La gente con la que me encuentro

Virginia

jmg21En cuanto llegamos a Ndola, mientras cubriamos con los requisitos de entrada en el pais, pude ver al fondo, tras el control de policia a mi amigo el misionero acompañado de una hermosa muchacha.
El aeropuerto de Ndola es diminuto, con solo dos puestos para facturar, pero con una pista enorme, donde el avión habia frenado al aterrizar sin utilizar la retropopulsión de los motores, una experiencia diferente.
Tras abrazarnos, J.M. nos presentó a Virginia, una joven maestra, que ejecere en Ndola. Una de las primeras becadas de la Fundación Lusekelo, una espléndida realidad de un proyecto constante desde que la organización existe.
Tras llevarnos a nuestro alojamiento, y después de una ducha nos reunimos para cenar. Virginia nos acompañó. Hermosa y elegante, se conducía con unos modales exquisitos, sin que la sonrisa desapareciera de su bello rostro. Cuando nos despedimos, pues ya no volveríamos a verla seguramente, se abrazó a nosotros y nos besó.
“Esta muy agradecida y es una muchacha estupenda”, nos aseguró J. M. “Esta muchacha, sin la beca no hubiera podido estudiar, pues son varios hermanos, y las chicas son las que menos posibilidades tienen para acceder a una formación. Sin la beca, ella estaría ahora en su poblado, cargada de hijos y llevando una vida muy dura, como todas las mujeres del rural”.
Ahora Virginia, puede llevar una vida independiente, puede mirar hacia le futuro con optimismo, pues es dueña de sus actos, ella decide. Si quiere formar familiar lo hará libremente, eligiendo a su esposo igual que cualquier chica de nuestro pais. Eso no sería asi si ella viviese en el poblado, donde la mujer cuenta muy poco.
Para Virginia la besa ha supuesto su salvación, su dignificación como mujer, le ha permitido alcanzar un status de igualdad con el hombre en un pais donde la sociedad todavía es machista en un grado muy alto. Con su beca, no solo ha progresado ella, también lo ha hecho su pais, al acercarse un pco más a una sitúación más justa en la igualdad de géneros. Si ella forma familia, sus hijos recibirán una educación más cercana a la nuestra y de esta manera Virginia, se habrá convertido en una bola de nieve que cuando rompa en el valle, será el inicio de una transformación importante en su pais. Nunca 600 euros, que es lo que habrán costado sus dos añós de estudio, han producido tanto. Una magnifica cosecha, esta muchacha.

virginia

Me llevo en el recuerdo su sonrisa, su luminosa mirada llena de bondad y esperanza, con ese brillo especial que da el conocimiento.
He aquì una forma positiva y eficaz de luchar contra la pobreza, la injusticia, la enfermedad, proporcionando estudios a los jóvenes, que ellos convertiran la pequeña ayuda en esa fuerza transformadora que nadie sera capaz de parar.
Con razón los poderosos defienden la ignorancia como el metódo más educuado para someter a los humildes.
Mientras escribo estas palabras, emocionado con el recuerdo de Virginia, tan reciente en mi pensamiento, la veo enseñando a los niños en la escuela: esa si es la revolución verdadera.
Vrginia es la levadura que hará fermentar la masa en su pais y gracias a personas como ella, ea pequeña ayuda que enviamos merece la pena. Esa sonrisa feliz y alegre de esta maestra de Zambia, es el ciento por uno.
Jesús

A %d blogueros les gusta esto: