“Cuando el respirar se hace música”

acordes1Llegaba el día de la Primera Comunión de  Rosalía, la benjamín de  una familia de 4 hermanos.  Entre sus regalos se encontraba una pequeña caja.

Que  gran sorpresa cuando abrió aquel  insignificante obsequio, regalo de su padrino.
Una  ¡¡¡Armónica!!!.   Que sensación; que maravilla al soplar; simplemente al respirar emitía un sonido armonioso.  No se parecía en nada a ningún otro instrumento que escuchara.  Su música,  podía parecer en algo al órgano de su iglesia, pero la melodía la ponía ella con solo soplar.  Rosalía,  aquella  pelirroja de ojos oscuros y nariz respingona, no se separaba de su pequeño instrumento.
Viviendo en una aldea,  poco o ninguno eran los medios para aprender a tocar,  pero era tanta la ilusión, que con  el método sencillo que venía incorporado en la misma caja, fue capaz de interpretar las melodías más encantadoras.
Pasaban los años y Rosalía ya tocaba en el coro de la única iglesia de la aldea. Era fantástico; cuando tocó  el Ave María de Schubert,  acompañada por el organista en la misa de la Patrona, la gente no respiraba, se producía tal silencio que daba la sensación de no haber nadie en el templo. Los acordes de la armónica de Rosalía, se metían en los sentidos  de los feligreses poniendo el bello de punta.  Cuando terminó, dejando sin fin la última nota, a más de uno se le  humedecían lo ojos,  pero lo sorprendente es que el abade  Don Javier, aquel hombre anciano empezó aplaudir como un poseso contagiando a toda la feligresía.  Se había producido algo inaudito, el respirar musical de Rosalía,  había hecho aplaudir a Don Javier; era tanta su emoción que no daba salido del Altar Mayor extasiado de lo que había oído.
Transcurrido los años pero todavía en la juventud de los veintitrés, Rosalía, aquella niña encantadora, se encontraba tocando como solista de una gran orquesta sinfónica, después de haber quedado primera en el Campeonato del Mundo  de solistas.
Aquel pequeño pero gran instrumento, lo había convertido Rosalía con su respirar, en el más grande del  Mundo.

Jacinto Cea

2 comentarios en ““Cuando el respirar se hace música”

  • el 19/11/2013 a las 9:52 am
    Permalink

    Jacinto es una caja de sorpresas. Además de tocar la armónica (el 4º por la derecha) escribe historias.
    Muy bonito cuento sobre ese pequeño instrumentop del que se sacan melodías tan especiales.
    Ánimo para todos los “chicos de la armónica”

  • el 20/11/2013 a las 8:12 pm
    Permalink

    Muy bien el relato Jacinto, pero yo me pregunto, ¿y por qué en este grupo no hay ninguna Rosalia? ¿No se animó ninguna mujer a participar? Os animo a continuar porque me parece muy creativo lo que estáis haciendo. Un saludo. Alex

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: