¿igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres? (IV)

Imagen4Según nuestra Constitución, hombres y mujeres somos iguales ante la ley y tenemos los mismos derechos, pero ¿crees que realmente tenemos las mismas oportunidades?

En el artículo anterior vimos algo sobre la NO IGUALDAD entre hombres y mujeres en el ámbito laboral. Continuamos con el tema de la desigualdad “real” entre hombres y mujeres en la sociedad actual y desde el ámbito educacional. Cuando digo “real”, quiero expresar que esa igualdad, si está establecida por ley , pero en la práctica se está todavía lejos.

Escuché a mi padre decir que un país evolucionará según la educación que tengan sus ciudadanos, porque un ciudadano educado y bien formado no permite la incompetencia, ni acepta la corrupción de sus gobernantes.

Hablar de igualdad en el ámbito de la educación es hoy un principio considerado incuestionable, pero no siempre fue así.

Desde finales del Siglo XVIII y principios del XIX en Europa se va imponiendo la idea de la importancia de la escolarización de la ciudadanía. Pero esto excluía en un principio a las mujeres, siendo su acceso a las escuelas algo posterior, minoritario, y limitado a la educación básica.

Se establecía, así, una escuela separada de niñas y niños. La razones teorizadas entre otros por Rousseau, se basaban en que el destino social de las mujeres: ser madres y esposas, era razón para una educación distinta a la de los hombres.

“Toda educación de las mujeres debe de estar referida a los hombres. Agradarles, serles útiles, hacerse amar y honrar por ellos, criarles de pequeños y cuidarles cuando sean mayores, aconsejarles, consolarles, hacerles la vida agradable y dulce: éstos son los deberes de las mujeres de todos los tiempos y lo que ha de enseñárseles desde la infancia”. Rousseau “El Emilio” (1762).

En España es a partir de 1858 con la Ley de Moyano, cuando queda establecido el primer sistema de educación nacional con la obligatoriedad de educación de niñas y niños de 6 a 9 años, pero la alfabetización de las niñas seguía siendo muy inferior a la de los niños y no fue hasta los años de la II República cuando la matriculación de niñas y niños se niveló, realizándose desde las posturas más progresistas el establecimiento de la escuela mixta que chocaba con la tradición de las escuelas católicas.

Imagen5

Pero tras la Guerra Civil y durante el régimen franquista la escuela mixta es prohibida en primaria y en secundaria y la educación de las niñas sigue orientada a perpetuar su papel de madres y esposas, según la tradición católica dominante.

La educación es un derecho y, así viene recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de Naciones Unidas (1948) o en las Constituciones de los países de nuestro entorno, y, por supuesto, en la Constitución Española de 1978, que garantiza en su artículo 27 el derecho a la educación, como un derecho fundamental.

Es en 1.970 con la aprobación de la Ley de Educación cuando se elimina la prohibición de las escuelas mixtas y se establece para niñas y niños un mismo programa de enseñanza en la EGB. Sin embargo, aunque el logro de la enseñanza mixta supone una igualdad formal entre niñas y niños, aún existen ciertas dificultades, para el logro de la igualdad real en las aulas.

Vivimos en una sociedad patriarcal donde existe un sistema familiar, social,

ideológico y político en el que los hombres, a través de las costumbres, de la educación y a veces de la fuerza, determinan cuál es el papel que las mujeres deben desempeñar y que, por supuesto, supone siempre una subordinación.

Imagen6

Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE) 1.990

Imagen7Habla de educar de acuerdo con los principios de igualdad de oportunidades entre los sexos. Sin embargo, ¿se educa en igualdad? Veamos:

  • Los Cargos de Responsabilidad, los cargos representativos y los cargos de decisión están ocupados en mayor medida por hombres. sobre todo cuanto más alto es el nivel educativo, (rectores, decanos universitarios.Directores de Centros de Artes, y de escuelas de Oficios, de escuelas de Magisterio, de Institutos…, etc.)
  • Fijaos y veréis que los sujetos de los problemas de matemáticas. Los ejemplos gramaticales, etc. son casi siempre masculinos.
  • Si bien la mayoría de profesionales de la enseñanza son mujeres en infantil y primaria (etapa que abarca desde los 3 a los 12 años), y aunque las mujeres son el 77% del profesorado, solamente el 45% son directoras de los centros educativos (¡¿?!).
  • En secundaria, el 53% de la plantilla son mujeres (mayoría), pero directoras de estos centros solamente hay un 25% (minoría).
    • Las Inspectoras educativas, no llegan ni al 25%.
    • El Consejo Escolar del Estado, sólo contaba, por ley, con un tercio de

mujeres entre sus miembros.

  • En la Universidad las mujeres son el 54% del alumnado (mayoría), pero sólo el 35% llegan a ser profesoras universitarias y sólo el 13,8% son catedráticas.
  • El uso de los espacios e instrumentos. Las chicas ocupan en menor medida las pistas deportivas, los medios audiovisuales, los laboratorios, el gimnasio. Se habla de juegos de chicos y juegos de chicas.
  • El lenguaje: Se advierte un lenguaje sexista. Este lenguaje se

evidencia en el uso del masculino para designar colectivos

Fíjate en las dos frases siguientes: “Los niños van al colegio”. “Las niñas y los niños van al colegio”. ¿Expresan la misma idea?,     ¿Crees que el masculino ha de ser considerado como genérico?  Y ¿por qué no el femenino? Sería lo lógico ya que la población escolar (y en general) es mayor en cuanto a las mujeres.

También en algunos significados del léxico (zorro/zorra, perro/perra).

Los libros utilizados para el aprendizaje escolar tuvieron hasta hace poco frases e imágenes de estereotipos sexistas “mamá amasa”, “papá conduce”, “mamá limpia y papá lee el periódico”, etc.

Todavía encontramos expresiones sexistas en lecturas infantiles y no hablemos de los cuentos tradicionales con los que vivimos y que hemos contado a nuestros hijos. Afortunadamente empiezan a cambiar presentando otras realidades. Os remito al cuento de la cenicienta en versión actual, que es divertido y aleccionador.

  • Respecto a la evaluación, existen pre-juicios sobre las aptitudes y capacidades diferentes de niños y niñas ante las asignaturas.
  • Imagen8Ideas convencionales en base a que los intereses de los chicos son las ciencias o el deporte y los de las chicas son la ayuda a los demás o los temas domésticos. Tradicionalmente, las jóvenes eligen estudios relacionados con profesiones femeninas: enfermera, maestra, administrativa, cuidadora, turismo, peluquería, trabajo social, sanitaria…

    Ante esto, nos podemos preguntar, ¿existe una influencia de los valores tradicionales?

    La coeducación es algo más que la convivencia de niños y niñas en centros mixtos, la coeducación es la educación no sexista, o sea con iguales oportunidades (independientemente de su sexo)

    Echa un vistazo a los libros de texto de tus hijas e hijos, sobrinas y sobrinos… ¿cuántas veces hay referencias o ilustraciones de mujeres?, ¿y de hombres?, ¿y en qué ámbitos aparecen las ilustraciones sobre las mujeres?

    Si miramos la composición de las aulas universitarias o de formación profesional, ¿hay un número equilibrado de alumnas y alumnos en todas las especialidades?, ¿en qué ramas se concentran más mujeres?

    ¿Cuántas mujeres hay en la clase de “teleco,” de ingeniería, o de arquitectura?

    EL LENGUAJE ES SEXISTA

    Se hace de lo masculino el origen de la cultura, Eva provenía de una

    costilla de Adán y la palabra niña deriva de niño.(¿por qué ?, ¿cuál es el fundamento científico, lingüístico o académico? Ninguno, es una cuestión de principios de una sociedad patriarcal que consideraba lo masculino como superior)

    • En todos los pares de palabras se establece que la forma masculina precede a la femenina: hombres y mujeres, maridos y esposas, padre y madre, hermano y hermana…, a excepción, claro, de los tratamientos que se llaman “corteses” (damas y caballeros).

    Preguntémonos ¿por qué esto ha de ser así?

    • Simultáneamente, se hace concordar masculino y femenino juntos en el género masculino.

    Demos un repaso a refranes, pensemos en los dichos, en las frases hechas, en los piropos, en los cuentos, (cuyo principal vehículo de transmisión es la familia), también en los trámites burocráticos (instancias), en el lenguaje e ilustraciones incluidas en los libros de texto, en las imágenes utilizadas en la publicidad…y saquemos conclusiones.

    • La existencia de distintos tratamientos para cada sexo, minimizando a las mujeres. Por ejemplo, hablamos de señor, hombre, señora o señorita, chicas,… (no es raro encontrar frases como “El equipo de trabajo estaba compuesto por dos hombres y tres chicas” o “Plácido Domingo y La Caballé”).
    • Se utiliza el género femenino para descalificar y hacer alusiones

    peyorativas “Llora como una mujer lo que no has sabido defender como un hombre” (se está haciendo alusión a la debilidad en las mujeres contrapuesta a la fortaleza en los hombres).

    Todo esto, de un modo sutil e inconsciente se va introduciendo en las mentes.

    LA INVISIBILIDAD DE LAS MUJERES

    No es una repetición nombrar en masculino y femenino cuando se representa a grupos mixtos.

    No duplicamos el lenguaje por decir niños y niñas o madres y padres, puesto que duplicar es hacer una copia igual a otra y éste no es el caso.

    Cuando decimos los colores nos estamos refiriendo al conjunto de todos ellos, de la misma manera que cuando decimos las personas o decimos la ciudadanía, estamos nombrando el conjunto de los hombres y las mujeres.

    Pero decir el ciudadano y la ciudadana no es repetir. Lo mismo ocurre con el rojo y el azul: ambos son colores, pero son diferentes, y el uno no incluye ni representa al otro.

    Mujeres y hombres son diferentes: la palabra “hombre” no representa a la mujer y se hace, por tanto, necesario nombrarla también a ella para igualarla en rango.

    En definitiva, a través del lenguaje no sólo se refleja la desigualdad, sino

    que se refuerza el sexismo, el cual si aparece en la lengua, es porque está en la mente de las personas (si se eliminasen en el lenguaje el género femenino y el género masculino  -creo que en la lengua vascuence no existen – es posible que se manifestasen todavía matices de sexismo en las expresiones verbales de las mentes machistas).

    El lenguaje cambia en función de la evolución. Así se introducen nuevas palabras, por ejemplo, la palabra “ordenador” está totalmente integrada en el lenguaje y lo ha sido, en apenas veinte años.

    En la medida en la que las mujeres se incorporan a cargos públicos, oficios,

    profesiones y titulaciones que antes tenían vetadas, la lengua también ha de evolucionar y ha de adaptarse (ejemplos: Ministras, Cancillera,…).

    Matuca

    4 comentarios en “¿igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres? (IV)

    • el 29/04/2010 a las 4:27 pm
      Permalink

      Aunque estoy en parte conforme con tu exposición debes saber como maestra que eres que los sustantivos genéricos forman parte del idioma y se refieren a profesiones que engloban a los dos géneros y como te he dicho más veces la mujer seguirá mejorando a medida que demuestre que está más capacitada que el hombre para alcanzar los mismos objetivos. La sociedad no te paga por lo que sabes, sino por lo que eres capaz de hacer con lo que sabes.Saludos. Ceneme

    • el 30/04/2010 a las 10:48 am
      Permalink

      Miguel, gracias por el comentario.
      Tenemos los genéricos para designar a ambos géneros , pero la cuestión es ¿por qué han de expresarse en forma masculina para referirse a ambos géneros y no en femenino, si la población femenina supera en número a la femenina? No tiene mucha lógica.

      En cuanto a la segunda cuestión: Pues de eso va el sentido del artículo: ¿te parece justo que la mujer para alcanzar LOS MISMOS objetivos que el hombre, tenga que demostrar que está MÁS capacitada que él ?.

    • el 30/04/2010 a las 10:52 am
      Permalink

      Miguel, en mi respuesta quise decir que “la población femenina supera a la población masculina”

    • el 06/05/2010 a las 9:59 pm
      Permalink

      Matuca, gracias por tu esfuerzo que nos viene muy bien a tod@s para saber de donde vinimos y a donde queremos ir en el verdadero progreso humano, basado en la igualdad y la fraternidad.

    Los comentarios están cerrados.

    A %d blogueros les gusta esto: