Historia de los belenes

belen-03.jpgSegún la historia fue S. Francisco el primero que preparó una representación viviente de un pesebre con una mula y un buey. Durante un viaje que hizo, le coincidió el día de Nochebuena en un pueblecito italiano, llamado Creccio próximo al convento del Santo, en el año 1223, en una cueva y con la ayuda de los vecinos, escenificó el Misterio de Navidad durante la misa.
En 1289 el arquitecto Arnolfo di Cambio, de la catedral de Florencia, talló figuras navideñas en mármol blanco, parte de las cuales se conservan aún en Santa María la Mayor de Roma.
Durante los siglos XIV y XV las iglesias italianas se llenan de hermosos belenes fijos. Más tarde se introduce en las casas señoriales, de éstas a la burguesía y de aquí al pueblo, produciéndose un gran desarrollo en los siglos XVII y XVIII hasta nuestros días.
belen7.jpgEn España el belén es introducido por la orden franciscana en el s. XV. Del s. XVII todavía se conserva el “Belén de Coral” en el Monasterio de las Descalzas Reales de Madrid, las figuras están talladas en coral plata y bronce.
Carlos III introdujo el arte del belenismo en España, encargando más de 200 figuras a grandes escultores, entre ellos Salzillo, para una de las creaciones más queridas: “El belén del príncipe”, que regaló a su hijo, el futuro Carlos IV.
Recuerdo, cuando mis hijos eran pequeños, lo que disfrutábamos mi marido y yo viendo como colocaban las figuras, muy humildes pero no menos hermosas, y al día siguiente podríamos encontrar una gallina en el pesebre y a un soldado romano en lugar del ángel; su padre movía un poco a los Reyes
hasta que la víspera de su llegada los niños dejaban la bandeja con copas, turrón y nunca podía faltar la hierba para los camellos. En mi casa también entró Papá Noel y disfrutaron mucho, pero nunca como cuando poníamos el belén.
belen2.jpgHay una exposición de belenes, como todos los años, y os aconsejo que vayáis a visitarla, volveréis a vuestra niñez. El otro día transmitieron unas imágenes de un belén bellísimo, estaba ubicado en un pueblo de Galicia, y todas las figuras estaban mecanizadas, el panadero sacaba el pan del horno, la lavandera parecía que lavaba la ropa de verdad, hasta una mujer espantaba a un zorro que quería comerle las gallinas; yo disfrutaría muchísimo si pudiera contemplarlo in situ.
Os deseo a todos los integrantes del Centro Social una feliz Navidad y que el año 2009 venga repleto de salud, amistad y buenos proyectos.
Ángeles.

A %d blogueros les gusta esto: