La filosofía del autoengaño.

diogenes.jpg33

“No hay peor ciego que el que no quiere ver”
Se cuenta que el emperador Alejandro Magno, de camino hacia India, fue a visitar al filósofo griego Diógenes de Sinope. Era una mañana de invierno, soplaba el viento y Diógenes descansaba en la orilla de un río, sobre la arena, tomando el sol desnudo. Nada más verlo, Alejandro Magno quedó fascinado por la energía y la paz que desprendía su presencia. “Señor, por todas partes me cuentan que es usted un gran sabio”, afirmó el emperador.” Me gustaría hacer algo por usted. Dígame lo que desea y se lo daré”. Sin apenas inmutarse, Diógenes le contestó, con voz tranquila y serena: “Muévete un poco, que me estás tapando el sol. No necesito nada más”.
Su respuesta le dejó impresionado. Tras unos segundos de silencio, el filósofo le preguntó: “Adonde vas Alejandro”. “Y sobre todo ¿para qué?”.Seguro de sí mismo, el emperador le contestó: “Voy a la India a conquistar el mundo entero”. Diógenes le miró a los ojos y le hizo una nueva pregunta: “Y después, ¿que vas a hacer?”. Alejandro Magno se lo pensó un buen rato y finalmente afirmó:”Después, viviré tranquilo y seré feliz”.
Diógenes se echó a reír. “Estás loco”, le espetó. “Yo estoy descansando ahora. No he conquistado el mundo y no veo que necesidad hay de hacerlo. Si al final lo que quieres es descansar, vivir tranquilo y ser feliz, ¿por qué no lo haces ahora? Y te digo más: Si lo sigues posponiendo, nunca lo harás. Morirás. Todo el mundo muere en el camino, pero son muy pocos los que realmente viven”.
Guardé este suplemento de “El País Semanal”, porque me gustó este fragmento de un artículo. Me parece una gran verdad, dejamos parte de nuestra vida en preocuparnos de pequeñas cosas, necesidades que no tenemos en realidad, enfados sin motivo, la mayoría de las veces, trabajos, que podían esperar, no frecuentar nuestras amistades, por falta de tiempo, y al final no vivimos. Los años nos enseñan esta realidad, pero nunca es tarde para retomar “LA VIDA” y vivirla, llenarla de las cosas que nos gustan y disfrutarlas.
Buena semana.
Ángeles.
Sacado de “El País Semanal” del domingo16 de mayo.

Un comentario en “La filosofía del autoengaño.

  • el 05/07/2010 a las 9:14 am
    Permalink

    Estimada Angeles, según Aristóteles, Diogenes no era un verdadero filósofo, era un hipócrita, ya que criticaba los buenos modales, la belleza y repudiaba a la gente que tenía dinero y después molestaba a sus amigos pidiéndoselo. Muy interesante, las demás preguntas. Alejandro era rey y podía muy bien mandarle cortar la cabeza por insolente. Ceneme

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: