Conejo relleno de setas y aceitunas negras

conejoEl conejo es un animal de carne blanca, por lo que, si se cocina sin exceso de grasas, se convierte en un alimento de elección dentro de los menús bajos en calorías. Por su composición nutritiva, la carne de conejo está recomendada en caso de seguir dietas bajas en colesterol y en caso de trastornos cardiovasculares.

Al ser una carne blanca, su contenido en ácido úrico es menor en comparación con las carnes rojas, lo que le convierte en una carne apta para personas con hiperuricemia o gota. Respecto a los minerales, la carne de conejo destaca sobre el resto de carnes por su elevado contenido en potasio. También sobresale su contenido en fósforo y en calcio. En cuanto a su contenido en vitaminas, destacan las del grupo B, en especial la B3 (participa en el metabolismo de hidratos de carbono) y la B12 (esencial para la síntesis de hemoglobina).

La carne de conejo es la principal fuente de vitamina B3 entre los productos cárnicos, y de vitamina B12 después de la carne de jabalí, indican expertos..

La carne de conejo resulta blanda y fácil de masticar, sobre todo si se cocina guisada o estofada, y acompañada de salsas y hortalizas, lo que supone una ventaja para quienes tienen dificultad para masticar. No obstante, su abundancia de fibras musculares hacen del conejo< delicado.

En el mercado, el conejo se puede encontrar entero, desprovisto de las vísceras, totalmente limpio, e incluso despiezado si se va a consumir una parte en concreto. Se deben elegir piezas no demasiado jóvenes, porque tienen poco sabor, ni demasiado viejas, ya que su carne es dura y seca.

Para comprobar que se trata de una pieza joven, se ha de palpar la articulación de las patas delanteras y notar un pequeño hueso que se mueve. Si el ejemplar tiene las patas flexibles y el color de la carne es rosado, es síntoma de que la pieza es fresca y está en buenas condiciones.

Al comprar el conejo entero, casi la mitad de su peso se desperdicia al eliminar sus huesos. Este aspecto se ha de tener en cuenta a la hora de calcular la cantidad proporcional al número de comensales. Una vez adquirida, conviene lavar bien la carne de conejo y mantenerla en refrigeración o en congelación con sus vísceras por separado.

Ingredientes:

1 Conejo deshuesado

500 g de setas

1 Cebolleta

1 Bote de aceitunas negras sin hueso

50 g Pan rallado

1 cda. de perejil picado

3 Dientes de ajo

1 Vasito de vino blanco

Sal y pimienta

Elaboración:

Picar muy fina la cabolleta  y saltearla con un poco de aceite. Limpiar los hongos, cortándolos en dados d un centrimetro y añadirlos a la cebolleta salteada.

Cuando esgté casi hecho, agregzar las aceitunas picadas y retirar del fuego. Seguidamente añadir el pan rallado, el perejil y el ajo.

Sobre una tabla de cocina extender el conejo con la piel hacia abajo, poner, poner sal y pimienta. Rellenar el conejo con el picadillo de hongos y enrollarlo atán dolo con cuerda de cocina.

Meter el conejo al horno precalentado a 180º  para que coja color. Una vez  que haya comenzado a dorarse, agregar el vino blanco y el colorante y dejarlo hasta que esté tierno, aproximadamente 40 minutos.

Quitar la cuerda al conejo y cortarlo en rodajas de un dedo de grosor. En un pláto colocar las rodajas y añadirle su propio jugo y a un lado colocar un hongo laminado para decorar.

Raquel

A %d blogueros les gusta esto: