El Magosto de mi niñez


El recuerdo que yo tengo del magosto en mi niñez es quizás un poco distinto a como se celebra ahora, yo lo recuerdo como más familiar, eso no quita que se fuera a un bar y te ofrecieran un puñado de castañas calentitas, que recibías con agrado, una por lo ricas que son y porque de paso te calentaban las manos

Creo que escribí hace tiempo las distintas celebraciones que se celebraban en mi casa siendo niña (y no tan niña) como vivíamos en un edificio de cinco viviendas éramos todos como una gran familia, las celebraciones eran siempre en mi casa, pues teníamos un comedor muy grande donde comíamos todos con holgura y también que mis padres eran bastante jaraneros y con cualquier excusa celebraban una fiesta.

Ese día de Todos los Santos, por la tarde mi madre cocía las castañas (que se pelaban el día anterior) y las cocía en la olla del caldo pues era la más grande que teníamos, una vez cocidas y escurridas las dejaba a un lado de la cocina (era una cocina grande de hierro) las tapaba con un paño y la tapa y allí quedaban calentitas, nos arreglábamos e íbamos al teatro García Barbón a ver D. Juan Tenorio, en aquel tiempo siempre venía alguna compañía de teatro con esa obra

De vuelta a casa, se ponían las castañas en el horno, poco a poco iba llegando la gente, todos traían algo, un bizcocho, una botella de vino, en fin, lo que podían, pues eran malos tiempos, en fin, luego fiesta, se ponía música y se bailaba, a las tantas de la madrugada nos recogíamos (algunos con una copa de más) y a dormirla, al día siguiente tocaba ir a visitar el cementerio con unas flores y una oración para nuestros seres queridos.

Hoy tiene más auge el magosto, ha ido evolucionando de la manera que hoy se celebra, más ampliamente pues no hay asociaciones ni centros vecinales que no tengan su magosto particular, incluso en los colegios donde los niños se lo pasan “pipa”

Les deseo que sigan disfrutando ustedes muchos años de nuestros magostos, acompañado de un vino de la tierra.

Gracias

ESTRELLA

Un comentario en “El Magosto de mi niñez

  • el 15/11/2010 a las 5:17 pm
    Permalink

    Castañas, dulces castañas en reunion alrededor del fuego magico, mientras se habla y se canta. Un buen recuerdo y una buena celebracion de invierno. Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: