Estrudel de repollo y carne

La Col o Repollo es originaria de Europa. Hay constancia que los Celtas, Griego y Romanos ya la consumían y estos últimos, lo utilizaban para los problemas intestinales, pulmonares y para incrementar la leche en las madres que estaban amamantando. También hay constancia de que los descubridores la llevaron a América, para plantar sus verduras y legumbres. Lo que no se sabe es si ya existía, porque en tierras Americanas existía un género llamado quelites, que englobaban muy montón de vegetales silvestres que los indígenas consumían.

La planta de col, la cual tiene como subespecies al brócoli, repollo, col de Bruselas y la coliflor, posee varias propiedades medicinales. La col es altamente diurética, además, de tener excelentes propiedades antidiarreicas. La Brassica oleracea, nombre científico de la col, se caracteriza también, por sus propiedades expectorantes y emolientes.

Además, la col tiene propiedades antitiroidales y resulta ser una excelente planta para tratar las úlceras estomacales.

Los principales beneficios curativos de la col son:

  • Como diurético, el consumo de preparados en base a esta planta, estimula la eliminación de líquidos del organismo. Debido a lo anterior, la col resulta ser muy útil de consumir en caso de presentar obesidad o retención de líquidos. De la misma forma, ayuda a tratar la artritis y el reuma. También se aconseja su consumo para tratar enfermedades urinarias y en casos de cistitis o nefritis.
  • La col es un excelente expectorante, por esto ayuda a tratar las afecciones a los bronquitis. Además, es un buen tratamiento para los casos de tos excesiva.
  • La planta de la col posee propiedades antidiarreicas, por lo que su consumo ayuda a tratar las indigestiones estomacales.
  • Debido a las propiedades antitiroidales que tiene, la col es útil en el tratamiento del hipertiroidismo.
  • Mediante la aplicación externa, esta planta resulta ser un excelente emoliente y antiinflamatorio, por lo cual es útil para tratar granitos y espinillas en la piel, como también hinchazones producto de golpes o torceduras.

Internet

Ingredientes

1 lámina de hojaldre

1 col

½ cebolla

2 dientes de ajo

250 g de carne de cerdo picada

3 cucharadas de mantequilla

2 huevos

Aceite, sal y pimienta

Preparación

Precalienta el horno a 180º C. Pica los ajos y c orta la cebolla en tiras. Limpia la col, córtala en tiras delgadas y cuécela en una cacerola con agua hirviendo salada durante unos 15 minutos. Escúrrela y resérvala.

Calienta una sartén con aceite, agrega la mitad de la mantequilla y rehoga la cebolla. Retírala. Añade el resto de la mantequilla y un poco de aceite y saltea primero los ajos y después dora la carne. Incorpora la cebolla y col, salpimiéntalo y mézclalo con un huevo batido.

Extiende la masa de hojaldre, coloca la mezcla anterior en el centro, enróllala y pincela la superficie con huevo batido. Hornea unos 20 minutos.

Raquel

A %d blogueros les gusta esto: