Jacobo y la herencia.

ascension-1568162_640Había pasado más de una semana, Jacobo seguía dándole vueltas a respuesta al mensaje de Jaque. Una y otra vez, en un documento aparte, iniciaba la respuesta y una y otra vez desechaba lo escrito.

Actualmente tenía otra ocupación, era indagar sobre todo lo que llamaba su atención en el Facebook de Jacqueline,  la “casa” de Jaque  se había convertido para él en una ventana al mundo.

Desde hacía un tiempo, no sólo leía los titulares  de sus entradas, abría aquellas que llamaban su atención. Así realizó viajes a lugares desconocidos próximos y lejanos, así asistió a conferencias de oradores de gran talla, a conciertos. Descubrió que la filosofía antigua podía aportar mucho a la vida moderna, que los procesos de duelo son necesarios pero que quedarse en el duelo es perjudicial; que había entrenadores para la mente ,  muchos tipos de inteligencia, que las emociones y las ideas condicionan la vida, que se podía aprender todo lo que quisieras con profesores que poden estar a miles de kilómetros.

Fue descubriendo un mundo nuevo que antes no le había interesado en absoluto.

Poco a poco su  Facebook tenía más vida, sus amigos reales en la red seguían siendo menos que los dedos de una mano, pero ahora recibía entradas de  facebooks que en algún momento había visitado o que gustaba a algún amigo de otro amigo. Entendió por qué se llamaba una red social.

Por fin después de casi quince días, decidió contestar al mensaje de Jaque de forma casi telegráfica:

Me alegró mucho saber de ti, tu facebook me resulta muy interesante. Gracias por compartir conmigo tus vivencias, han despertado en mí el interés por muchos temas olvidados y  he descubierto otros nuevos.

Yo también creo que entre nosotros  ha existido una conexión más allá del  enamoramiento platónico de dos jóvenes. Me gustaría seguir en  contacto.

Buen día Jacobo.

Siempre le había costado mucho expresar sus emociones y hablar de él, le hacía sentir desnudo ante la miradas del otro.

El invierno fue pasando y llegó la primavera, durante ese tiempo esperó impacientemente la respuesta de Jaque. No contestó, no estaba muy activa en facebook, sólo de vez en cuando algún “me gusta”.

Al fin la esperada respuesta.

Buenos días Jac, en los últimos tiempos he estado muy ocupada,  realizando muchos tramites antes de iniciar  mi viaje, se pospuso durante un tiempo pero ahora creo que ya falta poco.

Estaré incomunicada pero seguiré estando. Me alegro de que algo de lo que comparto te sea de tu interés.

Un beso Jaque.

¡Qué misteriosa era esta mujer! pensó.  Se dio cuenta de que era muy reservada, en realidad apenas sabía nada de su día a día. Era como si la puerta que le había abierto  sólo fuese de su alma. Creía conocer su forma de pensar y algunas imágenes aisladas de sucesos, pero fue consciente de que él  las interpretaba sin certeza de realidad.

Siguieron pasando los meses, gradualmente  su vida había dado un giro, había hecho nuevos amigos con los que asistía a alguna actividad cultural y compartía aficiones, había retomado el ejercicio físico e iniciado las clases de inglés.

Cada vez veía menos el Facebook para saber de Jacqueline, tenía otros amigos que también compartían experiencias, opiniones, lugares.

En definitiva, ahora se parecía más al hombre que le hubiera gustado ser y no al que había sido durante años.

Casi siempre dormía bien pero aquella noche estaba intranquilo, llevaba intranquilo unos días sin saber el por qué. Se levantó y encendió el ordenador con intención de entretenerse un rato. Navegó por YouTube. Después fue a Facebook, al fin allí estaba: ¡una entrada de Jaque!

tunnel-899053_640Había cambiado su foto de perfil. Donde antes había imágenes de naturaleza llenas de color ahora había una de un túnel con la silueta de una persona. Esa foto le inquietó.

Empezó a leer la entrada de Jaque.

woman-403578_640 Ya estoy de viaje, pero he de confesar que este viaje me hubiera gustado continuar posponiéndolo  para seguir estando con mis seres queridos. No fue posible.

Por mi parte intenté consumir cada minuto de mi vida al máximo, gracias al amor y energía que me dabais; sé que es difícil en este momento no estar triste, las despedidas siempre lo son, pero no deseo que esa tristeza dure más de lo imprescindible.

Quiero que me recordéis, dando las gracias por  cada instante que la vida os brinde como trataba de hacerlo yo:  agradeciendo cada amanecer, cada atardecer,  agradeciendo cada  momento  en el que el dolor me daba tregua,  cada momento en el que alguien me hacía reír…. Por la noche en mi recuento mental, siempre había  mucho que agradecer.

Al final  supe agradecer también este último viaje.

Este no es un adiós, espero seguir formando parte de los seres y lugares que tanto amé.

Sin cobertura, incomunicada pero en vuestro corazón. Gracias a la vida por haber puesto tantos seres maravillosos en mi camino.

Hasta siempre Jaque.

Leyó pero le costó interpretar….. aquel viaje misterioso del que él no entendía nada… Jacqueline….¿ se había ido para siempre?…. Cómo no supo descifrar sus mensajes.

Poco a poco fue reaccionando,  siguió leyendo y había una gran cantidad de comentarios, describían a una mujer animosa, valerosa y fuerte  que había sabido luchar cara a cara con una larga enfermedad degenerativa que le había ido robando movilidad. Siempre transformando perdidas en ganancias. Casi todos manifestaban la gran admiración y amor que sentían por ella.

Sintió la necesidad imperiosa de escribir en aquel muro, dejó que hablase el corazón, algo muy poco habitual en él.

Tuve la gran suerte de llamarme Jacobo, estar en una foto hace 40 años, de tener una  hija  fantástica  que me creó una cuenta en facebook. Suerte de que Jaque sintiese curiosidad por saber de mí. Suerte, pues yo fui consciente de alimentar la luz que ella había encendido, de que alguna manera se convirtiera en mi maestra. Mucha suerte….

Apenas nos comunicamos, no sé como sucedió….. pero hoy en mí, creo, hay mucho de Jaque. Mis nuevos pensamientos, mi nueva conciencia de una realidad más vitalista,  mis nuevos amigos, mis ganas de vivir y descubrir lo maravilloso que la vida tiene, son en parte herencia suya. Gracias, mil gracias.

Sin pensar más pulsó “intro”, ya no hubo posibilidades de valorar si había hecho lo correcto o no, solamente pensó si a Jaque le hubiera gustado….   Sintió que si.

FIN

daisy-3416_640Gracias a los lectores, en especial a los que han dejado comentarios.

Espero que este “relatillo” sin muchas pretensiones, que empezó hablando de soledad, sea motivador para salir de ella. Sea, para aquellos que lo necesitan, un empujón para ponerse en marcha. Como diría Jaque “Si no das el primer paso, siempre estarás en el mismo lugar”

5 comentarios sobre “Jacobo y la herencia.

  • el 1 de septiembre, 2016 a las 17:47
    Permalink

    Sólo un comentario: Gracias Margarita. Gracias Jaqui por seguir mostrandonos lo estupendo que es el vivir, el dia a dia y, cuando haya que irse, pues nada, emprendemos el viaje con una maleta llena de amistades y recuerdos. Pero sobre todo, dejamos en la vida nuestro poso, que tal vez le sirva mucho a otra persona, a otro Jacobo. Excelente historia y excelente final, aunque Jaqueline esté haciendo un largo viaje que nos sirvió para aprender mucho

  • el 2 de septiembre, 2016 a las 15:15
    Permalink

    La verdad que cuando empezó la narración parecía que iba a ser una historia romántica, es mucho más que eso.
    Me ha gustado que esta historia que empezó hablando de soledad se haya convertido en un canto al cambio y a la amistad.
    Espero que sigas escribiendo.

  • el 2 de septiembre, 2016 a las 23:00
    Permalink

    Me ha gustado mucho la historia, la verdad, me había imaginado otro final. Pero este es mucho mejor que el que yo había supuesto.
    Felicidades, Margarita. Esperemos que haya más historias de las tuyas.
    Gloria.

  • el 3 de septiembre, 2016 a las 13:28
    Permalink

    ¡Preciosa historia! Soy un poco romántica y este final no me lo esperaba, No obstante gracias por entretenernos con este precioso relato.
    Margarita esperamos nos sigas deleitando con más historias.

  • el 4 de septiembre, 2016 a las 13:06
    Permalink

    deixei este relato para vover a lelo e reflexonar nas mensaxes que del se derivan.É un agasallo co que non contas e por iso mesmo faite pensar na vida que levamos.
    Suxiro que con este relato de fondo poderiase facer un taller de moitas horas,tomando como fio condutor o binomio Jaquelin-Jacobo.
    Os dous derradeiros anos da vida de miña nai pasounos aquí na Feixoeira,e tuven a ocasión de falar con ela moitas veces e de vagariño; ela necesitaba axuda física, mais de mente estaba moi ben e podías falar de casi todo menos da norte violenta do seu home que nunca entendeu nin aceptou. Unha tarde sentados aquí no patín, contemplando o devalar do día e o paso dos coches dixome:- isto de morrer eche una vaina, co ben uue se está aquí!. e saiume a contestación falandolle da natureza.- A primavera é o rexurdimento,a nova vida empurra as sementeirias e tamén as nosas vidas;no vran xa están formadas as vidas que se salvaron das pestes e das reboadas e sarabias, no outono maduran os foitos e rcollense para gardar, e chega o inverno con días pequenos,frio,vento e padecementos. Non me deixou seguir e atalloume dicindo: ti tamén posmo dunha maneira…e sorriu e deume una labazada cariñosa.

Comentarios cerrados.