Juan Ramón Jiménez

J.JAficionada a la lectura desde niña, hábito que me inculcó mi padre que era un enamorado de los libros, tenía una gran biblioteca de donde iba seleccionando mis lecturas según mi edad. En aquella biblioteca había libros también prohibidos para mi y por lo tanto excitaban mi curiosidad Pese a que no siempre estaban las llaves puestas, siempre obedecí y nunca sucumbí a la tentación de echarle un vistazo (las chicas de antes éramos así de obedientes)

Me casé y vinieron los hijos bastante seguidos y además trabajando no me quedaban tiempo para la lectura así que la dejé aparcada (no olvidada) para cuando tuviera ocasión y llegó claro, los hijos casados, dejé el trabajo y al fin llegó el momento de poder hacer una de las cosas que más me gustan “leer”.

Bueno, me estoy desviando de mi objetivo que es hablarles de un gran escritor Don Juan Ramón Jiménez, premio Nobel de literatura en 1956. Alguien me regaló un día su libro Platero y yo, la primera vez que lo leí no capté bien el encanto de sus palabras, la segunda vez ya le vi el encanto de su prosa, con un lirismo y una belleza tal que mas que prosa es un poema, donde nos narra las vivencias de su pueblo andaluz, Moguer, también el inmenso cariño que profesaba a Platero, del que dice: “Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Solo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro”. Esta considerado este libro como uno de los más bellos de la literatura española y es belleza y encanto, amor y amistad entre un burrito dócil y su dueño.

Les aconsejo que lo lean, pues merece la pena, háganlo despacio, recreándose en su contenido, viviendo las historias que nos cuenta el escritor, las historias de un pueblo normal con sus personajes normales, el médico, el cura, el tonto, en fin no se arrepentirán de leerlo, pues sé que les gustara pasar una tarde feliz.

ESTRELLA

Un comentario en “Juan Ramón Jiménez

  • el 31/05/2010 a las 8:54 pm
    Permalink

    Un buen consejo de uno de mis libros preferidos, teniamos una preciosa edicion en casa, una pequeña joya y es uno de los mas bellos ejemplos de amor con la naturaleza, un hombre, un humilde burro y tu preciosa prosa.
    Un fuerte abrazo, besos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: