Homenaje a Vigo

(Testimonio de un inmigrante)



vigo04

La primera vez que vine a Vigo de la ciudad me prendé, era invierno, lo recuerdo, porque mucho frío pasé.
Fue por el año dos mil tres; vine a pasar las Navidades con una hija que vive aquí y al tener que marcharme ya no me quería ir.

puente_randeSus autovías y autopistas, los paisajes que las circundan, y sus montes tan frondosos con parras y sembradíos me encantaron mucho a mí.

Vigo, ciudad floreciente de altas edificaciones y plazas maravillosas como la plaza de España con su hermoso monumento de briosos caballos desbocados queriendo alcanzar el cielo, y esos recios pescadores que adornan a la Gran Vía con su plateada riqueza.

Esa gran obra de arte de tanta expresividad es algo que no se olvida con mucha facilidad

Pasé frío, mucho frío, hay que decir la verdad, pero valía la pena quedarse en esta ciudad.

Las mujeres en invierno visten con mucha elegancia, no se parecen en nada a aquellas damas de entonces que yo conocí en mi infancia.

plaza Espana en vigo¡Qué diferencia, Dios mío! ¡Qué cambio ha dado el país! chalets y fincas por doquier, automóviles a granel, supermercados repletos sin la mínima escasez

Esta es la nueva España que yo quería conocer, no la de los años cincuenta que no había ni papel.

Comodidades sin cuento goza nuestra sociedad con gente muy organizada que la ha sabido enrumbar por derroteros modernos que nos hacen respetar.

Me encanta ver a los mayores que todos tienen su “Hogar”, sus viajes y distracciones y de su vejez gozar. Y ver a los pequeñines en sus parques infantiles retozar y disfrutar, y a los padres muy ufanos rebozando bienestar.

Gente atenta y cariñosa fue la que encontré yo aquí que alentaron en mi alma gran deseo de quedarme aquí.

Regresé a mi país de origen con deseos de volver y al cabo de dos años mi deseo realicé.

Si turista fui un vez, hoy soy ciudadano vigués; así lo registra mi padrón y mi DNI también.

pescadoresVigo me abrió muchas puertas desde que llegué yo aquí y yo en recompensa aporto lo que está dentro de mí; estos hijos que yo tengo que sembrando están aquí la semilla de la música que trajeron de aquel país enseñando a los neniños el manejo del violín, el dominio del solfeo y el amor por su país.

Mi hija, que es la mayor, de arquitecto se graduó y la arquitectura moderna que en Venezuela estudió aquí la ejercita ella en una empresa viguesa que sus servicios requirió.

En mi modesto devenir yo puedo aportar al país unos libros que escribí y que he publicado aquí, y unos centros culturales adonde puedo asistir para cambiar impresiones, mis poesías exhibir y a veces dejar oír las canciones melodiosas
que le saco a mi laúd, ese instrumento tan bello de origen “Al Andaluz”.

Bernardo Berquiro

Un comentario en “Homenaje a Vigo

  • el 25/01/2010 a las 12:08 pm
    Permalink

    Bernardo, sabemos, los que te conocemos que llevas un poeta dentro y nosotros no podemos dejar de admirar la belleza que nos muestras. Felicidades por esa prosa poética. Ceneme

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: