El explorador de emociones

Explorador

Reflexiones  de un simple observador

Quienes nos dedicamos a escribir, con mayor o menor fortuna, desarrollamos cierto instinto para observar. De esa manera, hace algunos años descubrí por casualidad a un personaje masculino, al que hasta ese momento no había identificado.  Solía mostrarse como el típico “guaperas de barrio” que dado el éxito, pronto se fue aficionando a fiestas, discotecas, bailes, y saraos; a los que en sus años más jóvenes, solía recurrir para conocer mujeres con las que iniciar relaciones, como si de un juego se tratase.

El  cambio de hábitos y  costumbres,  transformó a alguno de esos ligones discotequeros, en un tipo de hombre que ya no buscaba compromiso: El Explorador de Emociones.
Hoy día, su instinto de Explorador Emocional le conduce a conocer a una chica diferente y conquistarla.   En función de la dificultad dura el interés. Las mujeres que lo ponen más complicado, ejercen un efecto subyugante sobre nuestro macho conquistador, que se aplica, hasta forzar resistencias.
Muchos estarán pensando que es una manera habitual de comportarse en hombres de  entre treinta y cincuenta años, que no mantienen compromiso, o huyen de él.  Es cierto…   Según mi experiencia como observador, se trata de sujetos  incapaces de dominar un tipo de afectividad compulsiva.  Pues tras obtener la aceptación de la pareja, ignoran que hacer con esa relación, al desechar las claves que podrían convertir una simple conquista, en una fórmula afectiva, donde la pasión ocupe un lugar equiparable al compromiso.
Mi opinión es que la mayoría de exploradores emocionales, no son conscientes, de su imposibilidad para desengancharse de esa alteración que funciona en ellos como una droga, lo que supone un claro problema para cualquier mujer seducida; pero curiosamente, también para los propios buscadores, al ser incapaces de cerrar el círculo.  Ese comportamiento inmaduro deja insatisfechas a ambas partes, al basarse en principios donde resulta imposible obtener complacencia a largo plazo.  Construir un vínculo de compromiso, solo se puede alcanzar con el paso de los años a través de  una unión, donde compensaciones simples formen parte de la satisfacción diaria, que no se encuentra al alcance de cualquier infortunado “Explorador de Emociones”.
Nos encontramos por tanto, frente a grandes seductores que han desarrollado cierta habilidad en el trato con mujeres, derivando hacia un trastorno de conducta que transforma en decepción su búsqueda constante y, al final perniciosa.
Me he dado cuenta que el paso de los años va desordenando esas vidas vacías, frente a las barras de viejas discotecas, donde ahora, solo encuentran consuelo bebiendo, para acallar una búsqueda que ya no les llena; sin  encontrar el resorte que adormezca  su insalvable inseguridad.

Texto e  Imagen:  Miguel A. Méndez González

 

10 comentarios en “El explorador de emociones

  • el 15/01/2016 a las 10:34 am
    Permalink

    abundan más de lo que creemos.

  • el 15/01/2016 a las 11:11 am
    Permalink

    Son los chulos de toda la vida, que van de guais y son incapaces de hacer feliz a ninguna mujer.

    Buen artículo.

  • el 15/01/2016 a las 11:23 am
    Permalink

    Esos hombres son todos unos abusones y no quieren a las mujeres porque las utilizan como si fueran cosas en ve de personas
    no te olvides de la Elviriña

    ESTELA.

  • el 15/01/2016 a las 1:58 pm
    Permalink

    Poco hay que añadir a lo que tan bien has escrito.
    Son infelices porque pusieron en su vida cimientos falsos, por eso, bien está que sufran las consecuencias. Las mujeres son otro cantar, sobre todo, si permanecen a su lado. En fin…

  • el 15/01/2016 a las 2:21 pm
    Permalink

    Un planteamiento muy interesante, reflexivo y por supuesto real en este mundo tan complicado que nos ha tocado.
    Felicidades.
    Carballada.

  • el 16/01/2016 a las 11:28 am
    Permalink

    creo que yo durante algunos años he podido ser uno de esos exploradores de emociones.

    Saludos

  • el 16/01/2016 a las 8:06 pm
    Permalink

    Magnífico.
    mi mas sincera enhorabuena.

  • el 17/01/2016 a las 7:06 pm
    Permalink

    Un relato muy bien escrito sobre la incoherencia de personalidades inmaduras.

    Esther.

  • el 18/01/2016 a las 12:13 pm
    Permalink

    Como siempre Miguel nos entregas unas buenas reflexiones para meditar y también para descubrir personajes y personalidades.

    me ha gustado mucho.

    Raquel.

  • el 19/01/2016 a las 10:56 am
    Permalink

    Te podía contar una bonita historia sobre uno de esos buscadores de emociones.
    Muy cierto todo lo que cuentas, eres un gran observador, igual de bien que escribes.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: