Desde mi desván

yo-en-las-monjas1.jpg‘Hola!… ¿hay alguien en casa?….¡rin…rin!… (ya es la tercera tentativa), menos mal que me abre la vecina y no hizo como suelo hacer yo cuando no me interesa abrir: no….es … ta … ma … má, con voz angelical de 8 años, al mismo tiempo que escucho a los del Circulo de Lectores por el otro lado: ¡que cara tiene la mujer!… piensa que nos la coló.
Bueno hoy pensé en presentarme, porque a todos nos gusta conocer el perfil de la persona sobre la que leemos algo, físicamente aunque me transformo en gaviota, soy como una fusión entre Boris Izaguirre y Sara Montiel (con todos mis respetos hacia ambos), liberal, léxico pueblerino pero muy claro, llana y franca, pecho “pá” frente … y todos cuantos atributos deseéis ponerme…. ¡hay eso si!, de buena familia como la mejor y educada bajo el mandato de los “ hábitos celestiales”, harta de decir AMÉN A TODO, de tener el culo oprimido en aquellos pantalones cortos azules, a su vez tapados con una falda plisada haciendo aquellas inmensas tablas de gimnasia y cantando: tres hojitas madre tiene el arbolé…la una en la rama…etc… ; más tarde sufriendo el castigo “divino”eso decía la madre Vicaria por cogerme escondida en el váter mirando la revista Interviú (hace como 45 años), era la primera revista de desnudos que yo conocí, aquel día descubrí ….. (que el sexo contrario tiene muchos adornos… ), bueno a lo que íbamos, que mi mente quedó marcada por muchos detalles de cierta época, aquel profesor maldito de matemáticas a quién no se le podía preguntar, los apuntes inmensos de la fórmula “obtención de los jabones”, esta pregunta siempre caía en los exámenes de química, yo pensaba :¿para que me valdrá esto en la vida?… razón tenía, si total el jabón lo compro en el DIA o en los chinos… y para colmo de mi mente liada, me enamoro del profesor de latín, un chico casado, joven y guapo pero que tenía los calcetines rotos, ¡que desgracia la mía! cuando descubro que media clase también estaba enamorada.
¡hay!…¡hay!… ¡hay!… que bien se lo pasa mi vecina con todo esto que le cuento, y que bueno está su café, yo hice un dulce de melocotones, me salió guay, si señor exquisito.
Creo que debo ser prudente y dejar otro poco de mi vida pasada para otras ocasiones, las visitas deben de ser cortas (como en los hospitales), se aprecian mas.
Estoy pensando que podíais escribir todos-as, contando vuestras vivencias, animaros que todos tenemos muchos años y una vida muy rica.
A los alumnos de periodismo se les enseña que: un artículo no es mejor porque sea mas largo, ahí va lo último: me invitaron a San Campio los del Centro Social ¡¡¡ como llovió!!!, pero que bien me lo pasé, aquello parecía la ruta Quetzal y lo peor o mejor “según se mire”, que había estrenado una braguita preciosa (ya sabéis que cuando uno sale de casa siempre va bien arreglado, nunca se sabe lo que puede pasar…) y llegué a casa mojadita pero contenta y en la bolsa, la empanada que me sobró… ya os contaré en la próxima.

gaviota.jpg

Gaviota

A %d blogueros les gusta esto: