Desde la residencia

Queridos amigos, estoy de nuevo con vosotros para desearos un feliz Año Nuevo, aunque las prospectivas no sean muy halagüeñas, pidamos sobre todo salud, que es lo más importante que necesitamos.
Como veis me estoy dirigiendo a vosotros dejando el protocolario usted (Dolores en su último comentario me hizo ver que si que es mucho más cercano y familiar el tutearse y hace también que me sienta más a gusto puesto que a mí también me gusta que se dirijan a mí de esta manera).

Esta semana viendo la revista sentí la nostalgia de no estar en nuestro querido Centro compartiendo esas bonitas actuaciones de esas chicas y chicos que cada vez se superan más y lo hacen mejor, así como la comida y el sorteo de regalos, estáis todos muy guapos y llenos de alegría. En fin, no puede ser pues mi vida ahora va por otros derroteros (de momento).

Sigo a gusto aquí, el ambiente dentro de lo que cabe es aceptable. Digo aceptable pues ahí varias personas con demencia senil y Alzheimer y la verdad es que da pena verlos; unos sentados en su silla sin moverse, y otros hablando de cosas que no les entiendes. Yo les sigo la corriente.
De vez en cuando, las chicas marchosas del personal se visten y maquillan y, en la sala grande, con música marchosa, bailan y cantan, sacando a bailar a algún viejecillo, y ellos con su bastón les siguen el ritmo, seguramente recordando viejos tiempos.
Hacemos ejercicios todos los días; los imparte el fisioterapeuta. Es un chico argentino, que nos hace reír siempre con sus chistes y bromas. Después del desayuno nos leen la prensa y se hacen comentarios sobre las noticias.

Bueno, os seguiré contando, poco a poco, más cosas pero por hoy acabo. Os deseo a todos un feliz año y me despido con un abrazo.

6 comentarios en “Desde la residencia

  • el 02/01/2012 a las 7:52 pm
    Permalink

    Gracias Estrella por dejarnos entrar en tu nuevo mundo. Me imagino que la adaptación a las nuevas formas de vida debe ser duro, pero a tí a dura no te gana nadie y seguro que sabrás, poco a poco, ir acostumbrando para conseguir llevarlo de la mejor manera.
    Y una manera, es que sigas contándonos cosas para te sirva de distración y pensar que somos un puente que tienes a tu disposición para cruzarlo cuando quieras.
    Un abrazo,

  • el 02/01/2012 a las 8:18 pm
    Permalink

    Estrella! qué alegría saber de ti.Todas las semanas estaré pediente de la Revista para leer tus comentarios tan amenos y tan agradables.Feiz Año NUevo…..te quiero.
    Mary Carmen

  • el 02/01/2012 a las 8:22 pm
    Permalink

    qurida estrella te deseo lo mejor para este año que comienza.besooooooooooooooooooos.jero

  • el 02/01/2012 a las 9:58 pm
    Permalink

    Sabe a poco, ¿como son tus nuevos compañeros? ¿Como son las comidas? ¿como los auxiliares? ¿como los salones?…etc, etc, etc…a ver si te pones el mono y vas capitulo a capitulo describiendonos esas viviencias, nuevas al fin y al cabo, muy diferentes para nosotros detras de los cristales de la ventana, y los cambios en tu amnera de ver y sentir las cosas…un fuerte abarzo y que lo pases muy bonito.

  • el 05/01/2012 a las 4:49 pm
    Permalink

    Que gozada Estrella el poder leerte, la verdad es que te quiero escribir largo y tandido, pero ahora mismo me encuentro “muy mal de tiempo”, lo dejo para mas adelante.
    Todos te queremos mas cercana, así de TU.
    Que tengas un año guay.
    La vida nos dá muchas vueltas y quién te dice que nos podemos encontrar algún día como residentes, utiliza todos esos buenos recursos que tu tienes para dar y compartir, el personal también agradece mucho todo esto.
    Bueno chica, un bico muy grande de Dolores.
    Muy bonito el día a día tuyo, pero también reconcozco que debes vivir … ¡en fin! qie ya nos entendemos.

  • el 07/01/2012 a las 1:46 am
    Permalink

    Hola Estrella. No hace mucho que nos conocemos, pero ya hemos tenido una cordial relación a través del taller de Debates. Supimos de ti por Alejandra, ese ángel despistado que siempre se olvida las alas ¿sabes?. Pero la última vez que nos vimos, te dimos un disco de Sara Baras ¿ahora caes? Pues esos. Yo, Manuel, tuve que dejar las actividades de cierta “tensión”, pues una vieja lesión aortica vino a cobrarse los “excesos” de la juventud. Pero hemos planificado ir a verte con Alejandra, ya que visitarte será una placer, no una “tensión”. Hasta ese feliz momento, un beso muchísimo más largo que el de Jero…
    MANUEL Y TONI

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: