Desde mi desván

gaviota-abril

¡¡¡Que limpio lo tengo!!!, sobre todo porque hace tiempo que no coso en la máquina, hay señor como manchan los hilos y los restos de telas, porque cuando uno escribe, pues como que los papeles van directamente a la papelera y ¡guay!.
Huele a guiso de carne, tortilla, júrelos fritos… es de las cocinas que dan para este lado, pues un ambiente casero;   cada uno escribe en su mejor situación,  hay quién lo hace a las 4 de la mañana con un café, otros mirando para la “Maja Desnuda”,  otros mirando para un atardecer y yo con olor a guiso de carne,  el de siempre,  que lleva vino blanco y pimientos,  etc…  Por cierto,  ¿todos esos colegas que escribís en la Revista Digital del Centro, ¿en que situación lo hacéis?, bueno puede ser algo íntimo,  pero para compartir ¡digo yo!.
Estuve pensando… que ya estoy harta de decirle cosas bonitas a las personas cuando se mueren o se van del Centro…  y que no sería mala idea decir todo lo que valen,  lo importante que son,  lo mucho que trabajan,  el humor que tienen,  algo parecido a lo que leí en nuestra revista y decía: “dime todos los piropos ahora que estoy viva y no cuando no los pueda oír, luego si me escribes todo en una lápida ya no los disfrutaré“… ¿riesgos que correría?,  que me diesen una paliza, que deshiciese matrimonios, que me “invitasen” a irme,  que… ¡que lo voy a hacer y listo!.
NUESTROS HOMBRES“,  que gozada de compañeros, con sus barriguitas símbolo de felicidad, algunos con sus entradas y ese color medio blanco que expresa sabiduría de haber vivido,  la alegría que transmiten en sus actuaciones, los buenísimos momentos que pasamos en los viajes y los detalles de ser ante todo PERSONAS, que te encuentras por la calle con ellos y te dicen,  yo también voy hacia abajo y caminamos juntos, con unos diálogos familiares…

Estaba en el “Hiperxel” y un bohemio (con el que no coincidí muchas veces), me saludó y hablamos, luego de vuelta para casa yo pensaba,  pudo haber pasado de mi, pero ambos nos sentimos a gusto.
Si estás en la puerta del Centro,  cualquiera que entre,  ya recibes una buena palabra, si necesitas algo ahí están ellos, desde luego chicos,  sois una gozada.
Y con muchos problemas de salud,  personales, de yernos sin trabajo, de desavenencias matrimoniales,  faltos de cariño y palpando la soledad,  problemas económicos y un etc. etc. muy grande,  pero siempre con una palabra agradable.
La verdad es que merecéis un piropo cada uno en particular, pero tampoco quiero pasarme.
También los hay que no son tan… tan… pero eso es igual que con las compañeras, que marcan terreno, pues ellos se lo pierden, pero en general para todos vosotros un “10”.
En todo grupo yo valoro mucho, el respeto y el sentido del humor, la libertad religiosa y política sin todo esto no podría funcionar bien y sinceramente me siento muy feliz porque lo encontré todo.

¡Vaya! un niño llora, seguro que no quiere comer los jurelos, porque a los crios de hoy el pescado que “pá qué”…, hay madre como huele y yo escribiendo, bajo a ver si encuentro algo para comer de lo contrario seguiré el rastro del guiso de carne.

gaviota.jpg

GAVIOTA.

.

Un comentario en “Desde mi desván

  • el 04/05/2009 a las 8:08 pm
    Permalink

    Habrá que tener cuidado con esta gaviota, pues si le caes bien puede ser una bonita amistad, pero si como dice ella a los, tan… tan…, igual les pega un picotazo… si se encuentra de mala uva.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: