Jacobo y la solicitud de amistad.

computer-663046_640Era aquella hora en la que nada esperaba ya que pasase. Desde hacía bastante tiempo sus días se dividían en dos partes. Una donde realizaba una serie de rutinas, el aseo,  lectura de prensa en el ordenador, alguna compra, alguna gestión, tres días a la semana venía la asistenta, la  comida que ella le dejaba preparada en tapers, la siesta…. Y otra donde dejaba pasar el tiempo cansinamente, esa, era la hora, en que esperaba que llegase la noche viendo distraídamente algún programa de televisión.

Fuera era un día espléndido de verano, su casa, recordaba la city londinense, permanecía en semipenumbra, envuelta en una densa niebla, fruto de los muchos pitillos fumados ya.

A esa hora, en la que ya no se esperaba nada, recibió una notificación en su móvil, lo tenía todo a mano desde su sillón reclinable con mando, su hija Laura se empeñaba en que estuviera  conectado con el mundo aunque solo fuese de forma virtual.

-Una notificación de Facebook.

Ah… recordó, Laura le había crearle un perfil, decía que para que conectase con personas conocidas o hiciese nuevas amistades. Abrió con desgana y leyó: “Jacqueline Valtierra ha solicitado tu amistad” aturullado tocó todos los botones del mando y casi salió despedido del sofá.

Ese nombre no era corriente, y para él no era fácil de olvidar. Sobretodo porque se había pasado todo el bachillerato estudiando la cara de Jacqueline, su lacia melena negra, sus largas piernas, sus delicadas manos, sus andares, sus fragancias, sus entonaciones, se diría que había hecho un master sobre Jacqueline….. es cierto que hubiera aprobado ‘cum laude‘ esa materia, las otras, a duras penas conseguía aprobarlas.

Encendió el ordenador y peleó un buen rato con las claves….., al final tuvo que llamar a su hija para que se la recordase, estuvo un largo tiempo buscando…., viendo todos los rincones del maldito Facebook, no encontraba nada, cuando ya estaba dispuesto a abandonar vio un icono con la silueta de dos personas, pinchó ahí…. Y voilà apareció el mensaje.

“Jacqueline te ha solicitado amistad”…. ¿Cómo? ¿Qué? ¿Dónde? ¿Porqué?….

sunset-1021073_640Sin saber como puso el puntero sobre su nombre y…. ¡¡ Milagro!! Ahí estaba Jacqueline como si el tiempo no hubiera pasado por ella… se asustó tanto… En una foto apaisada se la veía su perfil a contraluz,   en una playa con puesta de sol,woman-403578_640 en otra más pequeña,  un sombrero le tapaba casi toda su cara. Bien pensado podía ser cualquier persona, pero él de repente… ¡¡Sintió su presencia tan real!!, tuvo necesidad de abrir la ventana para que el olor del tabaco no enturbiase sus sentidos, queria disfrutar nitidamente alquel momento. Ahi estaba, su lacia melena negra y sus labios.

Ya era de noche, vio su reloj, ¿más de las diez! ¿Cuánto tiempo había pasado?

Se sintió paralizado, aterrorizado por hacer algo inadecuado, algo, que hiciese desaparecer aquella imagen. Bloqueado, ante la sola idea de que un torpe gesto pudiera delatar su presencia en aquella ventana que Jacqueline se había dejado abierta.

Pasó toda la noche con mucho cuidado, paseando el ratón sigilosamente por toda la pantalla, a hurtadillas, viendo lo poco que se podía ver sin ser su amigo.

A así como si fuera una canción de Sabina  “y le dieron las diez y las once, las doce y la una y las dos y las tres y frente al ordenador lo encontró la luna”.

Continuara….

daisy-3416_640

 

6 comentarios sobre “Jacobo y la solicitud de amistad.

  • el 11 de agosto, 2016 a las 19:44
    Permalink

    Magnifico
    Telmo

  • el 12 de agosto, 2016 a las 10:55
    Permalink

    Aunque no aparece la firma, me parece que este texto es de mi querida y adrmirada Margarita. Una buena escritora , misteriosa, que de vez en cuando nos envía historias tan buenas como esta.. ¿Qué pasó luego?. Estoy intrigadísima. Gracias Margarita. Procura bajar a nuestra revista más a menudo, misteriosa dama, porque nos gustas mucho. Un abrazo querida Margarita.

  • el 12 de agosto, 2016 a las 16:34
    Permalink

    Yo no conocía a Margarita. Me gusta como transmite la soledad. Esoy deseando que nos desvele algo más de los personajes, en esa historia aparentemente de amor y reencuentro.
    Me identificostó mucho con su relación con facebokk porque la mía es un poco simitar.

  • el 12 de agosto, 2016 a las 21:00
    Permalink

    Bienvenida Margarita. Hacía tiempo que no teníamos una historia tuya. Esperemos que te prodigues más y no tardes tanto tiempo en contarnos otras historias.
    Gloria.

  • el 13 de agosto, 2016 a las 18:29
    Permalink

    Que no se demore mucho en el tiempo ese””continuara”

  • el 14 de agosto, 2016 a las 19:24
    Permalink

    Me encanta la historia enhorabuena espero la continuacion un bico

Comentarios cerrados.