El vividor

mujeriegoFertiliza tierras de decentes, viudas o casadas
Abierto a las cascadas femeninas
Peligroso aventurero con amigas
Circula con el alma entre las llamas

Devorador del placer, provocador cariñoso,
Maestro para establecer contactos
Hábil lince, casi siempre engañoso
Albergue de interesantes secretos

Calavera empedernido, explotador de su miseria
Su voz, su lenguaje embriagador de orejas
Placer y peligro tocan teclas de lujuria
Hace guiños, bebe, juega, arriesga

Aguarda bajo la lluvia para decir “me gustas”
Esparce cumplidos, ternura, desventura
A las damas confiadas nunca las asusta
Jura por ella dejar su vida de aventura

El vividor es un depredador
Que siempre anda colgado
De flor en flor
Nunca escarmienta

Ceneme-7-01-2010

A %d blogueros les gusta esto: