El Taller de Debates visita las Salinas Romanas de Vigo

Salinas-primera
El miércoles 25 de Noviembre, el grupo del Taller de Debates visitamos las Salinas Romanas que estan situadas en la calle Rosalía de Castro.
La guía,  Ana,  nos explicó con verdadero entusiasmo y claridad el funcionamiento de estas  Salinas  Romanas  de  Vigo.    La importancia de la sal, que incluso llegó a ser el salario, así como los tintes naturales, las salazones de pescado, etc. Precisamente en esta última cuestión quedamos muy impresionados  -sobre todo por el olor- de como se hacía el famoso y apreciado “GARUM” entre los romanos.  Nos gustó tanto la receta que se las vamos a dar,  por si alguien se anima.
Salinas-10Después pasamos a la sala propiamente de la reconstrucción de lo que eran esas Salinas, todo el yacimiento tal cual, auténtico, y nos parecía como una espléndida maqueta. Parecía increíble que todo fuera de aquellos lejanos tiempos de Roma, porque el yacimiento es muy completo y está en un estado perfecto de conservación.
Parece ser que en Vigo abundan este tipo de yacimientos, ya que nuestros antepasados construyeron bastantes factorías de este tipo en la ciudad. Son grandes y espléndidas salinas para conservar el pescado, sobre todo, además de muchos otros usos.
Recordamos que el Museo do Mar se encarga de gestionar la salina, que data de los siglos I y III,
La superficie del yacimiento ocupa 300 metros cuadrados y tiene unas dimensiones de 28 metros de ancho y 11 de alto.

Salinas-30Extracto de la noticia publicada en La Voz de Galicia, 23/12/2008

“En pleno centro de Vigo y a 6,60 metros bajo tierra, se encuentran las salinas romanas de evaporación solar más antiguas de las halladas hasta el momento en Galicia. El yacimiento salió a la luz durante las obras de construcción de un centro médico, en 1998”.

Y queremos concluir nuestra crónica con la famosa receta del “GARUM”, una salsa muy típica y apreciada en tiempos de los romanos.

El garo (del latín garum) es una salsa de pescado hecha de vísceras fermentadas de pescado que era considerada por los habitantes de la antigua Roma como un alimento afrodisíaco, solamente consumido por las capas altas de la sociedad. Los romanos emplearon el garo de forma semejante a como hoy en día emplean las cocinas asiáticas la salsa de soja.1 En lugar de verter unos granos de sal sobre la comida, se ayudaban del garo para proporcionar un sabor salado a los alimentos. Hoy en día se sabe de su composición por las descripciones confusas y ambiguas de Apicio que aparecen en la obra de De re coquinaria.2

EL GARUM Y SU ELABORACIÓN
Considerado por los habitantes de la antigua Roma como un alimento afrodisíaco, solamente consumido por las capas altas de la sociedad. El Garum era una salsa que mezclada con vino, vinagre, aceite e incluso con agua, servía para aliñar otros manjares. Las recetas conservadas nos relatan su proceso de elaboración. Se ponían en un recipiente las vísceras de una larga lista de pescados y mariscos, morenas, caballas, atún, sepia, calamar, ostras, almejas, gambas, congrios y se le añadía sal de manera generosa. A continuación se ponían pescados pequeños, morralla, anchoas, sardinas, jureles. Todo bien salado se dejaba secar al sol moviéndolo con frecuencia. Una vez seco, por el calor del sol de la masa se desprendía un líquido que era el Garum.
Una de las diversas formas de preparar el Garum era el llamado de sangre, hecho con las vísceras, branquias, suero y sangre del atún mezcladas con sal en proporción y se secaban al sol durante algo más de dos meses.
Por el hallazgo frente a las costas abderitanas de dos embarcaciones cargadas con ánforas con Garum y salazones se conoce que los principales preparados para la exportación era el Garum Escogido, Garum de caballa (Garum Scombri), Garum Selecto (Liquamina), Salmuera de atún selecta (Muria) y Salmuera de atún corriente (Muria Secunda).

Si quieren ver mas información sobre estas Salinas,  pueden consultarla a través del siguiente enlace:

http://www.coagvigo.es/es/taboleiro/visita-a-salinae

Y recuerden, como decían en la antigüedad este refrán tan curioso:

“Después de Dios, la olla. Todo lo demás es bambolla.”

A.G.

Un comentario en “El Taller de Debates visita las Salinas Romanas de Vigo

  • el 30/11/2009 a las 6:03 pm
    Permalink

    Bonito trabajo de investigación y recogida de datos, para poder mostrarlos con tanta claridad. Felicidades. Ceneme

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: