"Desde mi desván"

¡Como me caiga de la banqueta , me pego una leche…!

En medio de tanta vorágine y desgracias que vive el mundo, yo me recluyo en mi desván, silencio sepulcral, una tarde preciosa, se está ocultando el sol ¡que bonito!, bajo de mi banqueta y comienzan a fluir de mi mente recuerdos, vivencias ¿o que fai a cabeciña?, no me acuerdo de lo que comí ayer, pero podría reconocer aquel tipo (hace 60 años) al que todos los del barrio, llamaban “Joseiño el maricón”.
Su trabajo era el recoger ropa por las casas y luego ir al río a lavar, junto a las mujeres del barrio. Posiblemente hoy fuese un líder, saldría en la TV, tendría trabajo, lucharía por sus derechos y nadie le llamaría maricón.
También había en mi barrio, una señora que vivía con un señor “sin estar casados”. ¡que horror!, pensábamos que habían salido del infierno, entre los niños se comentaba que … ¡era prostituta!, y ahora resulta que le aconsejas a los hijos: antes de firmar papeles, vivir juntos, no hay prisa en casarse, etc.
Queridos, viene todo esto a cuento de que hay vivencias imborrables porque en su momento fueron impactantes para un niño.
Otro día hablaremos de los neutrinos, pero hoy que viva ¡¡¡Joseiño el maricón y todas las prostitutas!!!, incluyendo hijos y demás familia.

Gaviota

2 comentarios en “"Desde mi desván"

  • el 20/02/2012 a las 4:05 pm
    Permalink

    Bonito y agradable de leer,como dice aquel refrán lo breve y bueno dos veces bueno

  • el 21/02/2012 a las 1:20 pm
    Permalink

    Tan real como la vida misma

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: