Estamos en guerra

Estamos en guerra, es la última frase que oí esta mañana en la televisión. Es verdad, al fin y al cabo la situación es la misma. No se puede salir a la calle, salvo lo estrictamente necesario.

Estamos en guerra, aunque no escuchemos el estruendo de las bombas o los cañonazos. La gente no se cae en la calla herida por la metralla o una bala perdida. El enemigo es invisible y ataca en el contacto. Te encuentras con alguien, dos besitos, un abrazo, y zas, el enemigo te fulmina.

Bueno, fulminar es un verbo demasiado “fulminante”, pero si te toca las vías respiratorias, o sea, que te deja sin respiración, como si acabaras de ver a tu complemento vital. Aunque este no te da la vida, más bien, te deja en cuarentena o inmovilizado.

Dicen que este enemigo llega desde los animales salvajes, pero no hay nada seguro. Así que yo ni me lo creo, ni me lo dejo de creer, lo que si entiendo es que se abren muchas posibilidades.

A mí se me ocurre una.

Naturalmente nadie me va a hacer caso.

No lo van a considerar.

No tengo una base científica.

En realidad ni científica ni nada.

Solo es una posibilidad que se aposentó en mi cerebro.

Hace ya mucho tiempo que no se habla de seres extraterrestres.

No es un tema de moda.

Durante un tiempo sí estuvo de moda.

Yo tenía varios amigos muy enterados.

Me aseguraban que venía gente de otros planetas a observarnos. Para llegar a nuestro planeta desde otra galaxia, necesitaban unas velocidades y unas naves impensables para nuestro conocimiento. Es decir, que se trataba de seres que venían de una civilización infinitamente más avanzada que la nuestra.

Ellos venía a observarnos de la misma manera que a nosotros nos hubiera gustado poder contemplar a nuestros antepasados prehistóricos.

Cuando estudiaba historia aprendí que la mayor cantidad de muertes que causamos al colonizar América, fue a causa de las enfermedades que les llevamos para las cuales los indígenas no estaban preparados. Todo ello fue producto de la ignorancia.

Así que yo pienso, que si por un casual, estos seres de otros planetas, se acercan a nosotros para observarnos, no son tan ignorantes como nuestros antepasados y procurarán no causarnos daño con alguna enfermedad para nosotros desconocida.

Pero ya se sabe, siempre hay algún descuido, y por muy listo y espabilado que sea uno, se puede equivocar.

Claro que también pienso que si ellos se dan cuenta de que metieron la pata, nos ayudarían para solucionarlo.

¿Y si fuera una especie de vacuna? ¿Y si fuera una forma de prepararnos para resistir un encuentro con ellos?

Todo esto puede ser fruto de mi mente calenturienta.

Por otro lado pienso que muchas veces en la historia lo que un tiempo pareció quimera y ciencia ficción, con el transcurso de los años, la realidad superó muchas fantasías.

¿Quién sabe?

Bueno, quizá después de todo, cuando esto pase, estaremos mejor preparados para otra “guerra”.

Y pienso que seguro estaremos mejor preparados para la paz.

Estamos en guerra: ¡Todos a las trincheras!

 

Texto: Jesús Muñiz

Estamos en guerra

3 comentarios en “Estamos en guerra

  • el 23/03/2020 a las 5:36 pm
    Permalink

    Hola buenas noche para ustedes le hablo desde Santo Domingo RD esto no sé si es una guerra pero cómo está todos no hay cómo comprar en lo súper si uno logra entrar no encuentra lo que busca la fila en lo súper es inmensa hoy yo salí a comprar huevo y otra cosa de primera necesidad que se van agostando en casa y no pude entrar estamos aterrizando

  • el 23/03/2020 a las 8:53 pm
    Permalink

    Me parece muy chula la idea Jesús. Y, ¿quién sabe ? como muy bien dices. Bueno el concepto de una posible inmunización también se me pasó por la cabeza. Lo cierto es que el planeta ha decidido respirar y la naturaleza nos está diciendo que aquí quien manda es ella. Si la madre naturaleza nos para no hay nada que hacer, por mucho petróleo, dólares o mansiones que tengamos. Lo cierto es que esto da para muchas películas y alguna muy buena. Ya nos cuentan algo en “Interestelar”, o “contagio”, o los “pájaros” de Hittkot. Qué grande es el cine. Y no me olvido de ET, y su teléfono para volver a casa. Siempre nos quedará el cine, y no París” para seguir aprendiendo y soñando. Gracias amigo. Alex

  • el 26/03/2020 a las 6:14 pm
    Permalink

    Que triste ..son momentos dificiles

Los comentarios están cerrados.