"Desde mi Desván"

 

Recuerdo hablaros en una ocasión de que mis escritos eran atemporales, pues haciendo uso de este adjetivo, contaros que ha pasado mucho tiempo desde mi última colaboración pero el lugar donde escribo sigue siendo el mismo.
Esta mañana acariciaba la figura de un indio jíbaro, hasta diría que el pelo es de verdad, me recreé en sus parpados muy apretados, sus pómulos, esa expresión de “no querer saber nada, dejarme tranquilo” y tuve la impresión de que toda esta figura había mermado con el tiempo, recuerdo cuando la vi por primera vez hace 41 años, era un recuerdo y adorno bonito, hoy lo veo todo ello mas “rechumidito”, lo acerco por si oliese a carne y no percibo olor ninguno, llevo toda esta sensación a mi mente y surge un efecto psicológico, algo como queriendo escapar del tiempo, mi jíbaro me traslada al placer de escribir, en esta soledad tan solo compartida por el murmullo de la plaza América, pienso que quizás mi tálamo se esté rechumiendo y por si aún estoy a tiempo intentaré ejercitarlo.
Para poneros un poco al día de mi vida novelesca, os informo que se murió doña Aurora, aquella vecina con quién yo tomaba el café y un trozo de bizcocho pero lo mismo que las plantas echan brotes, ella dejó hija y nietos, uno de ellos me visitó esta mañana y compartimos un pequeño tiempo que para mi fue eterno (creo que ya no tengo muchos recursos para distraer), para empezar le enseñé una preciosa pelota que podríamos disfrutar en este imaginario campo de fútbol que es mi pasillo, a los dos minutos me “agradeció”, este juego es una chorrada… agarré un montón de latas de diversos tamaños (pimientos, tomates, espárragos, etc. ) y construimos varios puentes que luego a pelotazos destruiríamos ¡que falsa ilusión la mía! fue un fracaso pedagógico total, pero ¡¡¡ súper descubrimiento!!! un ordenador, quieto niño que eso no se puede tocar que está estropeado: no te preocupes que te lo reseteo yo.
¡¡¡ERAN TAN SOLO TRES AÑOS DE EDAD!!!
Anda nene baja, que ya llegó tu madre y déjame solita con mi cabrero y mi jíbaro.

GAVIOTA

Un comentario en “"Desde mi Desván"

  • el 15/03/2011 a las 5:16 pm
    Permalink

    Muy bueno Gaviota. Estamos en plena era de las nuevas tecnologias, y un ordenador es lo más fácil para un crio. Circustancia que no se da tanto entre “otras edades”. Si verdaderamente quieres quedar “destrozada” , vete a ver la película sobre el creador de facebook. Ya cuesta seguir el lenguaje de los diálogos y , además, ves como estos chicos no van a ninguna parte sin un ordenador pequeño portatil. Yo tuve suerte de verla con un adolescente que me contaba lo que yo era incapaz de entender, como que ese crio fuera capaz de generar una fortuna de 25.000 mil millones de dólares, manejando su ordenata y creado el facebook ( Libro de caras). Un bico. Alex

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: