El diente de leche

Diente de leche -Julito ¿A quien quieres más a la abuelita Elvira o la abuelita Esperanza?
-Mi papá me dijo que tengo que querer a las dos igual.
-Claro que si, pero con alguna de las dos te lo pasarás mejor.
-Con las dos –Responde Julito que tiene la lección bien aprendida.
-Pero ya sabes que yo siempre te llevo al parque de bolas, y tu otra abuela al de Castrelos… que como es gratis, le sale más barato.
-En el parque de Castrelos hay tirolinas.
-¿Y los regalos de tu cumpleaños, cual te gustó más, cariño? –Insiste Elvira.
-El de la tía Lupe.
-¿Y que te regaló, la hermana de tu padre,  si puede saberse.
-Ún transformers.
-Pues no creo que costase tanto como la colonia de París, de marcas buenas que te regalé yo.
-Mi papá me la quitó y me la cambió por  otra muy grande de Nenuco, porque dijo que no iba con mi personalidad.
-Bueno… Pero te gustó la mochila que te compré “Nelcortingles” para ir ahora al cole ¿Verdad tesoro?
-No me gustó porque era de niña. A mi me gustan las de Bob Esponja.
-Mal rayo te parta –Dice Elvira por lo bajo- Eres como tu padre.
-Abuela no quiero más uvas que tienen pepitas dentro.
-¿Julito?
-¿Que?
-Y la abuela Esperanza ¿Cuándo estas en su casa que te da de cenar?
¿Abuela, las venas de los robots son los cables? –Pregunta Julito sin prestar atención.
-Si… son los cables. No me has contestado.
-¿Qué?
-Cuando estás en casa de la abuela Esperanza ¿Qué te da de cenar?
-No me acuerdo.
-Seguro que salchichas de esas baratas… ella es mucho de comprar porquerías. Solo hay que ver como viste.
Se acerca Charo a su madre Elvira.
-Mamá ¿Qué pasó con el diente de Julito tu nieto?
-Pues verás… La criatura se ha dedicado a ganar dinero con el tema del ratoncito Pérez.
-Pero ¿Cómo va a ganar dinero con un diente?
-Esta criatura tiene un don para los negocios, igualito que su abuelo Andrés, Dios lo tenga donde se merece, madre que lo…
-Mamá, no te enrolles.
-No, si yo no me enrollo, quien se enrolla es el hijo de Marichu.
-Pero cuenta…
Las dos mujeres se apartan para que Julito no pueda escuchar la conversación:
-Pues verás, el otro día comiendo un bocadillo de choped, en casa de su otra abuela… porque en mi casa solo le doy jamón de bellota pata negra y cinco jotas, o queso del bueno con fruta fresca y las botellitas esas para las defensas…
-Mamá, que ya sabemos que en tu casa merienda mejor que en la de tu consuegra… Sigue contando que me estás poniendo de los nervios.
-Pues que a Julito se le cayó un diente y se lo guardó en el bolsillo diciendo que iba a ponerlo debajo de la almohada para que el ratoncito Pérez le trajera dinero.
-Si, pero eso no tiene nada de extraordinario, todos los niños lo hacen.
-¡¡Que te esperes!!
-Mamá, no me grites, que se te está agriando el carácter.
-Yo no te grito –Modera el tono mi suegra Elvira-  La criatura se quedó a dormir en casa de la madre de Roberto, su otra abuela, la Esperanza esa.
-Eso ya lo sé.
-Pues bien, colocó el diente debajo de la almohada y a la mañana siguiente el Ratoncito Pérez le había dejado un billete de cinco euros.
-¡¡Ah, mira que bien!!
-¡¡Que te esperes!! A la criatura no le bastó con eso y a la hora de la siesta le dijo al abuelo que se le había caído el diente.
-Cosas de críos.
-Si, pero veras. El abuelo le dejó dos euros debajo de la almohada.
Julito le dijo que la abuela le había dado cinco euros. Mi consuegro, pensando que había sido yo, le dio 10 €. Y repitió la historia.
-¿Y tú cuanto le diste, para no ser menos?
-¡¡Que vergüenza…!!Esta criatura parece salido de “LAS PREFERENTES”  ¡¡Sacarle 52€ a los abuelos por un diente de leche!!
-¿Tú cuanto le diste, mamá?
-La abuelita Elvira me dio 35€, porque no tenía cambiado.

Texto e  Imagen:  Miguel A. Méndez González

Autor: “El aliento de Cristal”

alientodecristal@gmail.com

11 comentarios sobre “El diente de leche

  • el 27 de septiembre, 2015 a las 12:03
    Permalink

    Geniales momentos de esta suegra que nunca nos cansamos de leer.

  • el 27 de septiembre, 2015 a las 12:10
    Permalink

    Un rato entretenido y un momento para disfrutar con las ocurrencias de esta singular suegra.

    Santiago.

  • el 28 de septiembre, 2015 a las 9:31
    Permalink

    El diente de leche y la competencia de los abuelos. Fabuloso.

    Saludos.

  • el 28 de septiembre, 2015 a las 9:49
    Permalink

    Me gustaría tener una suegra como Elvira. Por lo menos me reiría con ella.

    Raquel

  • el 28 de septiembre, 2015 a las 10:55
    Permalink

    Una suegra muy simpática, pero mejor lejos.Me ha gustado mucho.
    Enhorabuena
    Atentamente
    Guadalupe Aguilera.

  • el 28 de septiembre, 2015 a las 12:47
    Permalink

    Muchas gracias por compartir con nosotros esos magníficos relatos de humor. Suegra para mucho tiempo.

    Un saludo afectuoso

  • el 28 de septiembre, 2015 a las 16:17
    Permalink

    Naturalmente es simpática porque no la sufrimos. Un gran sentido del humor Miguel. Sabes trasmitirlo.

    Un saludo. Isa.

  • el 29 de septiembre, 2015 a las 22:53
    Permalink

    Los niños pronto aprenden, sobre todo, con buenos maestros.
    Genial la suegra y la historia que nos cuentas hoy.

  • el 30 de septiembre, 2015 a las 12:40
    Permalink

    Me gusta muchíiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisimo esta suegra Elvira, ya se que es de mentira pero a veces me la imagino paseando por vigo.

  • el 1 de octubre, 2015 a las 9:57
    Permalink

    Muchas gracias por vuestros comentarios.

    Miguel.

  • el 2 de octubre, 2015 a las 11:35
    Permalink

    Me gusta mucho esta suegra, intento leer todos los episodios que se publican, aunque a veces no mande mensaje. Felicidades.

    Ana.

Comentarios cerrados.