Epitafios

 epitafio.jpg

Epitafio que tendrían en común en sus tumbas un hombre de negocios y una camarera de hotel: «Por favor, no molestar».

 En la tumba del marido: «Aquí te espero».

 En la tumba de Alfredo Landa podría estar éste: «Tuve que elegir entre hacer cine intelectual o ganar dinero. Y entonces hice lo que hubierais hecho vosotros».

     En la tumba de una tía fea, fea, feísima: «Al fin polvo».

    «Aquí yace Bill Smith y cuatro balas del calibre 44».

    «Nunca pensé que acabaría aquí».

    «Siempre había creído que era inmortal».

    «Por fin he dejado de pagar facturas».

    «Si sois inspectores de Hacienda, lo siento, no les puedo atender».

    En San Salvador en la matrícula de un monumento coronado por un automóvil destrozado: «Esto significa: alcohol, velocidad y distracción».

H. Pérez

A %d blogueros les gusta esto: