"Consejos para que no se os amargue el Verano"

 

La salud es lo primero, os daré unas pinceladas de las posibles soluciones y riesgos típicos de esta estación, que este año está siendo atípica. Algunos de los temas ya los comenté en semanas anteriores y otros en las siguientes.
Debemos tener en cuenta estas precauciones para evitar que se compliquen y nos estropeen las vacaciones. Si tenéis alguna duda consultar a vuestro médico o con el de urgencia donde os encontréis.
Es muy frecuente: picaduras de insectos, dermatitis, trastornos del sueño y circulatorios debido al calor, bajadas de defensas, hinchazón de vientre y gases, dolores de cabeza, dietas milagrosas, la siesta, deporte, infecciones alimentarias, urinarias, conjuntivitis, hongos, quemaduras solares, foto-sensibilidad por medicamentos, golpes de calor, deshidratación, sudoración excesiva y mal olor corporal, beneficios y prejuicios del sol entre otros.

Con respeto a las picaduras de insectos ya lo mencioné en semanas anteriores, comentaros además que los repelentes no pueden utilizarse en niños menores de dos años y en embarazadas, consultarlo con el médico por los posibles efectos tóxicos sobre el feto. No aplicarlo sobre cortes, heridas, zonas irritadas ni directamente el spray sobre la cara ya que puede irritar ojos y mucosas (si sobre la palma de la mano y extenderlo sobre mejillas, frente, etc.).

Intoxicaciones alimentarias: típicas en esta época del año por el calor. Es muy importante la conservación de los alimentos y su manipulación.
Para prevenirlas: precaución con los huevos y productos que los contengan como tortillas, revueltos, cremas pasteleras, flan, etc. Lo mismo con la carne picada, mayonesas, natas, salsas. Procurar condimentar con vinagre o limón ya que actúan de desinfectantes.
No dejar alimentos a temperatura ambiente, siempre en la nevera. Mantener la cocina limpia evitando los trapos, mejor utilizar toallitas de papel, lavarse constantemente las manos con agua y jabón lo mismo que los utensilios utilizados en la manipulación de alimentos (cuchillos, tablas, platos…) para evitar contaminaciones cruzadas entre alimentos crudos y cocinados.
Los vegetales y las frutas lavarlas enteras con abundante agua antes de consumirlas incluso aquellas que no se le come la piel por la manipulación ya que pueden estar contaminadas con bacterias fecales, tierra, suciedad, pesticidas.
Evitar llevar a la playa, montaña o de viaje los alimentos comentados anteriormente, sustituirlos por frutas, pasta, ensaladas en vinagreta, latas cerrada y pan. Nunca la exquisita tortilla de patatas.

Para prevenir los Hongos (muy frecuentes en piscinas, vestuarios, duchas públicas), utilizar chanclas, lavar los pies y secarles muy bien entre los dedos. En el caso de que suden utilizar 3 alternativas: agua con ½ litro de vinagre, una infusión de tomillo o te negro (refrescante).

Debemos cuidar nuestra piel al máximo, no te la juegues ya que es el traje principal de presentación, es muy sensible a las agresiones solares, humedad y sequedad. Ya os comenté en la revista el primero de este mes este tema, debo añadir los estudios que se hicieron recientemente en los que demuestran que los rayos infrarrojos (IR) son más dañinos que los ultravioletas (UV) destruyendo nuestra capa de colágeno. Para ello utilizar factores de protección elevados 30 ó más. Incluso hay ropa especial de licra con protección frente a todo tipo de rayos, ya que el algodón y el lino al ser más transpirables dejan pasar los rayos solares y si los mojamos peor. Cuidado con las calvas.
Con respeto a las cremas solares una vez abiertas duran entre 6 a 12 meses, lo indica en el envase dependiendo del tipo, siendo la única solución para frenar el envejecimiento prematuro incluso para los de raza negra. Los alimentos pueden mitigar, entre ellos las uvas tintas ayudan a prevenir los daños celulares de la piel por estudios recientes de determinados componentes que tienen.

Golpes de Calor: Mayores, enfermos crónicos medicados, obesos y niños son más sensibles al calor intenso, por eso es conveniente protegerlos adecuadamente. Ya comentado durante el mes de agosto en la presente Revista.
Debo mencionar que entre los medicamentos más peligrosos tenemos los diuréticos, analgésicos, antiinflamatorios, antidepresivos, corticoides, sintron, en general todos.
Para prevenir: beber mucho líquido aunque no se tenga sed: agua, infusiones, zumos sin azúcar, limonadas isotónicas (tipo Aquarius ya que ayudan a reponer la pérdida de sales minerales) Horchata (muy buena para los diabéticos), helados de hielo, granizadas. Evitar bebidas azucaradas, coca-cola, alcohol, cafeína.
Ingerir comidas ligeras a base de ensaladas, frutas… Mantener la casa fresca sin corrientes con persianas bajadas. Utilizar ropa de algodón, clara y floja. Refrescarse con un paño húmedo la nuca y los pliegues corporales. No exponerse al sol entre las 11 y 18 h. Lo mismo para hacer deporte por la fresca. Finalmente, evitar esperar dentro de un coche cerrado al sol, la temperatura se triplica concentrándose más el calor, pudiendo llegar a la muerte.

Silvia (Farmacéutica y Tecnóloga dos Alimentos)

A %d blogueros les gusta esto: