El sanador de caballos

el-sanadpor1Hace unos días, en un artículo, comentaba mi amor por las bellas artes, puse como preferidas la música y la pintura, me olvidé de la que hace correr mi imaginación y que me acompaña en los momentos libres, de la que no puedo prescindir por las noches de que el sueño me venza, la literatura. Sí, lo que para los niños es su osito de peluche y no se duermen hasta que están rendidos, para mí es un libro, y hasta que el cansancio me puede, yo sigo pasando páginas y mas páginas….
Esta semana he terminado “ El sanador de caballos”. Voy a resumirlo, son 798 páginas pero lo intentaré.
La historia comienza en un pueblecito de Ciudad Real, Malagón, cercano a Toledo, en el año 1195, durante la derrota castellana de Alarcos, y termina en 1212 con la batalla de Las Navas de Tolosa. Era fronterizo con los territorios ocupados por los árabes, “ Al Andalus”.
las-navasSu protagonista es un muchacho de catorce años llamado Diego de Malagón. Su padre era dueño de una posada atendida por sus tres hermanas, su progenitor estaba muy enfermo. Diego cuidaba de la cuadra y atendía a los caballos. Un día su padre le encomienda a sus hermanas y le ordena que huyan. Él así lo hace pero, las deja un momento a resguardo, regresa a casa para llevarse también a su padre; allí se encuentra con un cuadro macabro, su padre muerto arrojado por la ventana junto con unos caballeros calatravos. Cuando regresa junto a sus hermanas ve como los guerreros árabes degollan a la mayor y huyen con las otras dos.
Desde ese momento su vida está llena de aventuras, al mismo tiempo de aprendizajes. Quiere ser “albéitar”-veterinario en nuestra lengua, es acogido por el mejor, que reside en Toledo y con él aprenderá el oficio.
Conoce el amor en la persona de una bella dama de la nobleza, un amor imposible, y después de años se ve involucrado en la batalla de Las Navas de Tolosa. No cuento el final, por supuesto, ni tampoco todas las singulares vivencias que el pobre chico tiene que sufrir, pero no es triste es esperanzadora.
Si os gusta la historia os la recomiendo y lo mismo si no, es una novela de amor y aventuras.
Además de todo eso me enseñó a amar a los caballos un poco más, les tengo un poco de respeto, pero son muy nobles. También aprendí que la batalla recibe ese nombre porque “nava” es una llanura húmeda, yo creía que era un pueblo el que le había dado nombre; el refrán dice “ no te acostarás sin saber una cosa más”, pues leyendo también se aprenden muchísimas cosas, os lo digo por propia experiencia.
Si leéis el libro no os decepcionará.
El sanador de caballos- Gonzalo Giner.

Ángeles

A %d blogueros les gusta esto: