Cosas que nunca se contaron

Cosas que nunca se contaron:

Hace muchos años, yendo yo desde la aldea natal a la otra aldea, en donde transcurrieron parte de los años de mi infancia; serían sobre las 13 h.; atravesando un largo campo, tres perros de raza loba, una madre y sus dos hijos, viéndome, empezaron a correr hacia mí ladrando con todas sus fuerzas. Ante este panorama me vi más en el otro mundo que en éste. Los tenía ya a mí lado… tendría yo 9 años.

Pero alguien protege nuestra inocencia. Un vecino de mi aldea natal venía para casa montado en un burro, y gracias a él… y al burro, pues me subí a él, me salvaron de una posible muerte. Sí, aquel día volví a nacer.

Mi abuelo paterno que era, entre otros oficios zapatero; al conocer los hechos, estando trabajando en su zapatería, sacó su mandilón de trabajo y se fue como una bala a la casa del dueño de los perros, y le dijo, llevado por la ira, que procurase tener atados a los perros, pues si los veía por la aldea se podía olvidar de ellos para siempre.

Los perros nunca volvieron a estar tan sueltos, y por supuesto, no merodearon por ninguno de los pueblos colindantes.

Si os he comentado esta pequeña historia en primera persona, es para decir y sobre todo en estos tiempos, que parece que hay más perros que personas en muchas viviendas.  Estos animales domésticos, tienen una fama merecida de ser mayormente nobles. No por eso hay que dejar de tomar todas las precauciones posibles… educarlos correctamente para que no ocurran cosas como estas y similares. Los que estén para guardar las casas que hagan esta función, los pastores de ganado, la suya… Pero lo que no se puede es tenerlos sin tomar todo tipo de precauciones. Pues, aún así, a veces no es del todo suficiente y después, de nada nos vale el lamentarnos… es que el perro (o perra) nunca hizo esto o aquello.

Qué conste que a mí no me disgustarían los perros en lugares determinados, pero con todas las garantías de no hacer daño a nadie… No consintiendo tampoco que alguien los maltrate sin razón alguna.

 

 

Antonio Fernández

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: