La Fiesta de Difuntos y la de Todos los Santos: un poco de historia.

Mañana celebraremos   la  Fiesta de Todos los Santos, 1 de Noviembre.  Fue en el S.V a.C cuando se recordaba a los muertos el dia 31 de Octubre, porque era el final del verano y el inicio de la oscuridad, en la tradición pagana del mundo Celta. Y fue el Papa Gregorio III quien cambia la fecha y la pasa al 1 de Noviembre: Fiesta de Todos los Santos, todos los que están muertos. Recoge así esa costumbre ancestral céltica y la cristianiza.  Será luego otro Papa quien la declare como fiesta universal.

Fiesta de Difuntos.

Se celebra el dia 2 de Noviembre. La tradición la instauran los monjes franceses de Cluny en el año 494. Cuando se acercaba el año 1000, las gentes y los monjes pensaron que seria el fin del mundo. Entonces creyeron que lo mejor sería ponerse a rezar por todos los muertos que se producirian. Y deciden que todos los 2 de Noviembre sería la fecha para llevar a cabo esos rezos por los “futuros difuntos” de ese fin del mundo en el año 1000. Pero esta tradición se convirtió en costumbre y se ha mantenido a lo largo del tiempo. De ahí que este día se siga rezando por  todos los difuntos.

Halawit o el Samain gallego.

Por desgracia cuando hablamos del  Halowit siempre tenemos en mente los disfraces y niños americanos que lo celebran de una forma un tanto extraña para nosotros. Pero la tradición de esta fiesta que en Galicia se está recuperando con el nombre de Samain, hace mención a una bella tradición pagana del mundo celta. Según esta costumbre, el dia 31 de Octubre era el inicio de la oscuridad, la llegada del solsticio de invierno. Y creian que era el momento en el que los espíritus de los muertos venian a la tierra, para habitar en el cuerpo de los mortales. Para que tal cosa no sucediera, nuestros antepasados celtas lo que hacian era disfrazarse de monstruos para asustar a los espíritus.  Esta tracidión la llevaron los colonizadores irlandeses a Norteamerica. De aqui que se mantenga, tal vez de forma un tanto comercial, la tradición del Halowit . Aunque en otras versiones nos cuentan que era el encuentro con los espíritus de los antepasados.

Sea como sea, no cabe duda que estamos ante viejas tradiciones que pasaron a ser costumbres de muchos pueblos, bien cristianizándolas o no. Es una forma de recordar a quienes no están en este mundo.  E incluso para reflexionar sobre la muerte y la propia vida.

GR

 

A %d blogueros les gusta esto: