Estrella desde la Residencia

Ordenador-y-Estrella¡¡¡Hola!!!, aquí de nuevo con vosotros para contaros algunas de las cosas más o menos importantes que transcurrieron estos días en mi entorno. Empezare por contaros que como todos los años fui a la procesión del Cristo de la Victoria, bueno, fui pero solo lo acompañe en el recorrido de la calle de Policarpo Sanz a la Puerta del Sol. Esta procesión tiene un recorrido muy largo (y pensar que yo antes lo hacia), así que ahora un ratito, lo suficiente para verlo y hacerle las peticiones de rigor; yo me pregunto ¿que tiene este Cristo en la calle? por que yo voy a la Concatredral, lo veo en el altar, y si, me produce paz y sosiego, pero en la calle es distinto, me emociona tanto que no puedo evitar que afloren las lagrimas a mis ojos, y me siento invadida de una profunda emoción. Como todos los años, es imponente la gente que acompaña al Cristo, y eso que hay mucha que hace el recorrido por la mañana; eso a mi no me hace gracia, pues me parece una tontería hacer el recorrido sin el Cristo, pero bueno, yo respeto el criterio de los demás y si lo hacen así sus motivos tendrán. Una cosa que no me gusta, y es que mientras dura la profesión, por los altavoces esta sonando el rezo de oraciones y rosario. A mi me molesta, pues si yo estoy rezando mis oraciones, esa voz me distrae y no me deja que me concentre y me distrae de lo que estoy rezando. Creo que podrían hacerlo en algún momento, pero no en toda la procesión. Bueno, espero que el año que viene, aunque sea poco, pueda acompañar de nuevo al Cristo.
Celebramos aquí el 20 aniversario del centro, este año tuvimos mas suerte que el pasado, pues no llovió, así todo se hizo en el jardin, engalanado de banderitas y globos. Vino un dúo musical, y tuvimos música toda la tarde. El vocalista era muy bueno y el equipo estupendo; y las chicas de cocina a tope preparando empanadas, tortillas, canapés y demás manjares, en fin, de todo, menudo trabajo tuvieron, pues como siempre todo se hizo aquí, luego salieron a recibir el aplauso merecido a su trabajo. Mi que decir tiene que la gente comió y bebió todo lo que quiso. Yo bailé sentada, siguiendo el ritmo de la música, un momento que me saco mi hija a bailar mis piernas no respondieron, ya no estoy para esos trotes, alguna gente mayor ¡como bailaban! en esos momentos no se acordaban de sus achaques.
Yo tuve una palabras para felicitar a Doña Paquita y Don Manuel por su 20 aniversario. Y en nombre de todos los residentes, darles las gracias por su cariño y atención a todos los trabajadores de la Residencia , la verdad es que son fabulosos. Yo me sorprendo cada día, después de una jornada de trabajo aun tienen ganas de hacerte una broma y darte un montón de besos, son todos estupendos, son más chicas que chicos, los chicos vienen de noche, chico tenemos al fisioterapeuta, que nos dirige la gimnasia todos los días. Bueno no sigo si no no acabo mas.
Estrella-y-marco-150x150Os deseo un feliz verano y que lo disfrutéis.

Estrella

3 comentarios sobre “Estrella desde la Residencia

  • el 16 de agosto, 2015 a las 10:22
    Permalink

    Una semanita movida y alegre; claro que el año que bien repetirás, no faltaba mas y, a lo mejor, hasta el paseo con la procesión lo haces mas largo que este año. Esta bien ese romper la rutina diaria aunque por lo que cuentas no paráis en todo el día.
    Pues eso, a seguir bien y un abrazo muy fuerte.

  • el 16 de agosto, 2015 a las 10:45
    Permalink

    Mi madre era muy debota del Cristo de la Vitoria y todos los años programaba ese día para acompañarlo. Estrella, en los últimos años, era de las que iba también por la mañana, le resultaba pesado el recorrido de la tarde. Ella, al igual que usted se emocionaba mucho al contemplar la procesión los años que iba acompañándolo… No sé si le hacía peticiones, nunca se lo pregunté.

    Me ha gustado mucho leer que la tratan tan bien en la residencia. Y fundamentalmente me agrada saber que les dedican cariño, incluso después de una larga jornada de trabajo.
    Ya espero sus próximos comentarios que me agrada leer. Aunque no la conozco personalmente me produce gran satisfacción, el tiempo que dedica a contarnos su día a día en la residencia, con ese afecto que encuentra en todo lo que ve a su alrededor.

    Un beso muy grande.

  • el 17 de agosto, 2015 a las 22:50
    Permalink

    Hola Estrella, me alegro mucho que lo hayas pasado tan bien por el 20 aniversario de la residencia. La música, el baile, la alegría y la risa son la mejor medicina para curar los achaques físicos y las penas del alma.Todos los días deberíamos celebrar algo, un sabio me dijo: La clave es ser jóvenes hasta morir de viejos.
    Un abrazo muy grande
    Atentamente
    Guadalupe Aguilera.

Comentarios cerrados.