La Navidad

Queridos lectores esta semana no podía hablar de otro tema que no fuera el de “Las Navidades”, tan temidas por unos y deseadas por otros…

En Navidad todo es diferente, todo cambia de color, las calles se llenan de luz, de alegría. Los escaparates de las tiendas se decoran con motivos navideños, árboles de navidad, bolas de colores. Se nota cierto entusiasmo e ilusión en la cara de la gente, es tiempo de hacer regalos. Y tambien de pensar en reunirse con la familia, con los amigos, es tiempo de compartir y eso se nota en el ambiente lo queramos o no.

Es una época diferente, en donde debería salir lo mejor de cada uno. Sin embargo, las Navidades en más de una ocasión son motivo de discordia no solo porque “hay” que decidir con quien se cena en estas fiestas. Sino porque es el reencuentro de muchas familias que solamente se ven una vez al año, siendo el momento ideal para echarse en cara muchas cosas.

La Navidad también es una época de melancolía y tristeza, ya que es cuando más se nota aquellas ausencias de los seres queridos que nos faltan. La frase mas escuchada estos días por muchos es ¡¡¡ya podía ser 7 de enero!!!

Pero la Navidad, tiene su lado bonito. Y no solamente es para los niños como se suele decir, la Navidad es para todos, y hay que vivirla con ilusión. Pensando cual será el menú de nuestras cenas, acordándonos de meter el champán en la nevera, comprar los turrones, los juguetes, etc.

Siempre decimos “este año no hay regalos para nadie” “todo es un consumismo”. Pero al final sea grande o pequeño hay un cariño para todos. Son los días en en que pensamos en nuestra familia y vamos a comprar para cada uno de ellos, menos para nosotros, que nunca nos compramos nada. Pero tenemos la satisfacción de ver como abren los regalos, sobre todo los niños. Que carita ponen cuando les damos los reyes, como rompen el papel de regalo. Se ponen nerviosos, y no tienen ojos más que para el paquete.

Nuestra vida va rodando en etapas, cuando somos mas jóvenes todo lo vivimos con más alegría. Yo recuerdo cuando mis hijos eran pequeños, montaba el árbol con preciosos adornos y luces de todos los colores. Tambien hacía un maravilloso nacimiento en la mesa del comedor, donde ellos colocaban las figuritas. Les enseñamos a cantar los villancicos, los mismos que me enseñaron mis padres.

Cuando los hijos se hacen mayores, ya se va guardando el nacimiento. Y va quedando solo el árbol, que cada año va siendo más pequeño. Nos hacemos cómodos, y pensamos que este año no vamos a poner nada. Pero al final acabamos haciendo el típico arbolito, porque sino no nos parece Navidad. Y tambien porque nos gusta que cuando vengan los hijos nos digan “mamá pusiste el árbol… que bonito”.

Luego viene la etapa de los nietos, y volvemos a recuperar la ilusión que tuvimos con nuestros niños. Así que vamos al trastero a buscar el Belén, y, les contamos como lo hacían sus padres. Y nuestros nietos acaban haciendo el olvidado nacimiento y el árbol otra vez como hacíamos nosotros.

A pesar de los problemas personales de cada uno, de la crisis, de las ausencias de los seres queridos…no debemos perder el espíritu Navideño, porque a pesar de lo que se dice de que “son unas fechas como otras cualquiera” todos sabemos que no es cierto. Por eso queridos amigos vivir y disfrutar estas Navidades con mucha ilusión y cariño.

Feliz Navidad a todos!!!

Isabel

2 comentarios en “La Navidad

  • el 19/12/2011 a las 10:55 am
    Permalink

    Bueno es que alguien recuerde estas cosas,Felicidades

  • el 19/12/2011 a las 6:15 pm
    Permalink

    Para mí es un tiempo de encuentros, recuerdos y, sobre todo, el inicio de un nuevo año donde hacer más cosas o, al final, alcanzar algunas de las metas que tenemos a diario. El Belén, como bien dices, es algo lleno de recuerdos agradables . Y al final siempre se acaba poniendo. Me ha gustado tu artículo. Gracias. Alex

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: