminar.

No podemos seguir con los trabajos que se quedaron en el taller.

Sin embargo esta es una actividad que perfectamente podemos realizar desde casa. El encierro no nos impide pintar. No hay virus en el óleo.

Es cierto que nuestra profesora no nos podrá ayudar. .

Claro que con Internet podemos encontrar ayuda a través del ordenador, la Tablet o el móvil.

Afortunadamente en la red existen numerosos cursos de pintura online y gratuitos.

Ya sé que no es lo mismo.

Se trata de algo temporal, mientras el invisible nos encierre.

No quiero poner aquí ningún enlace a esos cursos, porque tampoco quiero hacerle propaganda a nadie y menos aún si es alguien que no conozco.

Solo os hago la sugerencia para que utilicéis la pintura como una manera magnífica de emplear este tiempo de quedarse en casa.

La pintura en tiempo de virus tiene que seguir estimulando nuestro espíritu.

Con la pintura, lo sabemos muy bien, podemos viajar sobre el lienzo, con los pinceles impregnados de color.

Podemos viajar a una puesta de sol en cualquier parte del mundo.

También sería posible avivar nuestros recuerdos si sobre el lienzo, nuestro pincel, coloca algún objeto, precioso para nosotros por la vivencia que encierra dentro.

El retrato, por excelencia, es un estupendo lugar donde bucear, cuando la figura que deseamos plasmar es la de alguien cercano a nosotros, alguien a quien conocemos muy bien, a quien queremos entrañablemente.

En este caso ya no se trata solamente de que esa persona surja como por milagro del blanco lienzo, lo que en realidad nos gustaría es que en cada una de nuestras pinceladas fluyera la vida de esa persona.

Es posible que sea alguien que pertenece a nuestro pasado y entonces los recuerdos al pintarlo lo resucitarán para nosotros.

Si es alguien que está vivo, dejaremos que nos miré desde el lienzo para saborear en la intimidad el placer de nuestros encuentros.

Verdaderamente, rebozar nuestro pincel en los colores de la paleta, para que luego se deslice sobre la áspera superficie del lienzo en blanco, es un placer que no se puede narrar con palabras, hay que sentirlo.

Y cuando digo sentirlo lo hago en el sentido más literal de la palabra.

Primero con la vista, para ver como surgen manchas, a cada pincelada, que poco a poco van construyendo la imagen que nuestra mente lleva dentro y desea plasmar.

Luego el olfato, estimulado con ese olor tan penetrante del óleo y la trementina, que nos embriaga como un licor de alta graduación.

Y finalmente el tacto, sentir la vibración del pincel sobre el lienzo, sentir como rasga su aspereza, dejándolo empapado de la viscosa crema, que hace que se deslice como esquí sobre la pista de nieve.

Cuando ponemos los sentidos en ello, entramos en trance, el mundo exterior ya no existe para nosotros y, como Mary Poppins viajamos dentro de nuestro cuadro, por un mundo fantástico y maravilloso que esponja nuestro corazón y nos acerca a un pedacito de cielo, del que gozamos con una intensidad luminosa.

En este tiempo, como en cualquier otro tiempo, no podemos desaprovechar el placer de pintar.

Deja que la vida, tu vida, brote de tus pinceles, porque esos colores, los colores de la vida, de tu vida, perpetuarán tu existencia más allá del tiempo de tu vida.

No permitas que la pintura en tiempo de virus permanezca encerrada en el tubo. Libera tus ganas de vivir a través de los pinceles.

 

texto: Jesús Muñiz

La pintura en tiempo de virus

2 comentarios en “La pintura en tiempo de virus

  • el 10/04/2020 a las 12:22 am
    Permalink

    Hermosa pintura y hermoso cuento en esto tiempo tan difícil que estamos viviendo feliz Semana Santa

  • el 14/04/2020 a las 9:58 am
    Permalink

    Tiempos dificileshay que aprender a adaptarse a todo lo que venga..muy buen cuento!!

Los comentarios están cerrados.