La gaviota voraz

gaviota1.jpgAhora que estamos en época de playa, tener cuidado con las gaviotas pues últimamente están en un plan de comer todo lo que se mueva. Os voy a contar lo que me pasó en la playa de Samíl y que conste que es completamente cierto e incluso tengo como testigos toda la gente que estaba en ese momento en la parte de la playa donde ocurrió el hecho. Pues todo empezó cuando estábamos jugando a las palas mi mujer y yo. En un momento que se nos fue la “bolita” al suelo (que por cierto, era amarilla), vino una gaviota y se la gaviot.jpgllevó, pretendiendo comérsela. Si me vierais correr detrás de ella con la raqueta en ristre y la “tía” que no daba comida la bola y yo persiguiéndola por toda la playa…Ya no era por la “bolita”, era cuestión de orgullo y constancia. ¡Haber por que esa “esfameada” me iba a dejar sin poder echar el partidito de palas… Por un lado mi mujer llamándome para que la dejara en paz … por otro, la gente que me jaleaba… por otro, la gaviota que se posaba de vez en cuando para tragar la “bolita” (que se abría creído que era…) y mientras tanto, yo a lo mío, correr detrás de ella y tirándole la raqueta para que la soltara. Después de un buen rato de persecución, la “tía” se dio por vencida y dejó caer la bola cuando ya estaba por la zona del paseo. ¡Vaya satisfacción cuando llegué a donde gaviota3.jpgestaba mi mujer…! ¡Que caras sonrientes de los presentes por el espectáculo que les había regalado…! En fin, lo dicho… estáis avisados, pues aparte de “bolitas”, también son muy aficionadas a “limpiarle” el bocata de la mano de los niños o el aperitivo de las mesas de las terrazas.

Que paséis un buen verano. Saludos,

Carlos Cordero

2 comentarios en “La gaviota voraz

  • el 22/07/2008 a las 2:13 pm
    Permalink

    Carlos, totalmente cierto: en la plaza de la Independencia vi como se llevó un trozo de helado de la mano de una niña, yo puse a descongelar un pescado en la terraza y tuvo la osadia de entrar pero daba unos gritos tan horribles de felicidad, que salí a ver lo que pasaba y llegué a tiempo, en las Cies levantaban las toallas y rompian las bolsas por si encontraban comida.. ¡¡¡ total !!!…. no hay una gaviota buena……

  • el 23/07/2008 a las 1:12 pm
    Permalink

    En defensa de las gaviotas que me gustan mucho, por ser taimadas, bellas, ladronas inteligentes y con gusto por comer.
    En tierras de ionterior, mi madre las llama “pájaros blancos”. Yo, como buena cristina, suelo compartir mi bocata con ellas. Lo fastidioso es que al final me veo rodeada por un buen grupo. Sentí miedo y recordé la peli de “Los pájaros” del gran Hiskok Todas me miraban con sigilo y a punto de lanzarse. pero, a pesar de eso,me siguen gustando estos animales que controlan el mar, la tierra y, encima, no les damos nngún miedo. Son ladronas valientes, de las que dan la cara. Alex

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: