LA MARCHA VERDE “AL HADRA MASIRA”

MarchaVerde.jpg33El conflicto del Sahara es un conflicto que dura varias décadas. Comenzó oficialmente, para los medios de comunicación y la opinión pública internacional, el 16 de octubre de 1975, día en que el Rey Hassan II inicia

AL HADRA MASIRA”
Una marcha pacífica (“verde”) cuyo objetivo era apoderarse del Sahara, incorporándolo a Marruecos.
La preparación de esta Marcha se realizó durante dos meses y en absoluto secreto, con una operación de logística complicada que suponía reunir, transportar y almacenar para un mes, víveres (aceite, azúcar, conservas, té…), mantas y agua en cisternas gigantes, además de 20.000 bidones de 300 litros cada uno, y también instalar el campamento.
2marchaverde2.jp33Setecientos cuadros de militares acompañaban a los voluntarios de esta marcha que alcanzaban a 350.000, personas: hombres y mujeres, jóvenes y viejos, campesinos e intelectuales, estudiantes y artesanos que marchaban desarmados, portando banderas e ilusionados ante las promesas del monarca de una tierra y de un futuro prometedor.
El anuncio de la Marcha Verde, fue recibido en el exterior con estupor, inclusive con consternación.
La marcha se inicia desde 30 provincias diferentes y el 6 de noviembre de 1975, desde Agadir, el Rey Hassan II daba la orden a los 350.000 voluntarios reunidos en Tarfaya, de atravesar la frontera que separaba Marruecos de las provincias del Sahara occidental, pero dos días más tarde, un emisario del Gobierno español informó al Soberano Marroquí que España estaba dispuesta a negociar con el Reino de Marruecos. Esto provocó que el Rey se dirigiese a los participantes de la Marcha Verde ordenándoles a regresar a su punto de partida a la espera de concretar con el gobierno español (Arias Navarro) la ocupación del Sahara.
El 28 de febrero de 1976, las fuerzas armadas españolas evacuaron el Sahara sin que se produjera el Referéndum prometido y Marruecos lo invadió.
A día de hoy, la población saharaui es minoritaria en el Sahara Occidental, pues la invasión marroquí obligó a decenas de miles de saharauis a huir al desierto argelino y vivir en campos de refugiados. Los que no pudieron huir permanecen en el territorio ocupado por Marruecos y bajo su hegemonía.
Diferentes ONG han denunciado las constantes violaciones de los derechos humanos que sufre la población saharaui. También El Consejo de la Abogacía Española, ha informado sobre la violación de los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados ilegalmente por Marruecos: el Sahara occidental que hace algunos años constituía la provincia número 53 de la España de entonces.
La comunidad internacional y la ONU consideran que el Sáhara Occidental sigue siendo un territorio pendiente de descolonización, o sea que el Sáhara Occidental jurídicamente no pertenece a Marruecos que no posee soberanía sobre él, únicamente lo administra sacando altos rendimientos económicos.
A quien esté interesado por este tema, le recomiendo la lectura del libro de Tomás Barbullo “Historia prohibida del Sahara”. Es sencillo y de amena lectura y da una excelente visión de la desvergüenza, o mejor del deshonor del régimen de la dictadura cuando agonizaba. De cómo se dejó abandonada a una población que era española. De cómo el ejército marroquí entró en el territorio a sangre y napalm, exterminando a la población civil, de la desesperada huida de esas gentes, del origen del Polisario y de sus errores y romanticismos. En fin, es un libro que nos ayudará a comprender cosas.

CAMPAMENTOS DE REGUGIADOS SAHARAUIS

campo_refugiadosArgelia permitió la instalación, en su territorio, de cinco campamentos para los refugiados saharauis y mientras no se solucionase su problema, el cual lleva esperando 35 años.
Ellos se sienten encerrados en una sala de espera, aguardando para poder empezar a vivir de nuevo. Cuando en 1991 firmaron el acuerdo del cese del fuego con Marruecos, los refugiados creyeron que el regreso a su país era inminente y construyeron grandes cajas de metal para llevar sus pertenencias. Hoy intentan crear trabajos para impedir que sus jóvenes se marchen, pues ya no creen en la promesas de un referéndum que cada vez se aplaza debido intereses económicos. Para los que viven en los campamentos, marchar es una traición, para quien llega es el limbo.
En su huida de la invasión marroquí, familias enteras se perdieron y otras murieron bombardeados por la aviación enemiga.
Uno de estos campamentos es el de Tindouf, situado al sudeste de Argelia. Cuando los primeros exiliados llegaron a Tindouf en 1975 (casi todos con lo puesto únicamente), estaban el Frente Polisario y la “Cruz Roja” argelina esperándolos para ayudarlos, teniendo que hacer huecos en el suelo para dormir juntos y no morir de frio, pues las temperaturas son extremas y cambian abruptamente, pudiendo llegar de madrugada a los 6º C y a mediodía pueden pasar de los 50ºC en el verano. En el año 2.006 las grandes inundaciones arrastraron todas las instalaciones y las tiendas que estaban en el cauce de un “río seco”.
La Hamada es un terreno duro y llano cubierto de un polvo blanco sucio. No hay vegetación y las gentes viven en tiendas (khaimas) o en construcciones de bloques con el techo de cinc.
Los hombres están integrados en el Polisario y son las mujeres las que ponen en marcha y mantienen el funcionamiento del campamento, ocupándose también del cuidado de los niños y de la alfabetización de adultos y de niños, de los cuales muchos (más de 400) se fueron a estudiar a Cuba o a Rusia y solo volvieron cuando completaron sus estudios superiores. En España y con la ayuda de algunas ONG se organizan vacaciones para que algunos niños puedan ir con una familia española a conocer este país. La higiene y salud en los campamentos se consideran prioritarias.
El trabajo no es remunerado y no hay para los jóvenes pues no existen trabajos especializados, excepto para algunos jóvenes saharauis que se ofrecen como intérpretes o como chóferes de personas extranjeras que vienen de visita o a colaborar durante un tiempo. Los únicos que pueden trabajar son los médicos, pero la falta de medicamentos y de electricidad poco les permite hacer.
Es el Estado Saharaui y la Cruz Roja argelina quienes distribuyen a la población los productos de primera necesidad, que proceden de la ayuda humanitaria internacional. Se aprovechan todos los materiales para reciclarlos y su imaginación es sorprendente.
Los últimos veinte años se ha introducido una economía de mercado y poco a poco pequeñas tiendas van apareciendo .La moneda argelina circula en los campamentos y cada uno de ellos tiene su calle principal donde se encuentra el mercado: hay muchos talleres de mecánica y podemos encontrar material de construcción y de decoración para las casas, ropa y melfhas (son tejidos procedentes de Mauritania, de 5 metros de largo, que utilizan las mujeres para protegerse del sol y del frío) y los hombres se ponen el”cheche” masculino, que es como una bufanda de tres metros o más que enrollan en torno a la cabeza y a la cara.
campamentos-saharauis.jpg33Dajla, es otro campamento y está a 150 km de Tindouf. El campamento de Dajla empezó como una escuela de mujeres y hoy es un modelo de organización gracias al trabajo de las mismas.
La “Casa de la Mujer” es un proyecto nuevo en el que trabajan para formarlas y creando empleos. Disponen de un local para reunirse, un “hamman” o baño colectivo, una peluquería y una guardería para poder llevar a los niños. Allí hay talleres de salud, de alfabetización, de pintura y de costura que tiene que reciclar hilo y tejidos para poder trabajar; pero los talleres de carpintería no tienen madera. Además de clases de cocina, de conducir, de música y una coral, también tienen un Museo y una biblioteca que no está muy equipada y en la que la mayoría de los libros están en español, que no todas las mujeres dominan, no habiendo muchos en árabe, los cuales si que echan en falta.
Se organizaron cooperativas de mujeres que intentan recuperar antiguas tradiciones (tejido, bordados, trabajos con piel) que casi se pierden a causa del tipo de vida en los campos de refugiados y del éxodo, y al mismo tiempo se crean ocupaciones para jóvenes y la oportunidad de ganar algún dinero.
En Dajla la tierra es bastante buena y entre varias familias cultivan algún pequeño huerto en donde crecen zanahorias, tomates y menta para el té, pero a partir del mes de marzo/abril el calor es tanto que ya no crece nada hasta diciembre.
No muy lejos de la casa esta un terreno llano donde se encuentran los corrales para las cabras y ovejas; es también el terreno predilecto de los niños para jugar. Las mujeres van por la mañana a sacarlas y vuelven al final del día con la comida y el agua y para encerrarlas.
El pueblo saharaui pide que no se les olvide, ellos están allí y sueñan con su con volver a su tierra y con el futuro de sus hijos.
Mucha información sobre ellos está bloqueada. Con frecuencia los saharauis que viven en el terreno ocupado, se manifiestan pacíficamente pidiendo el reconocimiento y la independencia, pero son dispersados a golpes por las fuerzas de orden marroquís, sufriendo medidas de presión como cortes de luz continuos o golpes de subidas de tensión eléctrica que les afecta a los aparatos eléctricos o máquinas que poseen.

Matuca

2 comentarios en “LA MARCHA VERDE “AL HADRA MASIRA”

  • el 28/12/2009 a las 5:17 pm
    Permalink

    Matuca, no hay que olvidar que Marruecos dedica el 50% del presupuesto nacional a defensa, mientras el 30% de la población es analfabeta y el 20% no tiene ocupación. Ceneme

  • el 28/12/2009 a las 7:47 pm
    Permalink

    efectivamente, son 200 cientos millones de euros los que pagó a España por la venta de armas que nuestro país le hizo. Y lo peor es que el Rey es el mayor accionista de todo lo que cotiza en bolsa (productos, industrias, autopistas,etc), pero lo más indignante es la situación del pueblo marroquí que sin preparación, sin ocupación y sin futuro, arriesga su vida en una patera con la esperanza de mejorar, mientras su soberano mantiene 27 (si 27 ) palacios funcionando en Maruecos con un gasto diario de millones, así como otro en Arabia Saudí, mansiones en Paris , Nueva Orleans etc.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: