Elecciones

Elecciones, no se hablaba de otra cosa.

Elecciones municipales.

Así era la noticia que figuraba en todas partes.

En la taberna, la barbería, el centro de salud, la tienda, todos hablaban de las elecciones.

Aquel lunes tres niños cuchicheaban en la escuela, esperando la llegada de Don Severiano.Elecciones los niños cuchichean

─ Se lo dices tú.

Carlitos protestó.

─ Siempre tengo que ser yo.

Los otros dos se miraron complices.

─ Tú eres el más listo, ¿no?

─ Y el preferido de Don Seve.

Y se echaron a reír.

En eso entró don Severiano, con sus graciosas canas, bailando sobre su cabeza.

Enseguida se hizo el silencio.Elecciones curiosidad en la escuela

Aquellos niños querían mucho a su profesor y se comportaban muy bien en clase. Don Seve nunca tuvo que enojarse con ellos.

Además contaba unos cuentos tan bonitos.

Nada más sentarse, Carlitos, el más listo de la clase levantó la mano.

─Di, Carlitos.

Carlitos se puso de pie.

─Don Seve, el domingo hay elecciones y nos gustaría saber que hay sobre eso y porque nosotros no podemos votar.

Don Seve sonrío complacido.

─¿Estáis interesados en saber cómo es eso de las elecciones?

─¡Si! Contestaron más de veinte voces agudas.

Don Seve que los chicos siempre le sorprendían.

─Bien. Eso me gusta. Os lo voy a explicar de una manera muy práctica. Os contaré una historia.

Hace muchos miles de años, en un planeta de otra galaxia, vivían unos seres diferentes a nosotros.

Unos tenían una nariz muy larga, como la trompa de un elefante.

Otros tenían el cuello largo como las jirafas.

Los había con cuernos como los toros.

 

Algunos tenían plumas como los patos.

Tenían un jefe muy sabio y bondadoso que los dirigió durante muchos, muchos años.

Hasta que un día, ya muy anciano, se murió.

Entonces decidieron elegir un nuevo jefe.

Por consiguiente, se reunieron en un gran almacén.

Al punto se presentaron varios candidatos.

“trompa”, “jirafa”, y “cuerno”,

El “trompa” decía que el “jirafa” era muy orgulloso, que a todos los miraba por encima del hombro y el “cuerno” que resultaba muy agresivo y violento.

Por otro lado el “jirafa” hablaba pestes del “trompa”, que siempre andaba metiendo las narices en todas partes, y cosas así.

Y el “cuerno” no se quedaba atrás descalificando al “trompa” como un cotilla y al “jirafa” que no era capaz de estar a la altura de las circunstancias.

La cosa se complicó tanto que no había manera de elegir jefe.

Entonces un personaje insignificante, que no tenía nariz larga, ni cuello largo, ni cuerno, dijo algo diferente:

-¿Y si no elegimos jefe?

Naturalmente se formó un guirigay tremendo con semejante propuesta.

Entonces una mujer muy sensata que se había quedado pensando en lo que había dicho aquel individuo, propuso que explicara cómo sería eso de no tener jefe.

Así pues dejaron explicarse al hombrecillo.

En resumen, que este´, explicó que se podían hacer las cosas en equipo, pues cada uno tenía sus cualidades y trabajando juntos podrían hacer muy buenas cosas. Y cuando apareciera un problema grave, complicado, podrían reunirse para encontrar una solución.

Una vez solucionado y aprovechando que estaban juntos, podrían terminar haciendo una fiesta.

A todos les pareció una idea fabulosa.

Y puesto que ya habían solucionado el problema, podrían celebrar una gran fiesta, y ya nunca más hubo elecciones. Desde entonces nadie mandaba y mandaban todos. ¿Lo habéis entendido niños?

─Ese es un cuento muy bonito Don Seve. ¿Nos lo podría contar con más detalle?

Y don Seve, se sentó en medio de los niños para narrarles con mucho detalle cómo sin necesidad de un jefe, se puede vivir en paz y armonía, cuando el interés de cada uno se convierte en el interés de todos.

 

Textos: Jesús Muñiz González

Jesús

Un comentario sobre “Elecciones

  • el 21 de mayo, 2019 a las 21:11
    Permalink

    Muy bonito cuento asi deberia ser el mundo sin esto presidente que solo buscan llenarse los bolsillo y no piensan en lo pobre

Comentarios cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: