De Vigo a Israel

De Vigo a Israel: un viaje que despierta curiosidad e inquietud(0).

En el origen de su nombre, Israel lleva el germen de su identidad, pues para los judíos Israel significa “el que ha luchado con Dios” y este país siempre ha estado en lucha.

Israel es un país soberano del Oriente Próximo.

De Vigo a Israel del seis al catorce de setiembre.

De Vigo a Israel
El viaje.

Es la hora del vermut en el aeropuerto de Vigo, cuando comienza.

Son casi las once de la mañana cuando facturamos rumbo a Madrid.

Antes de tomar el siguiente vuelo hay tiempo para comer con calma y caminar por la T4.

En el avión a Tel Aviv los pasajeros muestran culturas diferentes.

A mí derecha un señor con un libro en hebreo, pasa las páginas de izquierda a derecha.

Cuatro horas y media más tarde aterrizamos en Ben Gurión(1), el aeropuerto de Tel Aviv. Hubo tiempo para dormir, leer y ver películas.

Ya el nombre del aeropuerto comienza a avivar los recuerdos sobre la historia de este país creado desde la política internacional, la inmigración judía durante siglos, la compra de terrenos, convirtiéndose en un foco de conflictos sangrientos desde su nacimiento.

A la llegada nos encontramos ante varias colas para el control de pasaporte.

Un simpático argentino habla con un empleado y como somos un grupo de edad, nos lleva a una ventanilla sin cola.

De este modo no tardamos en llegar al bus y empezar a oír la voz de Gora, Gora es nuestro guía, nacido cerca de Gaza, de ascendencia polaca, y que nos habla en un español aprendido en Madrid, sin control de tiempos verbales ni géneros. Gora es Jorge.

El hotel Leonardo Jerusalén tiene muy buena pinta. Además me encanta la decoración dedicada al genio vinciano.

Nos espera una cena fría.

Tras un cierto caos, provocado por el Sabbath que ya comenzó al atardecer no solo para las persona, sino también para las máqinas, pues un ascensor no funciona por ese motivo, podemos llegar a la habitación y disfrutar de ducha y lecho.

¡Ya estamos en Israel!

Israel es el único estado judío del mundo.

De Vigo a Israel
El Sabbath(2).

Todo funciona a medias en el hotel y como somos novatos el desayuno resulta algo caótico.

Salimos hacia Masada(3), lugar histórico donde los judíos hicieron frente a una legión romana.

En el trayecto hay parada técnica en un comercio donde nos ofertan cremas para la piel.

El camino hacia Masada muestra lo que más abunda en el país, el desierto, colinas sin vegetación.

Al llegar, lo primero es la visita al museo con un video sobre la resistencia ante los romanos.

El teleférico nos sube a la fortaleza de Herodes.

A partir de aquí se hace el recorrido a pie por las ruinas, contemplando el lugar donde se emplazaba el campamento romano.

La altura impresiona sobre todo porque el valle está bajo el nivel del mar y el efecto óptico hace que la altura parezca mayor.

El sol aprieta de firme y uno se pregunta cómo pudieron resistir tanto tiempo.

La respuesta la tiene este pueblo que ha vivido durante tantos siglos resistiendo a todo, incluso al paso del tiempo.

De aquí nos vamos hasta el restaurante en la orilla del mar Muerto(4), en plena zona turística.

La comida de buffet está algo desorganizada.

Nuestro guía muy atento nos ayuda, trayendo pan y agua.

El baño en estas aguas salinas y calientes no refresca, solo contribuye a certificar la experiencia de bañarse en un mar diferente.

Más de uno chapotea incapaz de ponerse en pie sin ayuda y quien se deja atrás el calzado sufre en la piel la caricia dolorosa de las bolas de sal cristalizadas que sustituyen a la arena.

Afortunada y paradójicamente salimos vivos del Mar Muerto.

Aún queda tiempo después de la ducha para un pequeño descanso a la sombra mientras el guía duerme plácidamente sobre un banco.

En el regreso a Jerusalem podemos contemplar la ciudad desde el autobús en una breve visita panorámica.

Afortunadamente, en la cena, ya ha terminado el Sabbath.

Israel es un país que para muchos es tierra Santa.

De Vigo a Israel
El Huerto de los Olivos y Belén.

El autobús nos deja delante de Getsemani(5). Hay una vista espléndida de la ciudad y el guía explica como si fuera sobre un mapa, las murallas, los cementerios, la presencia árabe y judía, el radicalismo junto a la tolerancia. Parece que se conoce cada piedra.

Entramos en un templo donde celebran en rito armenio.

A continuación la visita al templo donde se supone estaba el huerto de los olivos.

Entramos en la Iglesia de la Natividad de San Juan Bautista.

Lo siguiente es el museo del Holocausto, con fotografías, vídeos, testimonios de protagonistas, carteles, prensa, documentos, ropa, el testimonio de los “hombres lobo”.

Ninguna película de terror puede superarlo. Se remueven los recuerdos del viaje a Polonia.

Me llama la atención la tumba de Schilender. Hay mayor interés en los asesinos que en los salvadores.

Por todas partes hay adolescentes de uno y otro sexo que están haciendo la “mili”. Algunos portan metralletas.

Seguimos viaje a Belén(6), pasando por el control de entrada en Palestina, con muro de alambre y hormigón.

La tensión del conflicto se hace visible(7). La comida es en un restaurante en los suburbios de Belén.

Después de comer bajada a la gruta del Pesebre, donde se puede ver la estrella de catorce puntos.

La experiencia del desierto en esta tierra sobrecoge. Tierra, piedra, sol punzante y nada de vegetación. Y se ingeniaron para vivir ahí. La vida es un impulso imparable.

El día ha sido agotador. Lo más impresionante no son los lugares “santos”, sino el esfuerzo de tantas personas para verlos y que convivan culturas tan diferentes y grupos tan radicales.

Israel es el lugar donde hace más de dos mil años un hombre fue ajusticiado y su muerte en una cruz es signo de vida para millones de personas.

De Vigo a Israel
La Vía Dolorosa.

Salida a las ocho. El sol amenaza ya.

Vamos hacia el vía Crucis.

El guía nos dirige primero hacia las cuatro últimas estaciones.

Por una escalera empinada se sube al lugar de la crucifixión. Debajo del altar muchos meten la mano para tocar el agujero donde estuvo clavada la cruz.

Luego comienza una larga cola muy lenta para entrar en el Sepulcro(8).

Hora y media para llegar. Entran cuatro de cada vez y como soy el último del grupo me toca entrar con tres polacas.

Solo se puede estar un minuto.

A Continuación nuestro guía nos va mostrando las otras estaciones por las callejuelas hasta terminar en la quinta.

El camino es muy estrecho y cuesta poco imaginar el tormento de caminar cargado con un madero después de largas horas de proceso y una flagelación.

En el Muro de las Lamentaciones(9) las mujeres van por la derecha y los hombres por la izquierda.

Todo el mundo ora allí, desde distintas creencias. Muchos llevan un papelito con sus peticiones, lo doblan y lo meten en algún resquicio del muro.

De camino hacia el autobús están celebrando un Bar Mitzvah(10)(13 años de varón), que sería como “la confirmación”, nos invitan a bailar y ya se sabe que los gallegos poco necesitamos para hacer fiesta.

Visita a la Abadía de la Dormición y Asunción de la Virgen y después al lugar de la última Cena.

También entramos en una iglesia Armenia, donde ellos creen está el sepulcro.

La comida es en un restaurante armenio.

Por la tarde vamos al museo en el que apenas entramos nos echan fuera, porque ya son las cinco.

Fuera hay una gran maqueta de toda la ciudad y el guía nos explica con detalle lo más importante.

Ha sido un día con mucha información, muchas experiencias que necesitan tiempo para asimilar y sentir desde el recuerdo.

Israel también tiene en su historia una ciudad con diez mil años.

De Vigo a Israel
Jericó y Nazareth.

Con las maletas en el bus hacia Jericó(11), hacemos parada frente a una tienda, donde sobre todo se venden bolsos de piel de camello. Hay uno masticando hierba mientras nos mira filosóficamente.

Desde aquí se puede ver el monte de las Tentaciones(12).

Para subir al monte Tabor(13) se utilizan taxis para diez personas.

Hay una iglesia que conserva la piedra dónde se supone que Jesús se transfiguró.

De allí a Cana, dónde Jesús cambió el agua en vino en unas bodas. En las tiendas venden vino y dan a probar uno dulce que se parece al vino de la misa.

Seguimos viaje a Nazareth(14), donde es la comida.

Después de comer entramos en el templo de la Anunciación(15), sencillo y hermoso. En el exterior hay cuadros de la Virgen de todo el mundo(16).

Aquí también podemos ver la casa de la Virgen y la carpintería de José.

Israel es tierra de milagros

De Vigo a IsraelTabgha en Galilea.  

A las ocho salimos hacia Tabgha(16), donde tuvo lugar la multiplicación de panes y peces.

Hay una iglesia en el lugar del Primado de Pedro junto al lago Tiberiades. En el altar una roca donde se supone que Jesús le puso a Simón un nuevo nombre: Cefas, que en latín es Petrus.

Muchos se ponen sobre esa roca, la abrazan, la besan.

En Cafarnaún(16), vemos la casa de San Pedro(17) y las ruinas de una antigua sinagoga.

De camino podemos contemplar el Monte de las bienaventuranzas. Este discurso de Jesús es todo un programa de felicidad válido para cualquier persona, creyente o no, de buena voluntad.

Seguimos por una carretera sinuosa hacia Katerin, capital de Golán. Allí un video nos muestra la destrucción de Golan por los romanos.

Vamos al muelle para acceder al barco que nos llevará de paseo por el mar de Galilea.

Lo más auténtico es precisamente esto, la naturaleza, aquello que la mano del hombre todavía no ha manipulado, como este mar humilde y pequeño, que no es mar, sino lago.

Aquí pescaba Pedro y Jesús le eligió para ser el primero.

Creyente o no a cualquiera debiera de hacerle pensar la elección de un humilde pescador.

Lo que más me ha impresionado siempre de Jesús el hombre, es su humildad.

Desgraciadamente es una virtud que no abundan en el gobiernos de los pueblos.

Es el momento de comer.

Después nos acercamos al río Jordán(18). Un lugar bucólico, sencillo. Varios grupos realizan bautismos comunitarios de inmersión, vestidos con túnicas blancas, con una celebración festiva y cánticos llenos de vida.

Israel es un país donde el conflicto judío árabe está en ebullición.

De Vigo a IsraelLos drusos(19) y los Altos de Golán.

Séptimo día, Jueves, bus para un pueblo druso, rural, Salida hacia Peki-in(20) donde viven parte de una minoría religiosa, los drusos, con unas costumbres muy particulares.

Entramos en una sinagoga muy sencilla, de pueblo.

El paisaje es diferente, por doquier nos rodean valles cultivados y montañas con bosques.

Hacemos una parada en la frontera con el Líbano(21).

La comida es junto a una de las ramificaciones del Jordán, al aire libre, un lugar sencillo y humilde.

El pescado que nos sirven, sabroso, se llama San Pedro. No podría ser de otro modo.

Quizá Jesús, con su pandilla de amigos comió más de una vez en un lugar como este. Esa camaradería de Jesús con sus amigos es lo que más me conmueve al contemplar el devenir del agua por su cauce.

Después subimos a los Altos de Golan(22) con esculturas de restos de guerra.

Aquí tuvo lugar parte de la guerra de los seis días de 1967.

Se divisa la frontera con Siria.

De camino vemos restos de la puerta y murallas de la ciudad de Dan

Regreso al hotel.

Israel fue el objetivo ansiado de los cruzados en la Edad Media.

De Vigo a Israel
San Juan de Acre, Haifa.

El viernes salimos hacia San Juan de Acre(23), capital de los cruzados. Visitamos la fortaleza y vemos un vídeo muy simpático con dibujos. Vienen al recuerdo películas como el Talisman(24), con personajes como Corazón de León y Saladino.

Luego Haifa, con el Monte Carmelo(25) y la iglesia Stela Maris además de la gruta del profeta Elías. Se puede ver el Templo Bahai y sus jardines persas.

En Cesarea Marítima(26), la antigua capital romano, vemos restos del acueducto, de la muralla y el teatro, además de los restos del palacio de Herodes.

En Jaffa(27) tenemos un apresurado paseo por el mercado atiborrado de gente y mercancías de todo tipo.

Hoy la comida la tenemos muy tarde.

Ya son casi las seis cuando salimos hacia Tel Aviv(28) para llegar al hotel.

La cena es a las ocho menos cuarto.

Ya solo queda dar un paseo nocturno por la playa donde hay mucho ambiente cosmopolita y familiar.

Solo quedan tres horas para dormir.

Hay que levantarse a la hora de acostarse un fin de semana. La vida al revés. Esta es la locura de viajar, traspasar fronteras romper rutinas, con alegría.

Ya solo queda el regreso al hogar y luego habrá tiempo para rumiar despacio todas las experiencias del viaje.

Enlaces de interés:

(0) De Vigo a Israel: un viaje que despierta curiosidad e inquietud. (1) Ben Gurión, (2) El Sabbath, (3) Masada, (4) mar Muerto, (5) Getsemani, (6) Belén, (7) La tensión del conflicto se hace visible, (8) Sepulcro, (9 )Muro de las Lamentaciones, (10) Bar Mitzvah, (11) Jericó, (12) Tentaciones, (13) monte Tabor,  (14) Nazareth, (15) la Anunciación, (16) Tabgha, (17) Cafarnaún, (18) la casa de San Pedro, (19) río Jordán. (20) Los drusos, (21) Peki-in, (22) frontera con el Líbano. (23) Altos de Golan, (24) el Talisman, (25) Monte Carmelo, (26) Cesarea Marítima, (27) Jaffa, (28) Tel Aviv. 

Proximamente podremos ver los vídeos que realizó nuestro compañero de viaje Paco carballeda

Textos: Jesús Muñiz

De Vigo a Israel

2 comentarios sobre “De Vigo a Israel

  • el 14 de noviembre, 2019 a las 0:43
    Permalink

    Seria hermoso visitar la tumba de jesus donde maria tubo a jesus y poder contemplar todos lo que jesus sufrio por cada unos de nosotros

    Respuesta
  • el 14 de noviembre, 2019 a las 11:31
    Permalink

    Que bonito!!muy bien comentado,se puede vivir un poquito tambien, a medida que se va leyendo…gracias !!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: