La democracia y los medios de comunicación

press-conference-1166343_960_720Es secular la polarización ideológica y el alineamiento de los medios de comunicación, en cuanto a los posicionamientos políticos  que se ha producido a partir de la Transición democrática española, aunque últimamente de forma más notoria y amplificada a raíz del nacimiento de las nuevas formaciones políticas.

De forma limitada, el modo ideal de democracia de un Estado se encuentra ceñido al equilibrio entre los siguientes elementos:
a.      Un estado de libertades económicas y públicas
b.      Una economía de mercado con un cierto grado de regulación pública
c.      Una esfera pública donde la participación civil sea significativa.
Es en la esfera pública donde se espera que se sea lo más autónoma posible, en favor de una calidad democrática que garantice una sociedad convenientemente informada y con ello se puedan constituir opiniones reflexivas sobre las conductas de los poderes, tanto si son de tipo político, económico o religioso.

que-son-los-medios-de-comunicacion

La concentración de medios en unas pocas corporaciones, está contribuyendo a la sustitución del escenario parlamentario por un teatrillo televisivo que reemplaza el  control político por las opiniones de tertulianos y por el seguidismo de los partidos por lo que se dice en los medios.
Ello supone pasar del un ambiente de democracia a una mediocracia, de tal forma que es el escenario perfecto para crear una opinión pública ausente de crítica y de dudosa moralidad. De ésta forma, los medios pueden suplantar a los partidos políticos y a la sociedad civil.
Una de las posibles estrategias de los medios para conseguir sus fines, puede ser, considerar a la audiencia como una tabula rasa y en base a ello establecer sus tácticas mediáticas, aunque con ello su éxito no está asegurado, pues dependerá del nivel de reflexibilidad, formación y madurez de la opinión pública.
Son numerosos los especialistas en  ciencias sociales que tienen y han tenido como objeto de estudio la intermediación de los medios de comunicación en la conformación de una democracia madura, elaborando diversas teorías y entre ellas la establecida por el politólogo francés Bernard Manin.
market1Manin, considera que lo ideal sería que se produjera  una transición desde dos modelos que denomina: democracia de partido y democracia de audiencia.
Con ello se trata de que la esfera política protagonizada por los partidos, y la esfera pública desempeñada por los medios públicos sean lo más independientes posible.
Manin nos viene a decir que el modelo de  democracia de audiencia, supone, en oposición a la democracia de partidos, una esfera pública en la que los medios privados sean autónomos de los partidos políticos, y unos medios públicos autónomos de los gobiernos.En base a ello, los estudios comparativos realizados por Hallin y Mancini, sobre la relación de los medios de comunicación y la política, referido a España, ponen de manifiesto que no se ajusta totalmente al modelo ideal de democracia de audiencia debido a las siguientes razones:
1.      Por una relativa baja circulación de prensa. (Escasa lectura de prensa)
2.      El alineamiento político de los medios que los aleja de la misión informativa.
3.      Falta de autonomía profesional, no solo por los intereses corporativos, también por la presión de los partidos políticos.
4.      La intervención estatal en cuanto a los contenidos, y la concesión de licencias.
El tiempo nos dirá, si tanto el nuevo estilo de gobernanza, las nuevas políticas y una deseable menor concentración de medios, da paso a una deseable democracia de audiencia.

Texto: Javier Garmilla

Imagen: fronteraymas, culturamediatica.

2 comentarios en “La democracia y los medios de comunicación

  • el 19/05/2016 a las 9:36 pm
    Permalink

    Cierto Javier, solo nos queda esperar que, el próximo gobierno, no interfiera tanto en los medios de comunicación y éstos puedan expresarse libremente e informarnos con la veracidad que merecemos los ciudadanos.
    Gloria.

  • el 21/05/2016 a las 12:09 pm
    Permalink

    Interesante artículo compañero. Como periodista te comentaré que teníamos una asignatura llamada “opinión pública” en la carrera. En dicha asignatura se estudiaba cómo era factible, y de qué manera, se podía “formar” la opinión de las masas, en favor o en contra de un sistema político. Te aseguro que es fácil. Modelar a la masa no es complicado, pero en cambio, a nivel individuos ya sí es más complicada la manipulación. Sobre todo si esos individuos o grupos, son gente formada o con altos índices de lecturas. Saludos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: