Desde mi desván


Ella-cabecera

ELLA

Uno de los personajes que atemporalmente están archivados en mis apuntes,  pertenece a la saga de los años 1900… y tantos.-  Ella -,  humilde y sencilla había tomado el ritmo de vida impuesto por aquel entonces en el que no tenía muchas mas opciones que: o quedarse para “vestir santos” o SI al matrimonio.
Casi sin pensarlo se vio involucrada en lo segundo, formando un rol de vida sutil, vana y peor aún, sin capacidad de pensar pues la vida para ella, amén de injusta era cruel y paradójica.
El paso de los años había dejado grandes huellas mentales y físicas,  sobrevivió al poco aprecio de unos padres,  a un vientre deformado de tanto parir,  a un matrimonio frío,  con noches patéticas,  silenciosas,  a un montón de frases que resonaban constantemente en sus oídos:  ¡mi secretaria lleva blusas transparentes que se le notan los pechos!… ¡tus conversaciones carecen de valor! etc. etc.
Últimamente se miraba mucho en todos los espejos,  sin quererlo deseaba ser otra mujer,  soñaba con ser tan linda como Sofia Elfall,  no admitía en su rostro aquellas inmensas ojeras y color pálido. Viendo peligrar su autoestima, un buen día decidió gastarse los pocos ahorros que tenía escondidos entre las sábanas, en mejorar su aspecto, de esta forma con la mente latigada visitó una clínica de belleza.
Aquella tarde oyó las palabras más hermosas dichas por el psicólogo que la recibió:  “la belleza en las mujeres crece con el paso de los años, dígale a su marido que vea reflejado en su rostro a su madre, y no se olvide de decirle esto, QUE LA QUIERA”.
No le cobró nada, tampoco le recetó ninguna crema.
Ella-reduc.Mi personaje llegó a casa,  metió sus recuerdos en una maleta,  alguna ropa (aquel hogar había quedado desierto al independizarse los hijos) y dejó en la mesa de la cocina un apunte que decía: cuando tengas una mujer,  me dijo el psicólogo:

¡¡¡QUE LA QUIERAS!!!.

Gaviotagaviota1

3 comentarios en “Desde mi desván

  • el 12/04/2010 a las 4:48 pm
    Permalink

    Si Gaviota, que la quieras, que la valores y que no estés constantemente criticandola y a la recíproca le digo a ella. Saludos, Ceneme

  • el 12/04/2010 a las 7:28 pm
    Permalink

    Cuando en el matrimonio sigue habiendo amor, todos los pequeños problemas que crea la convivencia se van arreglando con la comunicación. Lo malo es que con el paso de los años, ese amor se va transformando y la comunicación ya no es la misma, por lo cual vienen añadidos otros problemas que van quedando ahí. Como algún poeta -más o menos- habría dicho: “Las heridas del cuerpo son iguales a las del amor, pues las dos dejan cicatrices…”

  • el 13/04/2010 a las 1:02 am
    Permalink

    Ciertamente gaviota, la mujer de tu historia me hace recordar a muchas mujeres, sobre todo de una época no tan lejana. Habia que casarse,aguantarse y todo lo demás. Es tan dificil convivir, comunicar, respetar al otro, evolucionar cuando es necesario y, todo ello manteniendo el amor. Muy complicado todo esto. Hace unos dias estuve en una conferncia donde el psicólogo nos decía que si nuestra pareja verdaderamente nos ama, no nos hará sufrir, y se preocupará porque nos sintamos bien, además de compartir gustos afines con los nuestros. Y si no se da todo esto, decia, mejor separarse amistosamente. En verdad que es complicado todo esto del amor, la pareja y lo que conlleva. Alex

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: