Curso de Hidropónicos: cultivos sin necesidad de suelo.

En nuestro centro se está realizando un curso muy interesante, como todos los que imparte Lidia Rojo, ella va a colaborar con nosotros facilitándonos semanalmente unos artículos que casi nos permitirá seguir el curso por “correspondencia”

Introducción
En el siglo XIX, los investigadores en fisiología vegetal descubrieron que las plantas absorben los minerales esenciales por medio de iones inorgánicos disueltos en el agua. En condiciones naturales, el suelo actúa como reserva de nutrientes minerales.

Pero el suelo en sí, no es necesario para que la planta crezca. Cuando los nutrientes minerales de la tierra se disuelven en agua, las raíces de la planta son capaces de absorberlos y el suelo no es necesario para que la planta prospere.
1.- ¿Qué es la Hidroponía? La hidroponía es la ciencia que estudia los cultivos sin suelo. La palabra hidroponía proviene del griego, hydro = agua y ponos = trabajo. En los cultivos hidropónicos, las raíces de las plantas reciben una solución nutritiva equilibrada disuelta en agua con todos los elementos químicos esenciales para el desarrollo de la planta. Las plantas crecen en una solución mineral en agua únicamente o bien en un medio inerte sólido. Normalmente, se utiliza un material inerte sólido, libre de cualquier tipo de contaminación, al que se le aporta una cantidad de agua con los nutrientes que necesita la planta para su desarrollo, generalmente nitrógeno, fósforo y potasio.

¿Ventajas?
• El crecimiento de la plantas es más rápido que en un cultivo convencional.
• Casi siempre nos aseguraremos una buena cosecha, ya que no dependemos de los ciclos de enriquecimiento del suelo, ni de las condiciones climatológicas.
• El aislamiento del suelo, mejora el control de plagas y enfermedades.

¿Desventajas?
• El aporte de solución nutritiva no puede descuidarse.
Es una forma sencilla, limpia y de bajo costo, para producir vegetales de rápido crecimiento y ricos en elementos nutritivos. Con esta técnica de agricultura a pequeña escala se utilizan los recursos que las personas tienen a mano, como materiales de desecho, espacios sin utilizar y tiempo libre.
¿Cómo funciona la Hidroponía? El trabajo de hacer crecer la planta lo hace la solución de nutrientes con la cual se riega de forma continua la raíz de la planta. La hidroponía consigue, con reducido consumo de agua y pocos trabajos físicos, producir hortalizas frescas, sanas y abundantes en pequeños espacios de las viviendas, aprovechando en muchas ocasiones, elementos de deshecho o reciclaje.

En el cultivo clásico, la tierra es el sustrato, que:
• Ofrece sostén a la planta
• Mantiene la humedad del cultivo
• Aporta los nutrientes existentes en dicho suelo. En el suelo, sin embargo, el flujo de oxígeno no es bueno, se pueden transmitir enfermedades bacterianas y virales además del potencial peligro de factores como la contaminación del suelo y de las aguas subterráneas.

Los sustratos que se usa en hidroponía:
• Ofrece el sostén y la capacidad de mantener la humedad y oxigenación de las raíces. Los sustratos NO APORTAN nutrientes.
• Son fácilmente controlables que estén libres de contaminación, de plagas y enfermedades.
• Los nutrientes ESTÁN EN EL AGUA de riego. El verdadero arte de la técnica, es tener las soluciones nutrientes adecuadas para cada cultivo en sus diferentes etapas; desde el almácigo (semilleros), pasando por la germinación, brote, crecimiento, floración, polinización, producción de la fruta y cosecha. Si bien la hidroponía es en la práctica, sinónimo de “cultivo sin tierra”, esto no significa que las plantas necesariamente deban crecen en el agua. Hay diversas formas de hacer hidroponia, algunas de las cuales hacen uso de sustratos sólidos que NO SON TIERRA, tales como la concha de coco, cascarilla de arroz, arena lavada de río, perlita, lana de roca, etc. En estos sustratos las plantas pueden tener un sostén adecuado para crecer, y además ofrecen la posibilidad de mantener la humedad y favorecer la oxigenación de las raíces de las plantas.

Ventajas generales de la hidroponía:
• No es necesario poseer un suelo para cultivar.
• El cultivo no depende de la calidad de los suelos del área geográfica en cuestión.
• Ausencia casi completa de plagas, parásitos, bacterias, hongos y virus.
• No hay que trabajar el suelo ni realizar esfuerzos físicos.
• Es un huerto limpio que no genera residuos.
• No es necesario ser un experto en agricultura, basta con conocimientos básicos para empezar
• Puede participar toda la familia sin distinción de edades.
• No depende de la climatología.
• Se adapta a cualquier tipo de espacios.
• Permite cosechar fuera de estación.
• Las plantas desarrollan precozmente, reduciendo el tiempo de obtención de las cosechas.
• Se ahorra agua y se aprovecha al máximo con sistemas recirculantes, así como los nutrientes.
• Reciclado del sustrato usado.
• No producen vertidos contaminantes.
• Se aprovechan todo tipo de elementos de reciclaje como contenedores o bandejas de cultivo.
• Sistema muy productivo y de alto rendimiento en relación al espacio utilizado.
• Permite la producción de semilla de calidad sin contaminantes.
• No provoca impacto medioambiental.
• Las raíces de la planta tienen acceso constante al oxígeno. Que la planta pueda tener acceso a tanta o a tan poca agua como necesite evita uno de los errores más comunes en la agricultura convencional.

Datos sobre la hidroponía: Casi cualquier planta terrestre puede crecer con hidroponía, aunque algunas pueden hacerlo mejor que otras. Hoy en día esta actividad está alcanzando un gran auge en los países donde las condiciones para la agricultura resultan adversas. Es una forma sencilla, limpia y de bajo costo, para producir vegetales de rápido crecimiento y generalmente ricos en elementos nutritivos.
Con esta técnica de agricultura a pequeña escala se utilizan los recursos que las personas tienen a mano, como materiales de desecho, espacios sin utilizar y tiempo libre.
El primer trabajo publicado sobre crecimiento de plantas terrestres sin suelo fue, Sylva Sylvarum (1627) de sir Francis Bacon. En 1928, el profesor William Frederick Gericke de la Universidad de Berkeley, en California fue el primero en sugerir que los cultivos en solución, se utilizasen para la producción vegetal agrícola. Por analogía con el término geoponía que significa agricultura (del griego: trabajo de la tierra) se llamó a esta nueva ciencia hidroponía.

Uno de los primeros éxitos de la hidroponía tuvo lugar durante la segunda Guerra Mundial, cuando las tropas estadounidenses que estaban en el Pacífico, pusieron en práctica métodos hidropónicos a gran escala para proveer de verduras frescas a las tropas en guerra con Japón, en islas donde no había suelo disponible y era extremadamente caro transportarlas.
El Pabellón de la Tierra, en el Centro Epcot de Disney, abierto en 1982 y dedicado a la cultura internacional y a la innovación tecnológica puso de relieve diversas técnicas de hidroponía.
En décadas recientes, la NASA ha realizado investigaciones extensivas en cultivos hidropónicos para su CELSS (Sistema de Soporte de Vida Ecológica Controlada).

En la actualidad es posible adquirir un kit comercial para montar un pequeño sistema de cultivos hidropónico casero por poco dinero.
Las técnicas de cultivo sin suelo (CSS) son utilizadas a gran escala en los circuitos comerciales de producción de plantas de tabaco, (floating) eliminando así los almácigos en suelo que precisan bromuro de metilo para desinfectar el suelo de malezas, patógenos e insectos.

La próxima semana hablaremos sobre los sustratos en hidropónicos y las propiedades de las ortigas.

 

Redacción

A %d blogueros les gusta esto: