Esta semana hablamos de poetas en el taller de lectura: Miguel Hernández

Dibujo hecho por Buero Vallejo a Miguel cuando estaba en la cárce
Dibujo hecho por Buero Vallejo a Miguel cuando estaba en la cárcel

El jueves, en el taller de lectura, tuvimos un recuerdo muy especial para Miguel Hernández y Gloria Fuertes. Dos  autores importantes de nuestra literatura, que en el presente año, se cumplen 75 años del fallecimiento de Hernández, y 100 del nacimiento  de Gloria Fuertes.

Una distinta y buena biografia del poeta Miguel Hernández

El profesor universitario José Luis Ferris, acaba de publicar un interesantísimo libro sobre Miguel Hernández, titulado : “Miguel Hernández,pasión y muerte de un poeta”

Es un libro distinto y muy  ameno porque, además de  hacer una biografía del poeta, lo sitúa en su contexto histórico y narra, al detalle, algunos hechos desconocidos . Desmitifica, un poco a los grandes de “la Generación del 27″, como García Lorca o Rafael Alberti, no como grandes poetas que fueron, sino en cuanto a su comportamiento con Miguel Hernández. Por ejemplo, nos cuenta que Lorca no soportaba a Miguel por su  aspecto  rural y poco elegante, en cuanto a su indumentaria,. Tanto es así, que Lorca no quería ir a ningún lugar donde estuviese “el cabrero”. Otro tanto pasaba con Rafael Alberti, aunque en este caso era el propio Miguel Hernández quien criticó duramente al poeta gaditano, cuando fue a su casa y vio que vivía bastante bien, con abundante comida y lujos, en aquella España de la guerra. Precisamente  cuando él, un pobre miliciano, hasta pasaba hambre junto con los soldados en las trincheras,

Un grupo de burgueses de  izquierdas.

El grupo de burgueses, intelectuales, poetas y escritores, que se declaraban de izquierdas, no vivían tan mal y nunca aceptaron muy bien a este Miguel Hernández, recién llegado del pueblo, de pastorear ovejas, con aspecto rudo y sin  nada de “glamour” ni modales  refinados. Aunque el poeta de Orihuela, no era ningún muerto de hambre, puesto que su padre era el dueño del ganado que él  pastoreaba. Y tampoco era un pobretón analfabeto, aunque sólo fue al colegio hasta los 14 años. Su padre decidió sacarlo del colegio para  que se encargase del negocio familiar: el cuidado de su ganado, pastorear las ovejas, pues no consideraba muy rentable eso de que su hijo se dedicase a la poesía – nos sigue relatando el profesor  Ferris en su libro.

Ese padre autoritario, hizo que Miguel, en la soledad del campo, siguiera leyendo y escribiendo obras maestras, comoperito en lunas“.  Así hasta 1935, año en el que Miguel se marcha a Madrid , con 24 años, Rompe con todo lo que fue su vida en Orihuela, incluso con su novia Josefina. Deja de ser el católico convencido de otros tiempos, y se afilia al Partido Comunista de España.

En Madrid se lía con Maruja Mallo, que lo utiliza simplemente como descarga emocional, puesto que para ella su gran amor fue Rafael Alberti, que la había dejado. Maruja usa al poeta y lo deja, sin más contemplaciones. Para  la pintora, a partir de Alberti, los hombres eran para usar y tirar. Vivía el amor libre, sin ataduras de ningún tipo.

Con su novia Josefina
Con su novia Josefina

Miguel Hernández, en esta primera etapa en Madrid, logra que Cossio le dé trabajo colaborando con él en la edición de un libro sobre los toros. Solamente Vicente Alexander, otro de los grandes poetas de la Generación del 27, le abrió su casa y le ofreció su amistad. El propio Alexander cuenta, en unas cartas, que Lorca no quería pasar por su casa si estaba Miguel, que le tenía “verdadera alergia”. O tal vez  envidia, porque Miguel era uno de los poetas de esta Generación que más gustaba al pueblo. Triunfó con sus obras a poco de llegar a Madrid. Era como si ahora el centro de atenciónes y admiradores, que antes era para, García Lorca, se desplazara hacia  Miguel Hernández. Es lo que cabe pensar. Recordar que Lorca era el opuesto de Miguel: elegante, con modales, admirado y la sal  y la guinda de todas las reuniones, el amado por todos. Tal vez de ahí derive  ese aversión personal por el “cabrero de Orihuela”.

Pasó por 12 cárceles en España

Y Miguel sigue triunfando con sus poemas, sobre todo durante la guerra y entre los soldados de las trincheras, a los que les va leyendo sus “nanas de la cebolla” ola canción del esposo soldado”. Finalizada la contienda, el poeta pasará por 12 cárceles diferentes. Escapa a Portugal, la ciudad hermana donde gobierna Salazar y, por esas cosas negras , a veces del destino, lo capturan y lo devuelven a España donde muere en una cárcel de tuberculosis.

Cuenta el profesor José Luis Ferris, que la mala suerte de Miguel queda evidenciada en un hecho casual que, a la larga, sería fatal para su vida. Miguel llevaba un reloj buenísimo que le regaló Vicente Alexander. Y cuando llega escapado a Portugal, vende el reloj para poder comer. Con tan mala suerte que la persona que se lo compra lo denuncia a la Guardia Civil, porque piensa que es robado. Detienen al  poeta, y tras el interrogatorio, el guardia ve que Miguel es un buen hombre y posiblemente esté contando la verdad en cuanto a que el reloj, es un regalo de un amigo. Pero cuando van a soltarlo, cambia el turno y entra otro Guardia Civil, que,conoce a Miguel Hernández y su militancia en el  PC, porque fue un antiguo vecino suyo. De ahí, que sin dudarlo, lo entregue a la Guardia Civil española para que lo encarcelen.

Vicente Alexandre frente a la tumba de Miguel Hernández
Vicente Alexandre en la tumba de Miguel Hernández

Y el resto ya saben: la muerte de uno de los grandes poetas de  aquella “Generación del 27” que, aunque en su mayoría todos eran unos burgueses, luchaban por la democracia en España. Curiosamente, eran unos clasistas algunos de ellos, porque no  les gustaba el aspecto poco estiloso del rural Miguel Hernández.

Todos estos datos y muchos más, es lo que muestra el profesor José Luis Ferris en esta biografia, diferente y amena, de Miguel Hernández, con motivo del 75 aniversario de su muerte.

Algunas de sus obras poéticas.

1933.- “Perito en lunas”

1934.- “Quién te ha visto y quién te ve y sombra de lo que eras: auto sacramental”

1934.- “El torero más valiente”

1936.- “El rayo que no cesa”

1937.- “Viento del pueblo. Poesía en la guerra”

1937.- “Labrador de más aire”

1937.- “Teatro en la guerra”

1939.- “El hombre acecha”

1938 – 1941.- “Cancionero y romancero de ausencias”

La próxima semana les hablaré de Gloria Fuertes, otra de las poetas que más me gustan. Ya saben, “todo, todo está en los libros” y yo añado y más aún cuando se comentan en buena compañía, como hacemos en el taller de lectores todos los jueves.

Texto- Alex

Fotos – Internet

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: