Cuando desperté

Cuando desperté me pareció que había soñado.

Empecé a recordar con algo de niebla en mi cerebro… un muchacho, un  golpe, urgencias… me levanté para comprobar si solo había soñado. El chico seguía allí, en la cama, dormido.

Miré el reloj, había transcurrido casi una hora. Seguro que estaba muy cansado.

Bueno, por mí no había prisa, que durmiera cuanto quisiera.

La verdad es que al verle, tan plácidamente dormido, sentí confianza en él.

Quien duerme tranquilo, confiado, pienso que tiene la conciencia limpia.

Volví al portátil y me puse a trabajar. La verdad es que cuando me pongo a escribir, el tiempo vuela.

Mi cerebro pone en marcha la locomotora y me cuesta recoger los pensamientos, mis dedos no corren tanto por el teclado.

En resumen, que antes que me diera cuenta ya era de noche, por eso me sobresalté cuando mi huésped me habló desde la puerta.

─¡Qué tarde es!

─Despertaste. Sí que tenías sueño atrasado. Voy a preparar té. Soy un adicto a las infusiones.

La verdad es que estaba ansioso porque me contara su historia. Siendo tan joven no podía ser muy larga. Aunque el punto que me había señalado en el mapa estaba a más de 9.000 km.

Un verdadero misterio. El muchacho no tendría más de dieciocho años. Habla perfectamente el español. Sin un acento reconocible.

─Hace usted un té excelente. Y aunque no me lo crea se lo dice un experto.

─Te creo. Has viajado mucho. Ni siquiera nos hemos presentado. Mi nombre es Andrés.

─Anand.

Nos sentamos en el salón, frente a dos humeantes tazas de té.Cuando desperté

─Le debo una explicación señor.

─Muchacho, si me vas a dar una explicación y larga por lo que me has dicho, mejor será me tutees.

─Si, es verdad.

Y por primera vez sonrió. A pesar del vendaje en la cabeza y el labio, tenía buen aspecto.

Me acomodé bien en el sofá dispuesto a escuchar una larga historia que esperaba fuera interesante. Lo justo para romper la monotonía de mi confinamiento.

“Los primeros años de mi vida los he sabido a través de las personas con las que he vivido, ya que nunca conocí a mis padres.

Mi nacimiento está registrado en Burhanpur, hace exactamente 17 años, cuatro meses y dos días.

De mis progenitores se muy poco. Mi nacimiento en la ciudad de Burhanpur fue accidental.

La familia que se hizo cargo de mi tenía una situación acomodada, gracias a ello mi educación ha sido excelente.

Hablo y escribo perfectamente varios idiomas, mis conocimientos son muy amplios en diversas materias, sobre todo de informática.

Mi familia adoptiva hace tres años recibió una información muy fiable que cambió mi vida.

Tuve una larga reunión con mis padres adoptivos en donde me explicaron que mi vida estaba amenazada.

Decidieron que la mejor manera que encontraron para salvarme fue planificar un viaje con todo detalle.

Para ello remitieron a una persona de su absoluta confianza, por correo, toda la documentación que disponían acerca de mi persona.

A continuación me presentaron un plan de viaje muy largo, utilizando diversos medios de transporte locales, donde me sería más fácil pasar desapercibido.

Provisto de tarjetas de crédito de varios bancos no tendría ningún problema económico en mis viajes.

De este modo a los catorce años comenzó mi odisea, un viaje en el que precisamente este pequeño pueblo es un punto importante.

Aquí precisamente recibiré la información final de mi viaje que está llegando a su término.

Sé que te estarás preguntando como me harán llegar la información. Bueno, tenemos un medio muy sencillo de comunicación.

Para tu propia seguridad no te lo puedo comunicar. No puedo dejar ningún cabo suelto.

Burhanpur dista algo menos de 500 km. De Mombai, mi primer destino. Hice ese trayecto en autobús, un viaje de algo más de ocho horas, muy interesante.

Llevaba solo una pequeña bolsa, muy discreta. Ante de subir al autobús, en la estación busqué enseguida alguien con quien entablar conversación, porque es la mejor forma de que nadie se fije en ti.

Y tuve suerte porque me encontré con un budista. Muy interesante. Pude mantener una conversación que me hizo breve el viaje.

Me pareció una persona muy respetuosa con mi fe. Mi fe es un capítulo muy extenso en mi vida.

Por el país donde nací he conocido muchas religiones, muchas creencias. Claro que yo me enamoré de Jesús en cuanto supe de El.

Estoy convencido de que Él siempre llega al corazón de cada persona. A mi me convence creer en un Dios que me ama, tal y como soy, que su amor no depende de cómo soy yo. Es un amor gratuito”.

Como dije tuve suerte, porque la relación con el budista en todo mi viaje en el autobús me hizo pasar desapercibido. Fue un camuflaje interesante.

─Perdona que interrumpa tu relato Anand. Es que me gustaría sugerirte algo.

─Dime.

─Tu relato parece muy largo. ¿No sería mejor que lo escribieras en el ordenador?

─Tienes razón. Lo pondré con una clave para que puedas leerlo y se destruya automáticamente en cuanto lo leas.

─¡Vaya! Sí que dominas la computadora. Pues ponte a ello y mientras escribes, haré unos trabajillos caseros.

Y dicho esto Anand se puso al portátil y yo a mis tareas caseras.

Más tarde podré leer el primer capítulo de su odisea, y por lo que ha contado ya promete ser muy interesante.

Creo que tengo huésped para varios días.

 

Jesús Muñiz G.

Cuando desperté

If it is a patient who has inflamed insanity, or has constant spots, or tartar reappears in a short period of time after cleaning, then most likely, this time of one year will be reduced. viagra new zeland Either way, it is the hygienist who should advise deadlines based on the risk and specific situations of each patient.

Because it helps to oxygenate the blood, Viagra is often used by climbers and fighter pilots to reduce altitude sickness. where to buy viagra in malaysia However, there are no reliable studies on doping using Viagra or Cialis.

2 comentarios en “Cuando desperté

  • el 15/02/2021 a las 5:03 pm
    Permalink

    Vaya con Anand..va muy bien esta historia..a esperar..continuará…muy bonita ,muy bonita…

    Respuesta
  • el 16/02/2021 a las 12:46 am
    Permalink

    Hola Jesús buenos días este cuento no lo entendí bien

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: