Conejo relleno de setas y aceitunas negras

 

Cada vez más somos testigos de la importancia que los profesionales de la salud y expertos en nutrición otorgan a la Dieta Mediterránea. Una alimentación saludable es el pilar básico sobre el que se sustenta nuestro día a día. Hacer que esa alimentación se componga de todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita es tarea personal, por ello es fundamental ser consciente de las propiedades nutricionales que nos aporta cada alimento, en concreto una carne magra como la carne de conejo.

 No obstante, es fundamental la variedad y cantidad de cada alimento que se consume y su modo de preparado, englobado dentro de unos hábitos saludables entre los que destaca una actividad física regular. La conjugación de dichos alimentos son los que dan un valor saludable al total de la dieta

El conejo es un animal de carne blanca, por lo que, si se cocina sin exceso de grasas, se convierte en un alimento de elección dentro de los menús bajos en calorías. Por su composición nutritiva, la carne de conejo está recomendada en caso de seguir dietas bajas en colesterol y en caso de trastornos cardiovasculares.

Al ser una carne blanca, su contenido en ácido úrico es menor en comparación con las carnes rojas, lo que le convierte en una carne apta para personas con hiperuricemia o gota. Respecto a los minerales, la carne de conejo destaca sobre el resto de carnes por su elevado contenido en potasio. También sobresale su contenido en fósforo y en calcio. En cuanto a su contenido en vitaminas, destacan las del grupo B, en especial la B3 (participa en el metabolismo de hidratos de carbono) y la B12 (esencial para la síntesis de hemoglobina).

 

Las setas son alimentos con un bajo contenido calórico. Sólo contienen 20 calorías por cada 100 gramos gracias a su alto contenido en agua.

Contienen ergosterol, una sustancia que se encuentra en los tejidos vegetales y que puede transformarse en vitamina D. Gracias a la acción del sol, el ergosterol se convierte en provitamina D2 y en el organismo, en concreto en el riñón dónde se producen las formas activas de la vitamina D. Favorecen la absorción de calcio y fósforo, lo que contribuye a la mineralización de huesos y dientes.

Las setas presentan buenas cantidades de vitaminas del grupo B. En concreto, destaca su aporte de vitaminas B2 y B3, además de ser fuente de algunos minerales como yodo, potasio y fósforo.

 


Ingredientes

1 Conejo deshuesado

500 gr de setas

1 Cebolleta

1 Bote de aceitunas negras sin hueso

50 gr de pan rallado

1 Cucharada de perejil picado

3n Dientes de ajo

1 Vasito de vino blanco

Sal

Pimenta

 

Elaboración

Picar muy fina la cebolla y saltearla con un `poco de aceite. Limpiar los hongos, cortándolos en dados de un centimetro y añpadirlos a la cebolleta salteada.

 

Cuando esté csi hecho, agregar las aceitunas picadas y retirar del fuego. Seguidamente añadir el pan rallado, el perejil y el ajo.

 

Sobre una tabla de cocina extender el conejo con la piel hacia abajo, poner sal y pimienta. Rellenar el conejo con el picadillo de hongos y enrollarlo atándolo con cuerda de cocina.

 

Meter el conejo al horno precalentado a 180º para que coja color. Una vez haya comenzado a dorarse, agregar el vino blanco y dejarlo hasta que esté tierno, aproximadamente 40 minutos.

 

Quitar la cuerda al conejo y cortarlo en rodajas de un dedo de grosor. En un plato.colocar las rodajas y añadirle su propio jugo.

 

En un lado, colocar un hongo laminado salteado para decorar.

Raquel

 

 

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: