Deslumbrante y glamourosa

cleopatra-1.jpg2
Cleopatra

Cleopatra no fue la única reina de Egipto, ni la más importante, pero sí la más famosa. Su trágica muerte causó la desaparición del antiquísimo reino de los faraones.
Pertenecía a la dinastía greco-egipcia de los Tolomeos que gobernaban el país desde Alejandro Magno. No tuvo una infancia ni juventud felices. Por intrigas de palacio huyó de Egipto perseguida por los enemigos de su familia. El trono le pertenecía por derecho.
julio-cesar.jpg2Casi todos hemos visto la película “Cleopatra” interpretada por dos grandes figuras del celuloide, Richard Burton y Liz Taylor. En ella se relata la historia de una Cleopatra adulta. En su vida aparece Julio Cesar, el hombre más poderoso de medio mundo, y le ayuda a recobrar el trono. Tienen un hijo, Cesarión. Se van a Roma, ¿recordáis las escenas en las que aparece Liz Taylor, bellísima, interpretando a la reina, haciendo una majestuosa entrada en la capital?. Matan a Julio Cesar y ella regresa a Egipto con su hijo.

Julio cesar
Se enamora de Marco Antonio, cónsul romano. Viven unos años, creo que felices, hasta la derrota de la flota egipcia en la batalla de Actium. Aquí termina el reino de los faraones. Marco Antonio se suicida y Cleopatra, entre la esclavitud en Roma o quitarse la vida, elige el suicidio. La leyenda cuenta que una esclava fiel le proporcionó una serpiente venenosa, escondida en una cesta con fruta, y que murió envenenada por su mordedura. La verdad es que nunca se encontró su cadáver.
Una anécdota.
marco-antonio.jpg2Se cuenta que para demostrarle a Marco Antonio lo mucho que lo amaba, organizó una fiesta en su honor. En un momento determinado Cleopatra sacó una enorme perla de su tocado y la introdujo en vinagre, éste disolvió la perla y con él aderezó los manjares.
Así era de glamourosa Cleopatra.

Marco Antonio

Feliz semana.
Ángeles

Un comentario en “Deslumbrante y glamourosa

  • el 14/12/2009 a las 5:44 pm
    Permalink

    Ängeles, Cleopatra tuvo que ser una mujer bellísima porque Julio Cesar ya estaba casado y es advertido por su mujer en el “idus de Marzo” que no asistiera al Senado, dónde finalmente Bruto y sus secuaces lo acuchillan. Un relato muy bonito, muy corto el espacio para la historia. Ceneme

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: