Contramuslos de pollo con salsa de alcaparras

Las alcaparras son muy apreciadas encurtidas en sal, en vinagre o en vino y usadas como condimentos de diversos platos en la cocina mediterránea. Se utilizan en aperitos o para dar sabor y aromatizar salsas (salsa tártara), mayonesas, salmones ahumados, pizzas, pastas, etc.

Las alcaparras, apenas poseen grasa y su componente principal es el agua, seguida de los hidratos de carbono

 

Propiedades de la alcaparra:

Sus propiedades diuréticas son propias de la raíz y la corteza. Se la utiliza para la artritis, falta de apetito, antihemorroidal e inflamación del bazo.

Con fines medicinales se emplean las raíces y la corteza. Contienen pectinas, glucósidos y unas cantidades considerables de rutina (*), un flavonoides que protege las paredes de los capilares y que tiene propiedades antioxidantes. También contiene quercetina y kaempferol

Se dice que las alcaparras reducen la flatulencia y que tienen propiedades anti-reumáticas. Las propiedades antirreumáticas de la alcaparra se explican por el hallazgo de que los extractos alcohólicos de los brotes de alcaparra son capaces de proteger los condrocitos de los efectos producidos por estimulación de la interleukina-1b , una sustancia que induce los procesos inflamatorios en las articulaciones. Otras propiedades descubiertas en los animales de laboratorio son los efectos antidiabéticos de los extractos acuosos de alcaparra, que reducen las tasas de glucosa en sangre sin modificar los niveles de insulina en las ratas diabéticas por estreptozotocina

Las infusiones y decocciones de la corteza han sido utilizadas tradicionalmente para el tratamiento de hidropesía, la artritis y la gota.

En los últimos años los extractos alcohólicos de las alcaparras han despertado el interés de los científicos por sus propiedades inmunomodulatorias y antivirales, particular frente al los virus herpes simples HVS-1 y HVS-2

 

 

Ingredientes

8 contramuslos de pollo

½ Cebolla mediana

2 Dientes de ajo

50 gr. de alcaparras

½ Vaso de vino blanco

2 Cucharadas de miel

Aceite

Sal

Pimienta

 

Elaboración

Salpimentar los contramuslos de pollo. Pela la cebolla y córtala en aros. Pela y pica el ajo. Calienta un poco de aceite en una cazuela, dora el pollo por todos lados y retíralo.

 

Añade un poco de aceite a la cazuela y rehoga la cebolla y el ajo durante unos cinco minutos. Traslada el pollo de nuevo a la cazuela , agrega las alcaparras , el vino y la miel y cuécelo tapado unos 20 minutos, hasta que esté tierno.

 

Sirve los contramuslos acompañado de la salsa

 

Raquel

 

.

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: