Confinamiento. Cuarenta días da para mucho

Ya llevamos cuarenta días de confinamiento, en ellos hemos visto múltiples formas de rentabilizar este tiempo para la mayoría de nosotros en casa. También hemos aprendimos a valorar a los “esenciales”.

 Cuarenta días da para mucho.

De una etapa de frenesí en las redes, la mayoría hemos empezado a hacer rutinas más personales o creativas.

Algunos cocinan, y  se agotan  las harinas de las tiendas, otros limpian encontrando tesoros que no recordaban. Los hay que descubren que tienen un gimnasio en casa, e improvisan mancuernas con botellas de agua, otras tienen una pista para bailar y enamorar a la mejor persona: a sí misma. Algunos aprenden de forma autodidacta, con la ayuda de don Google, a hacer algo nuevo; así hasta el infinito, tantas rutinas como personas confinadas.

Una de mis nuevas rutinas es reflexionar por la mañana, todavía en cama.

Busco una pequeña charla o video, en la procura de  enriquecerme de algunos de los conocimientos que circulan por la red, de filósofos o sabios de todos los tiempos. Trato de interiorizar una gran pequeña idea. Luego busco entre mis fotos, haciendo repaso de esos momentos vividos. Es agradable, me lleva a viajar a otros lugares, recordar cuando estas paredes no eran mi único mundo.

Cuando alguna foto casa con la frase que antes llamó poderosamente mi atención la escribo encima y ya está. Este es mi pequeño diario de este confinamiento.

A continuación os dejo una muestra.

 

Ya queda menos, o eso esperamos todos .¿Cuál es tu rutina?¿Te gustaría compartirla con nosotros?

Margarita.

A %d blogueros les gusta esto: