"El despilfarro en el fútbol"

Tenemos un país sumido en una crisis que parece todavía va a tardar en recuperarse y mientras una gran parte de los españoles se aprietan el cinturón, los clubes de fútbol están empeñados hasta las orejas y su despilfarro parece no tener límites. Jugadores que cobran cantidades astronómicas en sus fichas, además de sueldos y primas por partido, etc.
Es cierto que la vida de un futbolista es sacrificada y corta, que son los que mantienen el circo, pero de ahí a esas cantidades astronómicas de millones de euros anuales que cobran, media un abismo entre lo racional y lo irracional.

Acabamos de escuchar y leer en los medios de comunicación,  que el Congreso ha aprobado una moción en la que se reclama al Gobierno que oblige a los clubes de fútbol a pagar sus deudas con la Hacienda Pública. Además también se quieren poner topes salariales no solo a los jugadores sino también a los presidentes y directivos, con el fin de regular de alguna forma este dislate.

Verdaderamente los jugadores no tienen la culpa, pues los que promueven estas barbaridades son los directivos “abrazafarolas” (como bien decía un periodista deportivo) que quieren que su equipo gane a base de malgastar el dinero de los socios, aficionados y aportaciones publicitarias varias, por no hablar de ayuntamientos que están favoreciendo a algunos equipos con cargo al erario público.

Como aficionado al fútbol, me duele ver como este magnífico deporte se ha convertido en un negocio en el que todo vale con tal de ganar. Por tanto no estaría nada mal que de una vez por todas a los presidentes y directivos los hicieran responder con su propio patrimonio de los despilfarros, seguramente así el futbol dejaría de ser una plataforma para encumbrase social y políticamente a costa del bolsillo ajeno. Señores gobernantes ya va siendo hora de ponerlos en su sitio, seguramente tendrían la aprobación de la mayoría de los ciudadanos aficionados y no aficionados.

Jero.

Un comentario en “"El despilfarro en el fútbol"

  • el 27/09/2010 a las 9:33 am
    Permalink

    Totalmente de acuerdo. Como amante y practicante del deporte, pero no apasionado por los colores de ningún equipo, sino reconociendo al que juega bien y sin demasiadas brusquedades, acepto el fútbol como deporte y medio de competir de manera sana y no como negocio, que es lo que no me gusta del fútbol. Saludos. Ceneme

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: