José Saramago

sar_02Cualquiera puede leer la biografía de Saramago en los medios, pero no es eso de lo quiero hablar, sino que siendo un hombre de campo, sin estudios universitarios, solamente con su tesón, constancia y esfuerzo personal logró triunfar. No tenía medios, pero leyó todos los libros o casi todos los que había en la biblioteca de su pueblo o que cayeron en sus manos. Lógicamente como no podía ser de derechas era de izquierdas.¿Alguien conoce algún capitalista de izquierdas que no sea de derechas? Fijaos en que todos los seres humanos vivimos pensando en tener un futuro mejor y los pocos dineros o muchos que vamos consiguiendo los defendemos con uñas y dientes. Pensamos que somos inmortales y que esos privilegios de los que disfrutamos van a ser eternamente nuestros.

Hemos visto en estos últimos años a muchos señores de izquierdas que tan pronto tuvieron la oportunidad de comer, engordaron y se pusieron lustrosos y los descamisados enseguida aprendieron a hacer los nudos de corbata y asignarse grandes sueldos. Hicieron igual que en la novela de George Orwell en “Rebelión en la granja”, “los que dirigimos tenemos que estar bien alimentados”, decían. “Nuestros cerebros tienen que estar descansados para que podamos tomar las decisiones que más nos interesan”. Mirar que pronto se hicieron de derechas, ya que las izquierdas son derechas sin dinero, tan pronto tienen el dinero se olvidan de las filosofías que les han subido al poder asegurándose el futuro con sueldos que nunca soñaron tener y vitalicios a costa de los trabajadores de la granja. Viendo las figuras del Sr. Guerra, del Sr. Felipe Gonzalez, del Sr. Solchaga, del Sr- Boyer o del Sr. Solbes que no caben en los trajes que les hacen y sus barrigas revientan los botones de sus chaquetas, me vienen a la memoria las figuras descarnadas de los años ochenta, enjutos, secos, pero provistos de buenos argumentos contra el capital. He visto demasiados obreros que al hacerse patronos han sido los peores látigos para esos pobres trabajadores que cayeron en sus garras. Es mejor ser trabajador de una gran industria o de un señor que ya tiene solera de riqueza que de un empresario pequeño o nuevo rico, carente de escrúpulos o fineza que lo que espera es vivir mejor él a costa de los que explota, pagándoles lo mínimo posible.
Me pregunto si el Sr. Saramago en los últimos años de gloria, cuando su figura era reconocida por los medios y podía disfrutar de buenos hoteles y opíparas comidas, disfrutaba de las comidas de los obreros de 10 euros, o si también había vendido su alma al “becerro de oro” y si el zumbido de los abejorros que en su última etapa le rodeaban le dejaban pensar, o si utilizó las palabras para disfrazar lo que verdaderamente pensaba porque sabía muy bien lo que quería oír el populacho. La hipocresía de las izquierdas es que critican lo que tienen las derechas que ellos no tienen y tratan de conseguir.
Miguel Correa-23-06-2010

2 comentarios en “José Saramago

  • el 01/07/2010 a las 8:41 am
    Permalink

    Estoy completamente de acuerdo,pero me pregunto ¿a quien le amrga un dulce?

  • el 02/07/2010 a las 1:02 pm
    Permalink

    Y yo me pregunto, Jero, si Jesús se hubiera vendido por los dulces. Saludos. Ceneme

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: