La Empanada

Buscando el otro día en un mueble una fuente que me hacía falta pero que no uso habitualmente, encontré una bandejita que me hizo recordar aquel día de San Juan del año 1995. Organizó el Centro una excursión al monte Aloya, lleváramos sardinas para asar pues el monte en cuestión está preparado con mesas y asadores para tal fin como ya sabrán ustedes

Nos dijeron que el que quisiera podía llevar empanada, tortilla o postre pues se iban a dar premios a los mejores, yo hice una empanada de lomo de cerdo, la hice en una lata que ya tenía sus años, me la hiciera un hojalatero que venía una vez por semana a la puerta del mercado de Bouzas, le llevé la medida del horno y a la semana siguiente me la trajo. Más o menos la famosa lata tendría unos quince años y con mucho uso además, asique ya se pueden imaginar cómo estaría la pobre de viejiña, pero como no tenía agujeros no pingaba, me daba pena tirarla, eso sí, estaba quemada, deformada, en fin, fea.

Al llegar con las cosas a la mesa, le ponían una etiqueta con del nombre de la persona debajo, para saber de quién era. El jurado compuesto por la directora y dos personas más (que no recuerdo quienes eran) empezaron la degustación, yo un poco alejada estaba sentada con dos amigas charlando pero desde donde estábamos veíamos al jurado poniéndose como el quico, alguien comentó: ¡no me puede creer que les quede sitio para las sardinas!. Me quedé de piedra, cuando oí: premio a la mejor empanada, Estrella. Cuando fui a recoger el premio un poco avergonzada, alguien del jurado me dijo, su empanada me recuerda a las que hacía mi abuela y la lata también, eso sí que me dio mucha vergüenza, pues era verdad, después de eso aún hice otra empanada para una merienda en bolillos y luego con pena, la tiré, no encontré quien me hiciera otra igual pues compradas no son lo mismo.

Bueno, luego siguió la fiesta, comimos sardinas y todo lo demás que habían llevado. He de decir que todo el mundo quería probar mi empanada yo también la probé y tengo que reconocer que sí, que me salió muy rica, los demás todos se esmeraron con lo que hicieron, asique estaba todo delicioso y las sardinas, buenísimas, todo en el monte sabe mucho mejor. Luego vinieron los gaiteros y ale, todo el mundo a bailar, que recuerdos más bonitos tengo de aquellos años, de otras excursiones y viajes que realicé con el Centro y que recuerdo con nostalgia, gracias.

ESTRELLA

Un comentario en “La Empanada

  • el 30/08/2010 a las 1:45 pm
    Permalink

    Y que buenas empanadas hacias y con lastima digo hacias, sobre todo esas de manazana que estaban para los angeles, para chuparse lo dedos, vamos; o las de saedinillas, etc…siempre con ru buena mano de cocinera….un abrazo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: